Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barcala rectifica: «No vamos a renunciar a las subvenciones para las extraescolares»

El alcalde asegura ahora que el bipartito optará a las ayudas de la Conselleria de Educación dos semanas después de que la edil Llopis anunciase la renuncia en un comunicado - Alicante era el único gran municipio de la provincia en rechazar los fondos

Nota de Prensa, en agosto, difundida por el bipartito.

Dos semanas ha durado el envite. El bipartito de Alicante, de PP y Cs, optará finalmente a las ayudas de la Conselleria de Educación para las actividades extraescolares, que el pasado curso rondaron el medio millón de euros para Alicante. O eso, al menos, fue lo que anunció este viernes el alcalde, Luis Barcala (PP). Lo hizo dos semanas después de que la concejala de Educación, Julia Llopis (PP), asegurase totalmente lo contrario. Una rectificación en toda regla. «No vamos a renunciar a la subvención para extraescolares de la Conselleria de Educación», afirmó el regidor este viernes, en una entrevista en Radio Alicante.

La polémica surgió a finales de agosto, en pleno letargo estival en el Consistorio, con una nota de prensa de la concejala Llopis. «El Ayuntamiento de Alicante ha decidido renunciar a solicitar la subvención convocada por la Conselleria de Educación en pleno mes de agosto para la realización de actividades extraescolares de apoyo educativo para alumnos entre 3 y 18 años, ante la dificultar -prosiguió- para presentar los proyectos educativos en fechas vacacionales y la imposibilidad de desarrollarlas hasta final de curso por los tiempos de contratación de la administración, que rondan los cuatro meses desde que se habilita el crédito y se convoca el concurso para prestación del servicio». Este fue el mensaje que transmitió el gobierno municipal, a través de la edil de Educación, en una nota de prensa remitida por el Gabinete de Comunicación el pasado 25 de agosto.

Una semana después, tras las críticas de la oposición de izquierdas (que llegó a anunciar que propondrá su reprobación ante el próximo pleno, a finales de septiembre) y la división generada entre las federaciones de padres, el bipartito fue más allá en un intento de calmar las aguas. «La Concejalía de Educación destinará este curso 125.000 euros a actividades extraescolares. La edil Julia Llopis destaca que este plan municipal pretende ganar agilidad y eficacia para que las subvenciones a las AMPA lleguen a comienzos de curso y a un número considerable de alumnos». Este anuncio, que no entendieron ni los más próximos por ser una cantidad cuatro veces menor que la prevista de conselleria, se produjo justo el mismo día en el que este diario revelaba que Alicante sería el único gran municipio de la provincia (de más de 50.000 habitantes) que iba a renunciar a los fondos autonómicos para promover actividades extraescolares entre los escolares. Minutos después de enviar ese comunicado de prensa, el alcalde atendió a los medios en un acto de la Ocean Race, en el que volvió a rechazar las ayudas y a criticar al Gobierno valenciano: «Nosotros hemos elaborado nuestro propio plan de actividades extraescolares. Si la Generalitat y en concreto la Conselleria de Educación quieren aprender de cuándo se sacan las subvenciones y cuándo se ponen operativas, que venga y nos pregunte, y nosotros le diremos cómo sacamos estas líneas para que puedan ser utilizadas durante todo el año. A nosotros de poco nos sirve pedir un dinero que de forma inútil va a generar una tramitación para no llegar a tiempo».

Este pasado martes, cuatro días después de asegurar que el Ayuntamiento destinaría 125.000 euros tras anunciar la renuncia a los fondos autonómicos, el portavoz del bipartito, Antonio Manresa (Cs), aseguró que el alcalde y la edil de Educación estaban viendo «cómo cuadrar esa cifra». Esa fue la respuesta al ser cuestionado durante la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno.

Y así hasta este viernes, cuando Barcala tomó la palabra de nuevo para devolver la polémica a la casilla de salida. Fue en la entrevista de inicio de curso en Radio Alicante, en la que se habló y mucho de las polémicas existentes entre el Ayuntamiento y la conselleria dirigida por Marzà, empezando por la anunciada [hasta ahora] renuncia a las ayudas para las extraescolares, el bloqueo al Plan Edificant (que en Alicante, hasta la fecha, solo ha servido para construir una escalera en un colegio) o el retraso en la eliminación del amianto en tres colegios por la incapacidad de las administraciones públicas de encontrar una solución habitacional para los conserjes.

Con todo, la única novedad fue la marcha atrás a la renuncia a la subvención autonómica. «Se lo digo con claridad para que pueda ponerlo como titular. No vamos a renunciar a la subvención para extraescolares de la Conselleria de Educación. Quien haya afirmado que ya habíamos renunciado está faltando a la verdad por una sencilla razón, porque la convocatoria para solicitar todavía no se ha publicado», señaló Barcala, pasando por alto que fue su propia concejala de Educación quien adelantó que el Ayuntamiento no iba a solicitar las ayudas autonómicas. El alcalde, eso sí, mantuvo la crítica contra los tiempos de la conselleria: «Lo cual no es incompatible con que entendamos que no es de recibo que ya haya empezado el curso y la convocatoria para las extraescolares no se haya publicado y no se puedan todavía solicitar». Barcala, además, prometió que el bipartito reforzaría el dinero que llegue de València. Todo apuntaría, aunque no lo precisó, que con el dinero anunciado por la concejalía para, inicialmente, compensar en parte los fondos rechazados a conselleria: «Es más, vamos a complementar para que en ningún caso los alumnos se queden sin extraescolares».

El alcalde de Alicante,
 Luis Barcala, durante un
pleno municipal. Jose Navarro

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, durante un pleno municipal. Jose Navarro c.pascual

Compartir el artículo

stats