Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La AVI deniega una ayuda de 500.000 euros para crear un laboratorio de terapia celular contra el covid

El equipo de Bernat Soria solicitó la subvención para adquirir el equipamiento con el que cultivar células y conservarlas - La exclusión del proyecto pone en riesgo su implantación en la provincia

El equipo que lidera Bernat Soria está investigando la terapia celular contra el covid.

El equipo que lidera Bernat Soria está investigando la terapia celular contra el covid. ANTONIO AMORÓS

Alicante se ha convertido en los últimos meses en líder en la investigación sobre la terapia celular contra el covid en pacientes de riesgo. Prueba de ello es que el Ministerio de Ciencia destinará a final de año 460.000 euros para un proyecto pionero a nivel internacional liderado por el investigador Bernat Soria en el uso de este tipo de terapias y en el que están implicados varios hospitales españoles.

No ha ocurrido igual con la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), que ha rechazado el proyecto presentado por este equipo de investigación para crear en Alicante un laboratorio en el que fabricar estas novedosas terapias que pueden ayudar a combatir los graves problemas que desencadena éste y otros virus. Las ayudas solicitadas rondaban los 500.000 euros para poder crear una linfoteca. «El objetivo es que podamos tener el equipamiento necesario para aislar las células, cultivarlas y expandirlas para hacer viales con cien millones de células y criopreservarlos hasta que puedan ser utilizados en enfermos», explica Bernat Soria, profesor de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche e investigador del Instituto de Investigación Sanitaria de Alicante (ISABIAL) .

«Estamos ante un problema estructural. Hay una necesidad de discriminación positiva»

decoration

Nada más estallar la pandemia el científico alicantino se puso en marcha para tratar de hallar un tratamiento efectivo contra el coronavirus, ya que de momento no hay antivirales que hayan demostrado al cien por cien su efectividad frente a este virus. Las investigaciones del equipo de Soria han permitido hallar las células que se encargan de matar al virus, los linfocitos T antivirales.

Hace un año llegaron los primeros resultados de esta terapia después de probarse en 13 pacientes intubados en ventilación mecánica y demostrar ser eficiente para la mejoría clínica de casos críticos de covid-19. El estudio fue publicado en la revista The Lancet ClinicalMedicine, tras demostrar que el tratamiento avanzado reduce la mortalidad de los pacientes críticos de coronavirus del 85% al 15%. Más recientemente, esta misma revista ha publicado los resultados de un ensayo en fase 1, que apuntan a que esta terapia reduce los días de estancia hospitalaria e impide el ingreso en UCI en pacientes que se encuentran en situación grave. Ahora mismo, los investigadores están reclutando a 160 pacientes para iniciar la fase 2 del ensayo y ya han patentado el tratamiento. Además, con la subvención del Ministerio de Ciencia, en enero iniciarán un ensayo para probar una terapia combinada en enfermos graves de covid y con la que tratarán de aplicar células preparadas para matar el virus en la primera fase y para detener las complicaciones en la segunda fase.

Pero para poder avanzar con esta prometedora terapia «es necesario disponer de un laboratorio para hacer la linfoteca», señala Soria. El investigador cree que si Alicante pierde el tren en el desarrollo de este tipo de terapias, otras ciudades y países se acabarán llevando el proyecto. «Es un nicho de mercado por explotar y hay interés a nivel internacional. Madrid está intentando convertirse en un hub biotecnológico y Barcelona ya lo es. Nosotros queremos que Alicante vaya un paso por delante y se quede con el beneficio que puede aportar esta industria». Con el dinero que pedimos a la AVI, añade Soria, «nuestra intención era disponer de un espacio no muy grande de 200 o 300 metros cuadrados con el equipamiento necesario para iniciar esta industria».

Polémica

La polémica con el reparto de las ayudas por parte de la Agencia Valenciana de la Innovación está este año servida. De los 52,3 millones de euros distribuidos este año como subvenciones a universidades, institutos de investigación y empresas de la Comunidad, la provincia sólo recibirá 8,8 millones de euros, lo que se traduce en el 16,8% del total de los recursos.

«Queremos que Alicante se quede con el beneficio de esta industria»

decoration

«Estamos ante un problema estructural de hace décadas. Cuando se distribuyen los esfuerzos, la proximidad geográfica al centro de poder hace que sea más fácil lograr un recurso». En este sentido, Bernat Soria se suma a la reivindicación del rector de la UMH, Juan José Ruiz. «Además del criterio de excelencia, hay que usar el de distribución geográfica, al que yo añado el de discriminación positiva porque llevamos 30 años en los sistemáticamente la provincia de Alicante recibe menos dinero».

Un tratamiento prometedor también frente a otros virus

El uso de linfocitos T antivirales promete dar respuesta no solo al coronavirus, sino a otros virus como el herpes cerebral, «donde se ha probado con éxito», señala Bernat Soria. Su uso también puede ser esperanzador para pacientes oncológicos y recién trasplantados que sufren un riesgo alto de infecciones porque tienen el sistema inmune debilitado. Los medicamentos celulares, a diferencia de otros tratamientos, son «medicamentos vivos» y deben ser utilizados por personal médico cualificado y producidos por unidades acreditadas por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios. El conocimiento de los fundamentos científicos biológicos de estos tratamientos, así como de la fisiología de la interacción entre el medicamento y el huésped son imprescindibles para su correcto manejo.

Compartir el artículo

stats