Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi uno de cada cuatro contagios en veinteañeros se ha producido en julio

Este grupo y el de 10 a 19 años aglutinan más de la mitad de los casi 60.000 casos registrados en la Comunidad Valenciana durante el último mes- La incidencia en la franja de 20 a 29 es la que más se frena desde el retorno de las restricciones

.Ciclistas pasan ante una carpa para la prueba de la PCR en el Hospital de Sant Joan.  | HÉCTOR FUENTES

.Ciclistas pasan ante una carpa para la prueba de la PCR en el Hospital de Sant Joan. | HÉCTOR FUENTES

La quinta ola ha devuelto a la Comunidad Valenciana a niveles de contagios que no se registraban desde la resaca navideña de inicios de año. El mes de julio se cierra con prácticamente el triple de positivos que los reportados en marzo, abril, mayo y junio juntos, aunque la vacunación ha transformado el escenario pandémico. Con los colectivos más vulnerables inmunizados, la transmisión del virus se concentra entre los más jóvenes, la mayoría todavía a la espera de su pinchazo y con un grado de socialización más alto.

De hecho, más de la mitad de los casos reportados en julio en la autonomía se han dado en personas de entre 10 y 29 años. Según las cifras de la Conselleria de Sanidad sobre contagios desagregados por grupos etarios, de los 57.757 casos registrados hasta el 30 de julio —no se actualiza durante fines de semana por lo que no incluyen los de ayer—, 28.999 corresponden a adolescentes y veinteañeros.

En este último colectivo, el de 20 a 29 años, es en el que más ha crecido la incidencia durante la que ha sido apodada como la ‘ola joven’. Aunque la curva en este segmento está desacelerando en las últimas fechas por encima del resto coincidiendo con la vuelta de las restricciones, del total de veinteañeros valencianos que se han contagiado desde el inicio de la pandemia (71.252) casi uno de cada cuatro se ha infectado en el último mes (16.343). Eso se traduce en un incremento de más del 7 % respecto a la tasa que venían representando hasta ahora (15,06 %), según los datos de Sanidad.

En el último mes se han reportado 16.343 casos en personas de entre 20 y 29 años y 12.656 entre los 10 y 19

decoration

La vacuna frena la transmisión

La franja de 10 a 19 años es la siguiente más afectada, con 12.656 positivos en julio, y también salta de suponer el 12 % de los casos a lo largo de toda la crisis sanitaria a casi el 22 % en los últimos 30 días. En suma, estos dos colectivos han pasado de ser el 27 % de los casos a casi el 45 %. En el resto de grupos etarios se registra un descenso generalizado de la incidencia, en buena medida por los efectos que tienen las vacunas en la reducción de la transmisión del virus.

Pese a que una persona inmunizada puede contagiarse y contagiar, varios estudios han concluido que levantan una barrera de entre el 50 y el 60 % contra la variante delta, la más virulenta y la predominante en la Comunidad Valenciana.

Así, los positivos entre los 40 y 49 años han pasado de representar el 16 % del total al 8 %; entre los 50 y 59, del 14 % al 6 %; entre los 60 y 69, del 9 % al 5 %, entre los 70 y 79, del 6 % al 3 % y entre los mayores de 80 se mantiene en torno al 3 %.

La incidencia sigue disparada entre los jóvenes valencianos según el último informe del Ministerio de Sanidad. Adolescentes y jóvenes superan los 1.300 puntos y la tasa va bajando conforme sube la edad del colectivo. Todas las franjas muestran una desaceleración en los contagios en las últimas dos semanas, pero curiosamente la de los veinteañeros es la que más se frena, coincidiendo con las medidas para contener la vida nocturna. Así, han pasado de crecer un 200 % en la primera quincena a repuntar solo un 10 % en las últimas dos semanas.

El anecdotario de quienes han acudido a los vacunódromos incluye cartas y dibujos de agradecimiento

decoration

De payaso, en pareo, con tartas o a mitad de boda para vacunarse

Un hombre disfrazado de payaso, una mujer que se dejó a medias un banquete de bodas, personas ataviadas con pareos o gente que acude con pequeños obsequios para los sanitarios, como tartas y hasta orquídeas, son algunas de las anécdotas que está dejando el proceso de vacunación masiva contra el coronavirus. Las cartas y dibujos de agradecimiento son otra de las curiosidades que se han encontrado los profesionales que vacunan, que además de pinchar han tenido que hacer fotos, recoger objetos perdidos o ver cómo la gente rebautizaba lo nombres de las vacunas, según explican los responsables de tres grandes vacunódromos de la Comunidad Valenciana.

Hay gente para la que recibir la vacuna es motivo de fiesta, y si no que se lo pregunten al hombre que acudió «totalmente vestido de payaso, pero con el brazo bien libre» en sus dos citas para pincharse en la Institución Ferial Alicantina (IFA). Entre las 200.000 personas que ya han pasado por este recinto se han encontrado también a alguna que se ha santiguado primero como forma de «bendecir» la vacuna, o a una que acudió con un péndulo y no consintió en recibir su dosis hasta que el objeto no le transmitió que «no había problema» en hacerlo.

Tartas, bombones o una rosa son algunos detalles que ha recibido enfermeras que vacunan en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de València, en el que la pared de un vestuario se ha panelado con las cartas, dibujos y tarjetas de felicitación que les han ido entregado y que les animan el día. Y hasta IFA ha llegado gente en chanclas y con pareo, como si hicieran un paréntesis entre baño y baño

Compartir el artículo

stats