Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trece hectómetros cúbicos de agua tratada que se pierden en el mar irán a uso agrícola y riego

La Empresa Pública de Saneamiento de Aguas presenta a los vecinos del acceso sur el proyecto de varias administraciones para evitar vertidos

La depuradora de Rincón de León

La depuradora de Rincón de León

Trece hectómetros cúbicos de agua tratada en la depuradora de Rincón de León que ahora acaban en el mar se aprovecharán para uso agrícola y riego en base al proyecto conjunto de varias administraciones (Ministerio de Transición Ecológica, Conselleria de Agricultura, Ayuntamiento de Alicante y Empresa Pública de Saneamiento de Aguas Residuales) que pretenden desarrollar con fondos europeos de recuperación tras la pandemia. El presupuesto es de 100 millones de euros para construir diversas infraestructuras con las que dividir el esfuerzo de tratamiento entre esta depuradora y la de Monte Orgegia, así como para habilitar las necesarias balsas de almacenamiento de agua para uso de los regantes.

Actualmente la estación de Rincón de León trata los líquidos residuales de la zona sur de Alicante, de sus polígonos industriales y del término de San Vicente del Raspeig, con una capacidad de tratamiento de 75.000 metros cúbicos diarios. Todo ello genera unos 18 hectómetros cúbicos de agua saneada al año, aunque actualmente solo se aprovecha un tercio y el resto se pierde en el mar.

Según explica el gerente de la Empresa de Saneamiento (EPSAR), José Ángel Conca, este proyecto supone una oportunidad de aprovechamiento creciente para que se utilice el 100% de este agua y alcanzar el vertido cero. Conca ha presentado este proyecto a los vecinos de barrios del sur de la ciudad de Alicante como San Gabriel o Gran Vía Sur, especialmente afectados por los vertidos al Mediterráneo; mientras el director general del Agua, Manuel Aldeguer, lo ha explicado a los regantes, cuya voluntad «es utilizar cualquier recurso de agua en momentos como el actual de recorte del trasvase», seña el gerente de EPSAR.

El proyecto cuenta con el respaldo del Pleno del Ayuntamiento, al que corresponderá ejecutar las conducciones de alcantarillado y el cuidado de los niveles de salinidad. La Empresa de Saneamiento asumirá el desdoblamiento de caudales entre las depuradoras; la canalización y el bombeo, con reducción del coste energético gracias a la energía fotovoltaica. La Dirección General del Agua estudia la concesión con los regantes y la administración estatal se encargará de defender esta obra medioambiental ante Europa para conseguir los fondos ya que «va más allá de un proyecto de saneamiento». Actualmente, esta iniciativa se encuentra en fase de planificación. La Empresa Pública de Saneamiento deberá licitar la redacción de los proyectos, lo que prevé acometer este año, para seguidamente iniciar la construcción de las infraestructuras.

Protesta por el abandono de la Zona Norte

La asociación de vecinos La Paz-San Evaristo denuncia la falta de limpieza en general en la Zona Norte de Alicante «y que no vienen a fumigar, ni a regar. Pagamos nuestros impuestos pese a tener pensiones muy pequeñas», dijeron. Los vecinos, que desplegaron una pancarta, criticaron el «abandono institucional», con problemas como okupaciones «muy agresivas», plagas o contenedores sucios. Sienten que en el Ayuntamiento les toman el pelo.

Protesta por el abandono de la Zona Norte PILAR CORTÉS

Compartir el artículo

stats