Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro meses para retirar los 397 vestigios franquistas que aún perduran en la provincia

El catálogo elaborado por la Generalitat concluye que 38 municipios alicantinos no tienen simbología de la Guerra Civil y la Dictadura, frente a los 21 que sí tienen, sobre todo placas en casas VPO - Unas 80 localidades no colaboran con la conselleria

Imagen de la vidriera del Banco de España de Alicante, donde continúa luciendo simbología franquista. PILAR CORTÉS

Los municipios de la Comunidad dispondrán de cuatro meses para retirar los vestigios franquistas que aún perduran en la provincia de Alicante. En total son 397 símbolos de los 575 del conjunto de las tres provincias, con 104 en Valencia y 74 en Castellón. Así lo confirmó este jueves la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, durante la presentación del Catálogo de Vestigios de la Guerra Civil y la Dictadura, con el que «conseguir un territorio libre de vestigios que todavía perviven después de más de cuarenta años del fin de la dictadura franquista». Cuando finalice ese plazo, será la Generalitat la que actuará de oficio. Previamente a esos cuatro meses, habrá un mes de plazo para requerir a los ayuntamientos que aún no han colaborado para que respondan.

La iniciativa ha identificado «elementos contrarios a la memoria democrática o vestigios franquistas, tanto simbólicos como iconográficos y terminológicos que todavía subsisten en los espacios públicos del territorio valenciano, cumpliendo así con los dispuesto en la Ley de Memoria Histórica en la Comunidad».

El censo, elaborado por una Comisión Técnica de Coordinación adscrita a la Conselleria de Calidad Democrática, recoge los símbolos existentes actualmente en los municipios que han querido colaborar. Y es que, en la provincia de Alicante, 82 de las 141 localidades no han respondido, según el informe de la conselleria. Entre los municipios que guardan silencio se encuentran Albatera, Almoradí, Aspe, Benidorm, Calp, El Campello, Ibi, Mutxamel, Onil, Pego, Pilar de la Horadada, Sant Joan d’Alacant, Santa Pola, Torrevieja y Xixona.

La Cruz de los Caídos en el paseo Germanías, en Elche, que el Ayuntamiento debe retirar. | ANTONIO AMORÓS

La colaboración de casi sesenta municipios ha permitido confirmar los vestigios que aún quedan en la provincia. Entre ellos destacan la vidriera con simbología franquista (un águila de San Juan) en el Banco de España en Alicante, la medalla de oro a Francisco Franco en Altea, una lápida de exaltación franquista en el cementerio municipal de Dénia, la Cruz de los Caídos en la cabecera del Parque de la Concordia en Elda, calles a los caídos en la Guerra Civil del bando franquista en la barrio de Carrús de Elche, donde también permanecen -según el estudio- la Cruz de los Caídos en el paseo Germanías como homenaje a las víctimas del bando nacional, o la inscripción de gran tamaño pintada en sanguina de «Patria y Franco» en un colegio privado en Orihuela. Con todo, los principales vestigios que aún se conservan en la provincia son placas en viviendas de protección oficial (228), seguidas de calles (143), otras placas (trece), símbolos (siete) y, por último, honores (seis). Este catálogo, según la conselleria, es un registro «abierto y no definitivo», sometido «a continuas modificaciones en la medida en la que se sigan dando de alta nuevos elementos contrarios a la memoria democrática».

El objetivo de este inventario es disponer de un mapa valenciano de vestigios franquistas que «sirva de herramienta» a todas las administraciones públicas valencianas para desplegar las medidas necesarias que permitan su retirada, «porque son una ofensa a las víctimas y representan una agresión a los valores de convivencia democrática», según la consellera Pérez Garijo, de EU.

Subvención para impulsar que se quiten los elementos

La consellera de Calidad Democrática ha explicado que el departamento que dirige cuenta con una línea de subvención de 450.000 euros para la retirada de elementos contrarios a la memoria democrática. «A través de la cual estamos colaborando con los ayuntamientos en este trabajo», añadió la representante de EU en el Botànic. Desde la conselleria, dado que es un documento abierto, se ha habilitado un correo (calidaddemocratica@gva.es) para que se comuniquen más elementos existentes .

Compartir el artículo

stats