Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronavirus en Alicante: San Juan y la Zona Norte, los distritos con peor incidencia

La ciudad registra en las aguas residuales datos cuatro veces inferiores al del pico de la quinta ola

Imagen aérea de la playa de San Juan de Alicante

Las aguas residuales de la ciudad de Alicante cuentan con unas cifras cuatro veces inferiores a las registradas durante la quinta ola. Así lo revela la última actualización del estudio sobre la existencia de material genético de covid en las alcantarillas de la capital alicantina, que impulsa el Ayuntamiento junto con Aguas de Alicante. En cuatro de las seis estaciones de mediciones, el nivel de detección es «bajo», mientras que en dos la cifra se eleva a «alta».

Por zonas, la que peor parada sale de la última actualización es el entorno de Playa de San Juan, donde se registraron 3.400.000 unidades de genoma por litro (ug/l), seguida de la Zona Norte y el Pla-Garbinet, con 3.000.000 ug/l. Estas son las dos únicas estaciones que presentan un nivel «alto», que significa que el material genético detectado se encuentre entre uno y diez millones.

En una situación mucho más favorable están las otras cuatro zonas en las que el estudio divide el mapa de la capital alicantina. El distrito con mejores datos es el que engloba a barrios como Benalúa, Ensanche, Carolinas y Altozano, con 140.000 ug/l. En segundo lugar se encuentran, según las muestras tomadas el pasado 1 de diciembre, el entorno de Florida, Ciudad de Asís, San Blas, PAU 1 y 2 y Rabasa, con 240.000 ug/l. El último podio de mejores resultados lo completa la zona que incluye a la Albufereta y su entorno, con 380.000 ug/l. Por último, el cuarto puesto es para el colector general, que agrupa al Centro (hasta Alfonso el Sabio) y barrios del litoral sur, con 470.000 ug/l.

En general, en el global de toda la capital, la última actualización arroja datos que están entre los tres mejores de los últimos dos meses, siendo cuatro veces inferiores a los del pico que se alcanzó a finales de julio, coincidiendo con la quinta ola de la pandemia.

Esta iniciativa del Ayuntamiento y Aguas de Alicante se ha convertido en una herramienta útil para conocer la incidencia de la pandemia en municipios como Alicante y adelantarse a los nuevos casos que puedan producirse. De hecho, los datos que los técnicos recopilan se han ido remitido a Salud Pública de la Generalitat para que el equipo médico tenga a su disposición toda la información necesaria para adoptar las medidas. El estudio arrancó a principio de julio de 2020, es decir, hace más de un año.

Compartir el artículo

stats