Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los expertos creen precipitada la apertura del ocio dado que muchos jóvenes no tienen aún las dos dosis

Afirman que el Consell debería haber esperado unas semanas más para abrir el interior de los pubs y eliminar el toque de queda - Advierten del riesgo de la población más vulnerable

Pubs en una zona de ocio de Benidorm, en una imagen de archivo. | DAVID REVENGA

«No por mucho correr vamos a llegar antes». Con esta frase resume el inmunólogo José Miguel Sempere la preocupación con la que ven los expertos la nueva desescalada de medidas que acaba de emprender la Comunidad Valenciana.

Temen sobre todo por la apertura del ocio nocturno y el fin del toque de queda, medidas que afectan de lleno a la población joven, que precisamente es la que menos vacunada está. «No pasaba nada por haber esperado unas semanas más para dar este paso, teniendo en cuenta que sólo el 36,4% de los jóvenes de 12 a 19 años tiene la pauta completa y entre los 20 y los 29 años un 65%», señala Juan Francisco Navarro, presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva. Desde esta semana, bares y discotecas pueden abrir hasta las 3 de la mañana, con un aforo en el interior del 50%. Demasiado riesgo de contagio, a juicio de este profesional. «La apertura de los interiores no es de recibo, teniendo en cuenta que son espacios cerrados, donde no se puede asegurar la ventilación y la música está alta, lo que obliga a la gente a gritar más».

También cree que el levantamiento del toque de queda ha sido precipitado porque «¿quién va a controlar a la gente que sale de un pub a las 3 de la mañana?». A juicio de Navarro, la limitación de la movilidad nocturna es una de las medidas más eficaces de todas las que se han impuesto durante esta pandemia para controlar los contagios.

Para José Miguel Sempere tampoco ha sido acertado que estas medidas se hayan tomado coincidiendo con la celebración de las Fallas, «porque de este modo no vamos a poder ver tan claramente el impacto que las fiestas van a tener en el aumento de los contagios». Recuerda Sempere, profesor también en la Universidad de Alicante, que «seguimos teniendo más de un centenar de muertes diarias por el coronavirus», por lo que pide mantener las medidas de prevención -mascarilla, distancia y ventilación- hasta que no se alcancen porcentajes muy elevados de vacunación que dificulten la circulación del virus.

Aunque las vacunas frente al coronavirus están demostrando su eficacia frente a la enfermedad grave, los más mayores que recibieron su dosis hace ocho meses están empezando a perder inmunidad, «y el miedo es que los jóvenes sin vacunar transmitan el virus a este grupo», sostiene Félix Gutiérrez, catedrático del departamento de Medicina Clínica en la Universidad Miguel Hernández. Este profesional no duda de que el fin de las restricciones, la vuelta a las clases y a los trabajos conllevará un repunte de contagios este mes de septiembre. «Obviamente esto no será como en la tercera ola, pero va a tener un impacto sobre los servicios sanitarios, que van a tener que emplear recursos humanos y materiales para atender a las personas contagiadas». Gutiérrez también cree que las restricciones deberían haberse mantenido unas semanas más «para poder tener un mayor porcentaje de población protegida».

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, también ha criticado las nuevas medidas, en su caso para calificarlas de sinsentido. «¿Alguien entiende que, sin toque de queda, se obligue a la hostelería a cerrar a las 00:30 horas y no se le permita recuperar su horario normal de cierre a la 1:30 de la madrugada mientras que el pub de al lado puede cerrar a las 3?», se pregunta el alcalde . «¿Alguien entiende que no exista ninguna limitación para reunirse en las casas, en los parques o en las calles, pero que se mantengan las importantes restricciones de aforo a restaurantes, bares, pubs y cafetería?», continúa.

Por su parte, la junta directiva de Hostelería Elche critica también con dureza las medidas de desescalada impuestas por el Consell, «puesto que no ha abordado las cuestiones clave para que mejorasen las perspectivas del sector: no se ha ampliado el horario para la hostelería, los aforos interiores siguen siendo insuficientes y el uso de las barras no queda claro, por lo que se puede convertir en una fuente permanente de situaciones críticas en los establecimientos».

La Generalitat Valenciana mantendrá estas nuevas restricciones hasta finales del mes de septiembre, cuando se evaluará qué impacto han tenido y se decidirá si suavizarlas o volver a imponer nuevas medidas, en caso de que los contagios aumenten mucho. En caso de que la pandemia evolucione bien, la Generalitat se ha marcado la fecha simbólica del 9 de octubre, como el día en que la Comunidad Valenciana quedará libre de restricciones.

Compartir el artículo

stats