Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La provincia reclama a la Generalitat los centros educativos pendientes de construir

Benidorm reivindica la finalización de las obras paralizadas desde hace una década en un instituto y Finestrat un edificio para evitar el «éxodo» de 350 alumnos de Enseñanza Secundaria - San Vicente necesita gimnasios escolares y Sant Joan tiene el colegio Lo Romero en plena edificación

Una maestra toma la temperatura a escolares en un colegio público de Benidorm. | DAVID REVENGA

Miles de niños y jóvenes de la provincia han vuelto a clase en una jornada marcada por las mejoras ejecutadas por los ayuntamientos en muchos centros educativos durante el verano y, sobre todo, por las fuertes medidas para frenar la propagación del covid-19 en las aulas. También, por la reivindicación a la Conselleria de Educación de infraestructuras que todavía tiene pendientes de ejecutar en algunas poblaciones y que obligan a muchos estudiantes a dar clase en barracones, en centros con falta de espacio o a «emigrar» en horario lectivo a otros municipios de la provincia para poder continuar sus estudios.

En la Marina Baixa, fueron cerca de 20.000 los alumnos que protagonizaron este miércoles la «vuelta al cole» entre mascarillas, distancia de seguridad, tomas de temperatura y, en muchos casos, tras haber iniciado la pauta de vacunación contra el coronavirus en los grupos a partir de 12 años. También, en muchos centros con purificadores de aire instalados por los ayuntamientos, como en el caso de Benidorm, donde hace escasos días se habilitaron en todas las aulas de Infantil y Primaria del municipio, en todos los comedores escolares, así como en institutos y otros centros para personas con diversidad funcional. La ciudad turística, donde se incorporaron a las clases 9.200 estudiantes, ha ejecutado durante este verano más de 80 actuaciones de mejora en distintos centros por medio del Plan de Mantenimiento Municipal, algunas todavía pendientes de finalizar, aunque mantiene en el mismo estado que hace una década el instituto Pere Maria Orts i Bosch, cuyas obras de reforma y ampliación llevan paradas desde 2011. Por eso, desde el gobierno local del Partido Popular volvieron a reivindicar la finalización de las mismas.

Dos imágenes del primer día en un centro educativo de Infantil y Primaria de Pinoso y en el instituto Andreu Sempere de Alcoy. | MCP / JUANI RUZ

Igualmente, el alcalde de Finestrat, Juan Francisco Pérez (PP), también ha aprovechado la primera jornada lectiva para reclamar a la Generalitat la construcción del primer instituto del municipio, una infraestructura que han solicitado incluir en el Plan Edificant y que evitaría que 350 jóvenes tengan que seguir desplazándose a diario a otras poblaciones de la comarca al no disponer de un centro de Secundaria donde recibir clase.

La normalidad fue también la nota imperante en el arranque del curso 2021-2022 en otras poblaciones de la provincia, a excepción de Elda, Villena y Monóvar, donde las clases no comenzarán hasta la próxima semana debido a las «no-fiestas». En Aspe, el curso se ha inaugurado con una inversión de 5 millones en nuevas instalaciones, entre ellas el nuevo colegio Doctor Calatayud o el comienzo de las obras del nuevo comedor y gimnasio del CEIP La Serranica. En Pinoso, la edil de Educación, Silvia Verdú, comentó que solo falta que lleguen los orientadores a los centros y que las plantillas de profesorado están al 90%.

Mientras, en Alcoy, un total de 11.038 alumnos de todas las etapas educativas regresaron a las aulas en una mañana sin incidencias destacables. Desde el Ayuntamiento recuerdan que siguen trabajando, dentro de las obras del Plan de Accesibilidad, alrededor de varios centros educativos, como en la zona de Salesianos San Vicente Ferrer, en torno al Campus de Alcoy de la UPV.

La normalidad fue también la nota más destacada en los municipios de l’Alacantí. En San Vicente del Raspeig fueron 5.009 los escolares que inauguraron un curso académico en el que se han realizado obras en ocho centros. Aun así, la localidad sigue a la espera de que el Plan Edificant se ponga en marcha con la construcción de gimnasios para varios colegios, pendientes desde hace varios años. En El Campello más de 2.000 alumnos se han incorporado a sus centros «con normalidad». Y desde el Consistorio indican que el dispositivo policial se mantendrá durante todo el curso en los horarios de entrada y salida para regular el tráfico y garantizar la seguridad. Mientras, en Sant Joan d’Alacant las clases arrancan con el colegio Lo Romero en plena construcción.

La provincia reclama a la Generalitat los centros educativos pendientes de construir

Vuelta al cole en Alicante, toda la información:

Compartir el artículo

stats