Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El puerto culmina la estructura de la nave cerrada de graneles que acabará con la contaminación

El 100% del operativo será a cubierto y de manera automática u Eiffage asegura que ya no habrá ninguna partícula en suspensión en la atmósfera, tras una inversión de 14 millones de euros

La nave cerrada para el tratamiento de los graneles que se mueven en el puerto de Alicante, de la que ya se ve la estructura, será completamente automatizada. | RAFA ARJONES

La nave cerrada para el tratamiento de los graneles que se mueven en el puerto de Alicante, de la que ya se ve la estructura, será completamente automatizada. | RAFA ARJONES

El Grupo Eiffage ha terminado de levantar la estructura de la futura terminal cerrada de graneles del puerto de Alicante, y prevé que la infraestructura, que acabará con el movimiento de carga al aire libre y la contaminación en el sur de al ciudad, pueda estar operativa a final de año. La estructura se ha convertido ya en un nuevo icono de la zona industrial portuaria. La nueva edificación tendrá una ocupación en planta de casi 14.000 m2, una longitud de 300 metros, 46,65 metros de anchura y una altura, en su punto más elevado, de 25,8 metros para poder dar cabida a toda la maquinaria que hará que la instalación esté automatizada, eliminando totalmente las emisiones de partículas a la atmósfera en el sur de la ciudad.

El tráfico de graneles es clave en el puerto, tanto por el trabajo directo de las empresas estibadoras como el indirecto. Sin este movimiento no existiría, por ejemplo, la cementera de San Vicente. En 2020 se movieron casi 1,4 millones de toneladas, un 3% menos por la pandemia. Entre enero y junio de este año se han movido 650.000 toneladas, un 13% menos debido que las obras han reducido la capacidad de maniobra.

El 100% de la operativa será a cubierto, dentro de la nave, y todo será automatizado, sostiene Eiffage, que cambió el proyecto para modernizar más el proceso. En la nave inicial los movimientos eran con métodos tradicionales, con palas y personal en la zona. Luego se replanteó el método. El sistema finalmente va a ser todo automatizado y por ordenador. La carga se hará con unas trompas que se meterán dentro del barco para evitar el polvo en la carga, lo que asegura casi al 100% que no habrá emisiones de partículas al ambiente. Según los cálculos de la concesionaria, un barco que antes se tardaba en cargar tres días ahora estará cargado en un día o un día y medio, con lo que casi se triplica la capacidad de carga.

El proyecto de ejecución supone una mejora sustancial sobre el proyecto básico, tanto desde el punto de vista técnico, totalmente automatizado, como desde el de la salud laboral, y un incremento de la inversión hasta los 14 millones de euros.

Recordar, en este sentido, que el pasado junio el Comité de Distribución del Fondo de Compensación de Puertos de Estado aprobó por unanimidad la subvención a nueve proyectos con un total de cuatro millones de euros. Una de las iniciativas para recibir subvención del proyecto Puertos 4.0 era la nave de graneles, y contó con el apoyo de la Autoridad Portuaria de Alicante, que actuaba como facilitadora. El proyecto presentado es un sistema de mapeado de parvas 3D, y el desarrollo de una interfaz para la operación con graneles sólidos, que servirán para conseguir una completa automatización de los parques de almacenamiento. A través de un sistema de sensores que escanearán las acumulaciones de carga, se realizará un modelado 3D, facilitando que un operador pueda definir los puntos de trabajo en cada momento del proceso, desde una sala de control, permitiendo así que el manejo de las máquinas resulte más eficiente y sencilla.

La consolidación del proyecto se realizará en Alicante, implantándose en la nave cerrada que se está construyendo en el muelle 17 del puerto, que impulsa, de esta forma, la estrategia de modernización, innovación y sostenibilidad que ha puesto en marcha su presidente, Juan Antonio Gisbert García. La instalación de este sistema en el puerto supone una ventaja competitiva, ya que optimizará el posicionamiento de las máquinas, suponiendo un aumento considerable de la productividad.

Una inversión de 140 millones hasta 2024 con inversores privados

La Autoridad Portuaria tiene previsto invertir hasta 2024 un total de 140 millones de euros, de los que 22 corresponderán a actuaciones propias, y los otros 118 millones de euros llegarán de los concesionarios. Sobre la mesa está también el convenio de colaboración con Adif para construir un aparcamiento para trenes de mercancías de 750 metros de longitud en la línea Alicante-La Encina, algo por lo que compiten los ayuntamientos de Elda y Villena. Este proyecto es clave para que el puerto pueda quedar conectado con el Corredor Mediterráneo, algo que no se acaba de definir en Madrid, como sí se ha hecho con los puertos de València y Castellón.

Compartir el artículo

stats