Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enfermos crónicos reciben la tercera dosis y los expertos piden que se extienda a los geriátricos

Sanidad comienza a poner en la provincia la vacuna de refuerzo a personas trasplantadas y pacientes oncológicos, quienes reciben el pinchazo con alivio tras meses de incertidumbre

Penélope Candela, trasplantada de riñón, ha sido una de las primeras personas en recibir la tercera dosis de la vacuna frente al coronavirus. |

Penélope Candela, trasplantada de riñón, ha sido una de las primeras personas en recibir la tercera dosis de la vacuna frente al coronavirus. | ALEX DOMÍNGUEZ

«Estaba deseando que me llamaran. En las noticias decían este verano que estábamos perdiendo inmunidad y me daba miedo». Penélope Candela, de 38 años y trasplantada de riñón, ha sido este lunes una de las primeras personas en recibir en la Comunidad Valenciana la tercera dosis de la vacuna frente al coronavirus.

Después de que el Ministerio de Sanidad diera luz verde a su aplicación la pasada semana, la Conselleria de Sanidad ha empezado a citar ya a 10.000 personas que recibirán la dosis de refuerzo en la Comunidad. De momento esta vacuna irá para un grupo muy concreto de pacientes, los receptores de trasplante de órgano sólido, de trasplante de progenitores hematopoyéticos -para cánceres o enfermedades de la sangre- y personas en tratamiento con los denominados fármacos anti-CD20. Los expertos creen que poco a poco se irá abriendo el abanico a otros enfermos crónicos con dolencias graves y piden que también se vacune en las residencias de ancianos, donde viven personas muy vulnerables. Una petición que también ha hecho suya la Conselleria de Sanidad, que lo planteó al Gobierno en el último Consejo Interterritorial.

Los pacientes que este lunes han comenzado a recibir la tercera dosis de la vacuna frente al covid son personas que por sus enfermedades o por la medicación que toman para controlarlas tienen un sistema inmune más débil, por lo que las vacunas en ellos tienen menos efectividad, lo que les hace ser más vulnerables a contagiarse de covid de manera grave. El «vacunódromo» de Ciudad de la Luz ha sido este lunes uno de los primeros puntos de vacunación en los que se ha citado a estos pacientes. Los primeros 150 pasaron ayer por los antiguos estudios de cine para recibir la dosis de recuerdo. Como en el caso de Penélope Candela, todos respiraban algo más tranquilos. «Conforme está la situación es mucho mejor que nos vacunen porque la medicación que tomamos provoca que el efecto de las vacunas en nosotros no sea el mismo que en otras personas», explica Carlos Sánchez, de 57 años y trasplantado de corazón desde hace cinco. Ya con su tercera dosis puesta, asegura que no va a bajar la guardia pese a este refuerzo de inmunización. «Hemos tenido mucho cuidado hasta el momento. Si hasta llegué a salir con tres mascarillas del miedo que tenía al principio». Gracias a este cuidado, añade Sánchez, «nadie de la familia nos hemos contagiado».

Los expertos en Inmunología y Medicina Preventiva aplauden que los enfermos inmunodeprimidos tengan por fin una dosis de recuerdo para prevenir que contraigan el covid y creen que ésta se debería hacer extensiva más pronto que tarde a las residencias de ancianos, el primer lugar en el que comenzó la vacunación frente al covid a finales de diciembre. «Los ancianos de estos centros, en su mayoría, tienen edades muy avanzadas y enfermedades crónicas que les hacen ser más vulnerables», afirma Juan Francisco Navarro, presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva. Recuerda este profesional «el gran impacto» que un solo caso de coronavirus tiene en estos centros, como se ha puesto de manifiesto con los brotes y muertes que ha habido en esta quinta ola. «Lo que antes nos valía, con la variante delta ya no sirve porque tiene mucha más carga viral. Así que no tiene mucho sentido tener a la gente de las residencias sin vacunar».

Para el inmunólogo José Miguel Sempere tampoco estaría de más poner terceras dosis en residencias, «por tratarse de espacios muy vulnerables», aunque este profesional, profesor también en la Universidad de Alicante, cree que lo ideal sería hacer pruebas para medir la inmunidad de las personas y vacunar sólo a quienes estén en riesgo. Recuerda también que, al margen de vacunar, «es esencial que en estos espacios se mantengan las medidas de prevención, tanto en las visitas como en la relación entre los ancianos. Y sobre todo, no consentir que trabajadores no vacunados les atiendan».

Los ancianos de residencias recibieron la primera dosis al mismo tiempo que el personal sanitario. Sin embargo, los expertos consultados por este diario coinciden en señalar que, de momento, no es prioritario que médicos y enfermeros reciban una dosis de recuerdo. «Hasta que no se alcance el 90% de la población hay que seguir centrando los esfuerzos en intentar que se vacune todo el mundo», sostiene Juan Francisco Navarro, quien cree que esta tercera dosis en personal sanitario «es importante, porque necesitamos que el colectivo está fuerte» para sacar adelante todo el trabajo que la pandemia ha dejado aplazado. Para José Miguel Sempere, habría que hacer antes pruebas para medir la inmunidad y vacunar sólo a quien lo necesite.

Por último, el epidemiólogo José María López Lozano cree que de momento la tercera dosis al personal sanitario puede esperar «Hay que centrar los esfuerzos en vacunar en todos los países por dos motivos: por solidaridad y por propio egoísmo, ya que tener a miles de millones de personas sin vacunar puede hacer surgir cepas de mayor virulencia que obvien la inmunidad de las vacunas». Cree que con las residencias de ancianos sí se puede hacer una excepción «y vacunar siempre que sobren dosis».

A la espera de que se pronuncie el Ministerio de Sanidad

La Conselleria de Sanidad ha pedido formalmente al Ministerio de Sanidad que se administre una tercera dosis de la vacuna frente al coronavirus en las residencias de ancianos. La propuesta se hizo el pasado miércoles en el seno del Consejo Interterritorial de Salud, según confirmaron fuentes de la Conselleria de Sanidad. De esta manera, la Comunidad Valenciana se suma a otras autonomías que ya han pedido que se refuerce la inmunidad de los ancianos ingresados en estos centros. Tras hacer esta propuesta la conselleria «esté a la espera de las próximas reuniones de la comisión de salud pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud».

Compartir el artículo

stats