Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo multará a la empresa que reforma la Explanada si no finaliza los trabajos a tiempo

El último plazo de ejecución, que finaliza este viernes, ha sido ampliado hasta en cuatro meses y medio por el bipartito a petición de la mercantil. El gobierno local descarta una quinta prórroga

Operarios trabajan en las obras de la Explanada, en una imagen tomada en el mediodía de este jueves, a un día de que expire el último plazo concedido a la empresa PILAR CORTÉS

El cuarto y último plazo para la ejecución de las obras de reurbanización de la segunda fase de la Explanada de Alicante, entre Canalejas y el entorno de la Rambla, finaliza este viernes, 27 de agosto.

En las horas previas a que venza ese último plazo concedido por el bipartito, los operarios de la empresa adjudicataria trabajaban a contrarreloj para terminar la obra a tiempo, o al menos para avanzar lo más posible para no dilatar mucho más tiempo el final de una actuación que está envuelta en polémica por los continuos retrasos.

Desde la Concejalía de Urbanismo, que dirige Adrián Santos Pérez (Ciudadanos), aseguran que no habrá más prórrogas, consideran que cuatro son suficientes, por lo que valoran sanciones a la empresa si no termina a tiempo.

Este jueves, a un día de que expire el último plazo concedido -se aprobó en la primera junta de gobierno de este mes de agosto-, los operarios de la concesionaria trabajaban principalmente en los accesos que unen el paseo central (el de olas) y el lateral de la Explanada. Alguno de esos pasos ya estaban finalizados este jueves, aunque la mayoría todavía estaban a medias.

Según se recuerda en el último acuerdo aprobado por la Junta de Gobierno, la obra se adjudicó a la empresa Abaldo en la sesión celebrada el 8 de septiembre. El plazo de ejecución era de seis meses y el coste, de 1,2 millones de euros. El acta de replanteo, es decir, el inicio oficial de los trabajos de reurbanización, se firmó el 15 de octubre, una fecha acordada con los hosteleros para no interferir en el puente del 9 d’Octubre y del Día de la Hispanidad.

A principios de marzo, a un mes del final previsto inicialmente para la esperada obra, el bipartito autorizó la redacción de una modificación del proyecto a petición de los técnicos municipales, que se aprobó a mediados de mayo y supuso elevar el coste hasta los 1,44 millones.

Imagen de la zona más próxima a Canalejas, que ya está finalizada a expensas de algún retoque PILAR CORTÉS

Previamente, el 22 de abril, cuando la actuación ya tenía que estar finalizada según la previsión marcada en el arranque, la adjudicataria pidió ampliar el plazo de ejecución dos meses más, de seis a ocho. Esa petición aprobada por el bipartito de PP y Cs suponía prorrogar el plazo hasta mediados de junio.

La segunda petición de prórroga llegó sobre la bocina. La empresa registró un escrito oficial un día antes del final del nuevo plazo en el que reclamaba más tiempo por cuestiones sobrevenidas: « Debido al retraso ocasionado por las lluvias, unido a la apertura al uso público de parte de la obra en ejecución para permitir la instalación de veladores autorizados y la actividad hostelera de la zona, se solicita la ampliación de los plazos previstos para la obra». El bipartito aceptó, lo que significaba ampliar el plazo un mes más, hasta mediados de julio. Cuando se acercaba esa fecha, el contratista pidió quince días más. También se le concedió por parte del ejecutivo local.

La última prórroga se aprobó a principios de agosto y ampliaba el plazo hasta este viernes, día 27. Esa fecha se alcanza con operarios aún sobre el terreno y con dudas de que la reurbanización esté lista a tiempo.

Compartir el artículo

stats