Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los brotes de coronavirus en residencias de la provincia de Alicante se multiplican por cinco en un mes

17 centros tienen casos activos, todos leves o asintomáticos - La patronal y el Consell aplauden hacer PCR semanales a los trabajadores mientras Igualdad valora que la vacuna sea requisito para trabajar

Vacunación frente al covid en una residencia de ancianos. | RAFA ARJONES

Las residencias de ancianos no escapan a la quinta ola de coronavirus, aunque gracias a la vacunación, el impacto del virus está siendo mucho menor que en anteriores embestidas del virus. En la provincia de Alicante hay en estos momentos 17 residencias con brotes, según la información facilitada por la Conselleria de Sanidad. Hace un mes eran tres los centros afectados por el virus.

Según los datos aportados por la consellera de Igualdad, Mónica Oltra, en estos momentos hay un 4% de trabajadores de residencias que no se han vacunado. Los brotes que se están produciendo en estos centros proceden tanto de trabajadores, como de familiares que acuden a visitarles o de los propios ancianos, cuando realizan alguna salida fuera del centro.

El Ministerio de Sanidad también plantea que los trabajadores que no se han querido vacunar sean reubicados, una medida que tanto la patronal Aerte como la conselleria ven complicada dada la dificultad para encontrar personas que trabajen en residencias.

Otro tema que está encima de la mesa es el de exigir la vacunación como requisito para trabajar en estos espacios. Desde el departamento de Mónica Oltra valoran adoptar esta medida, «pero en el momento en el que se haya ofrecido la vacuna a todas las personas».

Aerte también pide que se permita el contacto físico entre los ancianos y los familiares que van de visita y que ya están vacunados y en este contexto de quinta ola «sería recomendable restringir las salidas y que eviten, por ejemplo, ir a celebraciones o a comidas multitudinarias», puntualiza José María Toro, presidente de Aerte.

El protocolo sanitario marca que cuando aparece un caso positivo en un trabajador de estos centros o en un residente ya se considera brote y se activan todas las medidas de prevención y control para impedir que los contagios se extiendan entre el resto de los residentes. El brote no se considera cerrado hasta que no han pasado 28 días desde el último positivo.

Pese a que en un mes la cifra de residencias con brotes se ha multiplicado por cinco, gracias a la vacuna prácticamente todos los cosos se están dando de manera asintomática o con síntomas muy leves y desde el pasado 29 de marzo, cuando se dio por finalizada la vacunación en las residencias, no ha muerto ningún anciano en estos centros. Desde esta fecha, añaden desde Sanidad, se han contagiado 62 residentes y 44 trabajadores en centros de la provincia de Alicante.

Sin embargo, el miedo está ahí y la patronal de las residencias, Aerte, pide extremar las medidas preventivas al tratarse de espacios en los que reside población muy vulnerable. Cabe recordar que casi un tercio de los fallecidos por covid vivían en residencias. Por eso aplauden la recomendación del Ministerio de Sanidad de que aquellos trabajadores que no se han querido vacunar se sometan a dos PCR semanales y reclaman que se amplíe esta prueba diagnóstica para los empleados que regresen de las vacaciones, aunque tengan la pauta de vacunación completa.

Mónica Oltra, se mostró ayer favorable a esta recomendación de hacer PCR periódicas a los trabajadores que no se han vacunado, aunque añadió que es la Conselleria de Sanidad la que tiene la última palabra en este terreno. Preguntado el departamento de Ana Barceló sobre qué se va a hacer, señalaron que el protocolo se cambiará tras las nuevas recomendaciones de Madrid y que en este momento se está estudiando cómo cambiará.

La patronal exige serologías periódicas

Aerte reclama estudios de inmunidad para saber cuándo es necesaria una tercera dosis de la vacuna

El debate sobre la tercera dosis de la vacuna frente al covid está abierto después de que varios países ya hayan comenzado a revacunar a sus ancianos para evitar que se vuelvan a contagiar de coronavirus. Desde la Conselleria de Igualdad señalan que en nuestro país este debate aún no está sobre la mesa, «ya que la OMS ha recomendado que primero se inmunice a toda la población» Son embargo, desde la patronal de las residencias, Aerte, piden que mientras se decide si volver a vacunar o no a los ancianos, se hagan pruebas serológicas periódicas para verificar la efectividad de la vacunación en las personas mayores.

«Desde nuestro punto de vista, esta sería la manera de comprobar si la inmunidad en las personas residentes se ha reducido y si, por tanto, es necesaria una dosis de refuerzo o una revacunación en los centros», señala José María Toro. En este sentido, Toro asegura no entender el posicionamiento del Ministerio de Sanidad, que no ha incluido este tipo de pruebas en las nuevas recomendaciones que ha lanzado para las residencias. En la Comunidad Valenciana se ha hecho un estudio en una muestra de residencias para medir el nivel de anticuerpos de los ancianos. El estudio concluyó que había un 98,7% de personas con anticuerpos a los 3 meses de la segunda dosis, una tasa entre las más altas de las descritas hasta el momento. «Las conclusiones de este estudio se presentaron en junio y desde entonces no hemos sabido nada más», lamenta Toro.

Compartir el artículo

stats