Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los institutos de Alicante usan almacenes, talleres y salones para que los alumnos acudan a clase a diario

Los centros logran la presencialidad al cien por cien en la provincia tras exprimir al límite los espacios - En Castellón habrá horario de tarde

Aula habilitada este curso en un antiguo almacén de uno de los institutos de la provincia. | INFORMACIÓN

Los institutos de Secundaria se han esforzado al máximo por evitar desplazar alumnos en horario de tarde este curso, tras las exigencias de Educación por conseguir que todo el alumnado pueda ir a clase a diario evitando la semipresencialidad que sufrieron parte de los estudiantes el curso pasado.

Según la información recabada por Educación en las distintas direcciones territoriales de la Comunidad a preguntas de este diario, la totalidad del alumnado de la provincia de Alicante tendrá clase presencial en su respectivo instituto tanto de Secundaria como de Bachillerato y Formación Profesional.

Talleres de prácticas de Formación Profesional acogen pupitres para las clases teóricas. | HÉCTOR FUENTES

Los últimos datos aportados al respecto apuntan a que no ha sido necesario abrir ningún centro en horario de tarde en la provincia para poder cumplir con la presencialidad de la totalidad del alumnado en este nuevo curso.

Los directores han querido evitar la posibilidad del turno de tarde porque tampoco es fácil decidir qué alumnos cambian el horario, además de la necesidad de acordarlo previamente con las familias también.

Excepciones

Finalmente todos los centros que lo necesitaban han terminado por exprimir al límite todos los espacios con que cuentan, incluidos almacenes, salones de actos, talleres, laboratorios y gimnasios, entre otras estancias ajenas a los pupitres, y los alumnos podrán ir al instituto todos los días.

En la Comunidad, siempre según los últimos datos recabados por Educación, tan solo tres centros de Formación Profesional de Castellón se ven obligados a trasladar parte de la matrícula de alguno de sus ciclos en horario de tarde. «Ha sido una medida muy excepcional», puntualizan desde la conselleria.

Otros centros, también de FP en este caso en la provincia, han habilitado tanto el aula magna como la biblioteca o los talleres de prácticas para que el alumnado reciba las clases teóricas en mesas altas y taburetes en algunos de los casos, y poder dejar libres las aulas estándar para otros compañeros de Secundaria y Bachillerato.

Salones de actos y aulas magnas se están acondicionando para impartir clase. | HÉCTOR FUENTES

Laboratorios

Asimismo los laboratorios de prácticas de Bachillerato y las aulas específicas destinadas a impartir Música, Plástica y Tecnología, se han visto remodeladas para que este curso pasen a engrosar el común de las clases ordinarias ante el déficit de espacio para, manteniendo la distancias que exigen los protocolos contra el covid, se puedan impartir la totalidad de las clases a diario en los centros.

En los casos más extremos también se han visto en la tesitura de utilizar el gimnasio para impartir la enseñanza ordinaria, aunque los responsables educativos advierten que se trata de uno de los centros con mayor cantidad de alumnos -ronda el millar de matrículas-, por lo que cuenta con otro gimnasio disponible. No obstante buena parte de los estudiantes se quedan sin el espacio habitual para dar Educación Física y se trasladarán al patio del centro.

La presencialidad total se ha logrado sin tener que recurrir a nuevas aulas prefabricadas, otro de los temores que expresaron los representantes de padres de alumnos en los últimos compases del curso pasado, logrando arrancar de las autoridades educativas el compromiso de que, como mal menor, se optaría por abrir los institutos que lo necesitaran por la tarde.

En la zona de las playas de Alicante, que concentra la mayor presión de alumnado porque la demanda poblacional supera la oferta de centros educativos, destinan las aulas prefabricadas existentes para el alumnado de Bachillerato; y en algún otro instituto se ha optado como último recurso por la antigua vivienda del conserje, para acondicionarla igualmente y poder impartir clases.

Compartir el artículo

stats