Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación difumina los grupos burbuja y autoriza los contactos entre clases de un mismo curso

Las aulas en los colegios pasan de 16 a 25 escolares de media, como en la etapa prepandemia - Los profesores de apoyo podrán entrar en las salas de Infantil y Primaria de convivencia estable

La toma de temperatura a la entrada de los colegios se mantendrá este curso educativo. | DAVID REVENGA

Tres semanas quedan para el inicio del curso educativo y las incógnitas sobre cómo será la vuelta a las aulas en los colegios se van despejando. Tras el año que dejamos atrás marcado por el covid, la Conselleria de Educación ha flexibilizado algunas reglas de actuación para el 2021-2022.

Una de las más relevantes hace referencia a los llamados grupos de convivencia estable, conocidos como grupos burbuja, esto es, los alumnos que forman parte de un aula y solo se relacionan entre sí durante su estancia en el colegio. La que fue medida estrella de Vicent Marzà el curso pasado, y que conllevó que se pasará a tres grupos por curso en Infantil y Primaria (A, B y C), con una media de 15-17 alumnos en cada uno, se difumina. Así, se vuelve a la ratio prepandemia, con 25 escolares de media por clase, o lo que es lo mismo, a las tradicionales A y B.

Y no solo eso, el protocolo permite la interacción entre grupos de un mismo curso sobre todo en actividades al aire libre, como son los recreos, actividades deportivas o proyectos. «De esta manera se flexibiliza la limitación de contactos, pero se mantiene la limitación de otras interacciones», añade el documento de protección y prevención frente al covid para los centros educativos de la Comunidad Valenciana, establecido de forma conjunta por las consellerias de Educación y Sanidad.

Por otra parte, dado que todo el personal docente y no docente de los centros educativos ya estará vacunado antes del inicio del próximo curso, los profesores, independientemente de su especialidad, podrán entrar en las aulas de los grupos de convivencia estable, manteniendo las medidas de prevención e higiene y la distancia interpersonal de 1,2 metros con el alumnado.

Claro que una cosa es la teoría y otra la práctica porque el metros y medio entre los pupitres de los estudiantes resulta más complicada de cumplir en clases de 25 alumnos que de 16. De nuevo, encaje de bolillos para poder mantener la distancia.

Normas en los colegios de Alicante, Valencia y Castellón para el próximo curso

Higiene de manos

Lo que sí se mantienen respecto al curso pasado son las medidas de prevención personal, de manera que se realizará una higiene de manos de forma frecuente y meticulosa, al menos, a la entrada y salida del centro educativo, antes y después del patio, de comer y siempre después de ir al aseo, y en todo caso un mínimo de cinco veces al día, según el protocolo.

La mascarilla será obligatoria a partir de 1º de Primaria, los menores de 6 años quedan exentos

decoration

Por lo que respecta a la mascarilla, su uso será obligatorio a partir de 1º de Primaria, con independencia del mantenimiento de la distancia interpersonal o la pertenencia a un grupo de convivencia estable. Del mismo modo, se sigue con los protocolos de limpieza, desinfección y ventilación de los colegios, así como la figura del responsable covid y las pautas en los comedores y en el servicio de autobús escolar.

Para evitar las aglomeraciones, se continuará con las entradas y salidas escalonadas del centro educativo o se habilitaran varias puertas o zonas que permita evitar un tumulto de personas a las horas de dejar y recoger a sus hijos en el colegio.

Además, «se priorizará la comunicación con las familias mediante teléfono, correo electrónico, mensajes o correo ordinario y se facilitarán las gestiones telemáticas». Eso sí, los padres y madres podrán entrar al edificio escolar en caso de que el profesorado o el equipo directivo así lo consideren, «cumpliendo siempre las medidas de prevención e higiene y, en ningún caso, si presentan cualquier síntoma compatible con covid-19», añade el protocolo.

Con toda esta planificación y la batería de medidas, la Conselleria de Educación confía en que, en palabras de Marzà, «el próximo curso los centros educativos continúen siendo los espacios de socialización más seguros», donde únicamente quedarán sin vacunar los niños de menos de 12 años.

¿Y el reparto? Sorteos, grupos nuevos o los de antes del covid

Uno de los principales interrogantes entre los equipos directivos de los colegios estribaba en cómo organizar de nuevo el reparto de alumnos en las clases. Al pasar el curso pasado de 25 a 16 alumnos y de dos a tres aulas por curso -de A y B a A, B y C-, se produjo una separación de estudiantes que se tradujo, en muchos casos, en quejas de los padres y madres al no entender el criterio que se había seguido.

Además, la decisión se tomó a primeros de septiembre, a pocos días del inicio de curso, con nulo margen para los cambios y poca predisposición de la dirección. Ahora, han sido más previsores, han apostado por evitarse quebraderos de cabeza y son mayoría los colegios que en julio comunicaron la vuelta a la situación prepandemia, esto es, dos aulas por curso, y la decisión tomada.

En unos casos se ha optado porque los alumnos vuelvan a sus clases de antes - los que estaban en el A al A y los del B al B-, mientras que en otros han escogido crear grupos nuevos, ya sea por sorteo o por elección del tutor, de modo que un alumno que antes de la pandemia estaba en el A pasa al B.

Compartir el artículo

stats