Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Explanada afronta agosto con obras sin terminar y repleta de desperfectos

El paseo de teselas presenta numerosas calvas pese a que el Ayuntamiento afirma que ha hecho ya más de 40 arreglosLa reforma entre la Rambla y Canalejas, con una demora de 4 meses, entra en su recta final, aunque aún hay operarios

Aspecto este viernes de los últimos remates que se realizan en las obras del tramo sur

Aspecto este viernes de los últimos remates que se realizan en las obras del tramo sur PILAR CORTÉS

¿Está preparado el paseo más emblemático de Alicante para recibir a los turistas este verano? La Explanada no presenta su mejor imagen y afronta agosto con las obras de remodelación que se realizan en el lateral entre la Rambla y Canalejas aún sin terminar, y con numerosos desperfectos en su icónico pavimento de olas del mar fabricado en mármol de colores, con calvas, grietas y parcheos, así como desaparición de teselas. Y eso que el Ayuntamiento hace gala de un mantenimiento continuo y constante y destaca que este año se han hecho ya más de cuarenta arreglos.

La reforma del tramo sur de la Explanada todavía es visible. Lo cierto es que el pavimento, de un blanco muy luminoso, ya está completamente colocado en los aproximadamente 700 metros afectados por la intervención tras el impulso recibido a raíz de que, a mitad de junio, la Concejalía de Urbanismo incrementara de dos a cinco las cuadrillas de trabajadores ante el retraso del proyecto, y el enfurecimiento de los hosteleros, que han estado muchos meses cerrados. La obra, que empezó en octubre, tendría que haber acabado para Semana Santa.

Dos de las zonas de la Explanada que se encuentran en peor estado de conservación, en las proximidades de la plaza del Mar y en la confluencia con la Rambla. | PILAR CORTÉS

La última fecha de fin de proyecto que dio el Ayuntamiento fue finales de julio. Al estar terminado el pavimento, incluidas las calles transversales, los negocios hosteleros ya han instalado sus veladores, los más próximos a Canalejas incluso con los nuevos toldos en consonancia con los del tramo entre la plaza del Mar y Bilbao. Además, el tránsito peatonal ya es posible. Sin embargo, quedan vallas amarillas que se usaron para aislar las mesas y sillas de la zona de obras, así como parte del vallado principal que limitaba con el paseo central, caído frente al auditorio de la Concha. Aún faltan remates y parte del carril bici que separará ahora los veladores del pasillo lateral de la zona central de la Explanada. También quedan pendientes pasos peatonales entre ambas zonas.

Consultada la Concejalía de Urbanismo sobre la fecha de finalización definitiva, no apuntaron ninguna. En todo momento, el área ha atribuido tanta incidencia a un retraso en los trabajos de renovación de las conducciones subterráneas que se ejecutaron en la primera parte del proyecto. El edil Adrián Santos Pérez ha insistido en varias ocasiones en que la reforma de esta zona, que ha costado 1,5 millones, es muy compleja y que el subsuelo se encontraba en muy mal estado.

El caso es que la estampa de materiales, vallas y remates por hacer en esa mitad de la Explanada no es una imagen muy edificante para el visitante teniendo en cuenta que es uno de los principales escaparates de la ciudad. A esto se suman las amplias zonas sin teselas en el paseo más emblemático. Una de ellas, en la zona central, lleva meses con desperfectos y está cada día peor. Otra se ha parcheado pero presenta un escalón peligroso.

La Explanada afronta agosto con obras sin terminar y repleta de desperfectos J.hernández/c.pascual

Los principales puntos de pérdida de teselas se sitúan en la cabecera del paseo por la plaza del Mar, en las proximidades del quiosco Peret, sin duda la que está en peor estado. Es un punto muy transitado por miles de personas que cada día cruzan hacia el Puerto y la playa urbana. Faltan varias decenas de teselas, aparte de las grietas, de los distintos niveles del firme y roturas en el suelo. Frente al hotel militar, cerca de la confluencia con la Rambla, hay otra importante calva, como también frente a las casetas de venta de artesanía, además en varios puntos. Los tramos laterales del paseo, en la zona de bancos, son los que están peor. Falta mármol, hay grietas y desniveles, y cientos de chicles pegados.

Desde el área de Infraestructuras explican que se está muy pendiente del estado de la Explanada, que se hacen actuaciones de forma continua, constante y periódica, con más de 40 arreglos en lo que va de año. «Hay dos técnicos que las reponen (teselas) y arreglan para que esté en las mejores condiciones». En los próximos días prevén otra reposición de pequeñas piezas de mármol.

Compartir el artículo

stats