Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los botellones se disparan en las playas de El Campello por el toque de queda en Alicante

El Ayuntamiento refuerza la vigilancia al detectar que los jóvenes pasan de madrugada de San Juan a Muchavista para eludir la restricción

Jóvenes anoche en la playa de Muchavista.

Jóvenes anoche en la playa de Muchavista. RAFA ARJONES

Cuando se acerca la una de la madrugada, El Campello se convierte en refugio para los botellones. Un simple paso traslada a los jóvenes de la Playa de San Juan, donde a esa hora entra en vigor el toque de queda vigente en la capital, a la de Muchavista, donde no hay restricción nocturna por el covid-19. Así, decenas de jóvenes permanecen, ya sea en la playa de Muchavista, en su paseo o en las inmediaciones, hasta las 6 de la madrugada, cuando finaliza el toque de queda.

Esto se está dejando notar en el municipio. El Ayuntamiento ha detectado un gran aumento de los botellones en las playas y calas campelleras, sobre todo en fin de semana, lo que se relaciona con que municipios costeros cercanos o limítrofes como Benidorm, La Vila Joiosa o Alicante sí que tienen toque de queda. Esto produce un efecto llamada hacia El Campello. Según explicó el edil de Seguridad, Rafael Galvañ (PP), el pasado fin de semana se ha notado una notable incidencia del número de jóvenes de botellón en las playas. Y es que la Policía Local ha atendido más de 40 llamadas y requerimientos en este sentido, tanto en los arenales de Muchavista y Carrerlamar como en las calas de la zona norte, lo que ha triplicado los servicios habituales que se vienen dando en este sentido en El Campello.

La playa tras una noche de botellón.

La Policía Local ha practicado un total de 25 actas-denuncia por este tipo de hechos, la mayoría a jóvenes residentes fuera de la población, lo que ha supuesto una carga de trabajo extra para los servicios de seguridad, ya saturados en verano. Los efectivos de Policía Local han sido apoyados de forma puntual por la Guardia Civil de El Campello, que también han notado el aumento de este tipo de servicios. Las sanciones por estas prácticas pueden llegar hasta los 3.000 euros, a pagar por el infractor o por los padres-tutores en caso de tratarse de menores de edad.

Galvañ destacó que el aumento de la incidencia, sobre todo en Muchavista, puede estar relacionado, según apunta la Policía, con el toque de queda en Alicante, pues al ser limítrofe con la Playa de San Juan, perteneciente a Alicante, a la una de la madrugada, hora de inicio, muchas pandillas de jóvenes se pasan al término municipal campellero para no ser denunciados por el toque de queda, ocupando la playa con botellones, y se vuelven a las seis de la madrugada, una vez finalizado el toque de queda en la capital.

Esto ha repercutido de forma negativa también en la limpieza de la playa por parte de los tractores, pues esta afluencia masiva ha dificultado, e incluso impedido en ocasiones, su trabajo diario, que se realiza de 00.00 a 7.00 horas. De madrugada está prohibido permanecer en los arenales por seguridad para poder realizar la limpieza, y desde la Concejalía de Playas se ha hecho un llamamiento para que esto se cumpla.

Ante esta situación, la Concejalía de Seguridad ha anunciado un aumento de la presión sobre este tipo de situaciones que dejan las playas llenas de residuos. Y para evitar estas situaciones se ha solicitado la colaboración de residentes y visitantes, para un mayor cumplimiento de las normas y un desarrollo normal de las tareas de mantenimiento , tan importantes en este municipio turístico. Además, se va a reforzar la vigilancia para evitar estos botellones en las playas.

Compartir el artículo

stats