Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los padres piden estabilidad en las plantillas docentes antes de retirar la recuperación en ESO

Coinciden con los profesores en que los resultados actuales no son satisfactorios pero reclaman medidas efectivas para suprimir los exámenes

Alumnado de ESO en un instituto de la provincia. |

Alumnado de ESO en un instituto de la provincia. | PILAR CORTÉS

«La norma de suprimir los exámenes de recuperación en Secundaria parece buena y seguramente muy necesaria, pero se quedará en papel mojado si los estudiantes cambian de profesorado cada curso, como sucede en esta provincia y muy especialmente en centros de la Vega Baja». El presidente de la federación provincial de padres de alumnos, Fapa Enric Valor, Txomin Angós, pone el acento en la estabilidad del profesorado, asignatura pendiente en esta Comunidad.

Recalca que los actuales resultados no son nada satisfactorios, tal y como también subrayan los directores de instituto consultados al respecto, «porque el que repite se aburre y abandona», pero incide en que hay una recuperación pendiente entre la totalidad del alumnado a consecuencia de los tres meses que estuvieron cerrados los centros por la pandemia, sumada a la de los alumnos de ESO que solo fueron a clase días alternos.

«El que repite se aburre y abandona, pero estoy esperando la letra pequeña de la norma»

Txomin Angós - Presidente FAPA Enric Valor

decoration

«Esto es muy serio, va a costar años salir de esta pandemia a nivel educativo, y aunque repetir no sirva ni ahora ni hace 40 años, la letra pequeña de la normativa es lo que importa, las medidas complementarias, y esas hay que ir viéndolas», abunda Angós sin ánimo de criticar sino de utilizar «el sentido común».

Desde la confederación de padres, Covapa, su presidenta Sonia Terrero coincide en que la educación se está devaluando a marchas forzadas y que, en lugar de beneficiar al alumnado y legar a los informes Pisa por un adecuado aprendizaje, «se acaban subiendo datos sin valores añadidos a los estudios para ganarse el aprobado por méritos propios y no por un regalo».

Covapa se opone frontalmente a que se eliminen las recuperaciones de junio en Secundaria, lo considera una «vergüenza nacional». Terrero expone al igual que Angós que la educación es algo «muy serio» y que «no se puede jugar con estos temas», pero disiente desde el momento en que defiende que los exámenes se mantengan.

Valores

«Claro que debe haber exámenes de recuperación, nuestros hijos se lo merecen porque significa el impulso que se puede dar a quienes les cuesta más llegar al aprobado, esforzándose con unas materias y dejando otras para la recuperación, o porque hayan tenido problemas y deban recuperar», insiste.

«Sin exámenes se favorece la ley del mínimo esfuerzo, una sociedad de incultos y maleantes»

Sonia Terrero - Presidenta Confederación COVAPA

decoration

Apuesta porque no desaparezca la repesca en la ESO, pero sí sopesa que «debemos implicarnos todos en la sociedad porque la educación sea la mejor posible, para dar a nuestros hijos los mayores beneficios y enseñándoles los valores que son el esfuerzo, el trabajo y el aprobado que te has ganado con tus méritos».

Sumamente crítica, Terreno concluye que eliminando la recuperación se propicia «la ley del mínimo esfuerzo», que provocará «una sociedad de incultos y maleantes».

El profesorado considera mayoritariamente positivo, por contra, que la Conselleria de Educación apueste por suprimir los exámenes de junio porque aseguran desde los institutos que los resultados no han mejorado respecto a los que había cuando se recuperaba en septiembre, además de que examinar a los alumnos a los quince días de acabar el curso lo ven un sin sentido.

No obstante, mientras en centros con mayoría de alumnado con dificultades económicas y sociales son más proclives a la vuelta a los exámenes de septiembre, tal y como indican desde institutos ubicados en el área más deprimida de Alicante, o en el Instituto Cavanilles entre otros, el resto apuesta por reforzar los apoyos al alumnado frente a multiplicar exámenes que históricamente no dan el mejor resultado.

«En dos semanas de exámenes tras acabar el curso no caben milagros, era más lógico antes»

Rafael Herrero - Director Instituto Cavanilles

decoration

«Examinar del curso completo 15 días después de terminar no tiene mucho sentido. Creo que hay que establecer planes de refuerzo y apoyo para aquellos alumnos con mayores necesidades educativas, encaminados a que todo el alumnado progrese», apunta el director el Instituto Mare Nostrum de Alicante.

Recursos

Aunque admiten que son medidas que se están llevando a cabo, también insisten en que «hay que incrementar los recursos», para lograr su efectividad real. Tal y como perciben en centros de la zona de playas, habría que establecer algún procedimiento para reforzar al alumnado con dificultades porque los exámenes tradicionales no lo ven lo más adecuado pedagógicamente para ellos.

En el IES San Vicente también sopesan que la evaluación continua a que da paso la supresión de las recuperaciones «supone un cambio de planteamiento, pero resulta coherente», como valora el director, Joaquín Pastor.

Compartir el artículo

stats