Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consejo sobre gestión de residuos arranca con polémica por la exclusión de los críticos

Villar anuncia una querella contra la Colla Ecologista por acusarle de «amiguismo», pero recula al término de la reunión

El concejal de Limpieza, Manuel Villar, en una imagen de archivo

El Consejo de Participación Ciudadana de los Servicios de Valorización y Eliminación de Residuos Domésticos y Asimilables de la ciudad echó a andar este martes rodeado de polémica, con críticas y amenazas de querellas. Y todo por la composición del órgano consultivo.

Desde diferentes entidades, como la Colla Ecologista d’Alacant, habían lamentado que no se les incluyera entre los participantes, entre los que están representantes de las cinco Juntas de Distrito, de la Cámara de Comercio, de la Universidad de Alicante, de los Sistemas Integrados de Gestión de Residuos en los que participa el Ayuntamiento (Ecoembes), de asociaciones empresariales representativas del turismo, la hostelería y la restauración (Fehepa), de las asociaciones sin ánimo de lucro cuyos fines sea la mejora del medio ambiente o la gestión de residuos urbanos (Redacción Natura), de asociaciones de consumidores y usuarios (Asociación Provincial de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios de Alicante ‘Lucentum’) y de los colegios profesionales relacionados con la gestión de residuos y el medio ambiente (Colegio de Ingenieros Industriales). También pueden asistir a las sesiones, con voz, pero sin voto, un representante por cada uno de los grupos políticos municipales.

Antes del inicio de la reunión, a las puertas de la Casa de la Festa (donde se celebró la constitución del órgano municipal), desde la Colla de Ecologistas repartieron un escrito en el que acusaban al concejal de Limpieza, Manuel Villar (PP), de incluir a un «amigo» en el órgano. El «señalado» era el representante de la entidad «Redacción Natura», que según los ecologistas es de «de recientísima constitución y de nula trayectoria, y que además no está inscrita en el Registro Municipal de Asociaciones». Además, en ese escrito, añadían que el «perfil ambiental del representante elegido por Villar es sospechoso», porque «además de ser su amigo, trabajó en la consultora ambiental que redactó el Plan Integral de Residuos de la Comunidad de 2013, aprobado por el PP, que pretendía la construcción de cinco macroincineradoras de residuos municipales». Ese Plan que fue anulado por los tribunales, tras el recurso de Ecologistas en Acción del País Valenciano.

Ante ese escrito, y ya una vez empezada la reunión, el concejal Villar amenazó repetidamente con presentar una querella contra la Colla Ecologistas. Tras la reunión, a preguntas de este diario, admitió que el anuncio fue como respuesta al enfado inicial tras leer el texto, pero que finalmente no la presentará.

Este órgano tiene que emitir un informe no vinculante, que se tendrá en cuenta al igual que las alegaciones presentadas al proyecto de gestión de residuos del municipio, relativo tanto a la planta de tratamiento como al vertedero, durante el periodo de exposición pública.

Compartir el artículo

stats