Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bipartito estudia nuevas ubicaciones para el belén gigante y el árbol de Navidad

El ejecutivo local pretende que la Sagrada Familia, en el Guinness de los Récords, ocupe el espacio que estrenó el monumental abeto el pasado año

Todo apunta a que el belén saldrá del Ayuntamiento ALEX DOMÍNGUEZ

Todo apunta a que el belén gigante, que el año pasado se estrenó en la plaza del Ayuntamiento de Alicante, y el tradicional árbol de Navidad no repetirán ubicación durante las próximas fiestas. El gobierno municipal, liderado por el popular Luis Barcala, busca nuevos emplazamientos para dos de las atracciones navideñas más visitadas en 2020.

Entre los planes del gobierno municipal se encuentra que la «Sagrada Familia», que forma parte del libro Guinness de los Récords por su volumetría, salga de la plaza del Ayuntamiento, donde lució la pasada Navidad. La alternativa preferida, a falta de que los técnicos den el visto bueno, pasa por ser la Explanada de España, en su confluencia con la Rambla. Ese espacio fue el que ocupó el pasado año el árbol de Navidad que planta el Ayuntamiento de Alicante. Es decir, el bipartito tiene previsto cambiar un atractivo por otro. Un cambio de piezas.

La llegada del monumental abeto iluminado a esa ubicación a finales de 2020, que anteriormente estuvo ocupada por la escultura de «La Mariposa», obra de Manuel Valdés y donada por la Fundación Hortensia Herrero, tuvo una buena acogida entre los alicantinos, pese a estar fuera del habitual «circuito» navideño. Gustó tanto que ahora puede ser el lugar que acoja al belén gigante, un proyecto con «ADN» del bipartito. Si las tres piezas finalmente cambian de ubicación a la Explanada, el árbol de Navidad tendrá que buscar un nuevo emplazamiento. Actualmente, el gobierno municipal ya valora alternativas. Las principales se sitúan en el mismo paseo. En concreto, en ambos extremos: junto a la plaza del Mar o al lado de Canalejas.

Una de las posibles ubicaciones para el árbol de Navidad PILAR CORTÉS

Esta semana, miembros del equipo de gobierno municipal, acompañados de técnicos y asesores estuvieron comprobando «in situ» las posibilidades reales de que el belén bigante se ubique en el centro de la Explanada y el árbol de Navidad, en uno de los extremos del paseo.

Y es que a cuatro meses de la fiestas navideñas, el gobierno municipal de Alicante ya tiene la vista puesta en unas fechas señaladas, y que suponen un aliciente también para el turismo. Desde hace unos días, operarios de la contrata del servicio del alumbrado ornamental de Navidad ya trabajan en las calles de Alicante, revisando los boletines eléctricos y los cables, según confirmaron fuentes municipales y de la propia empresa a este diario. Este es el paso previo a la colocación de los arcos de luz, que no se prevé que luzcan hasta dentro de unas semanas. El bipartito, según confirmaron las mismas fuentes, estudia también posibles cambios en las calles a iluminar. El último encendido, en 2020, tuvo lugar a finales de noviembre, para tener la ciudad con aroma navideño antes del Black Friday y del puente de la Constitución.

Con todo, Alicante no será el primer municipio del país que se pone manos a la obra con la colocación de la iluminación navideña en un año, el segundo, de nuevo marcado por la pandemia. Los trabajos en dos municipios, como Vigo y Ourense, arrancaron a principios de agosto.

Compartir el artículo

stats