Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno promete 100 millones para impulsar las comunidades energéticas

Las ayudas buscan el desarrollo de proyectos ligados a las renovables, la eficiencia y la movilidad sostenible tal como se anunció en Crevillent

La ministra Teresa Ribera clausuró el acto y conoció las instalaciones de Crevillent. | ANTONIO AMORÓS

La infraestructura fotovoltaica de la pedanía crevillentina de El Realengo fue el escenario elegido este jueves por el Gobierno de España para anunciar la activación de 100 millones de euros en subvenciones para impulsar las comunidades energéticas, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia. El anuncio fue hecho público por la ministra Teresa Ribera, quien se desplazó a la localidad del Baix Vinalopó para clausurar el acto «Comunidades energéticas: participación ciudadana en la transición energética» tras su intervención en el Foro Alicante. Estas ayudas buscan el desarrollo de proyectos que estén ligados a las renovables, la eficiencia y la movilidad sostenible.

Las subvenciones se repartirán en tres programas de ayudas cuyo proceso de audiencia e información pública se abrirá de forma inminente y quieren servir para canalizar la participación ciudadana en la transición energética. «Cada día es más evidente que los ciudadanos y las pymes participan en el modelo energético como lo hacen en otros ámbitos de la sociedad», manifestó la también vicepresidenta del Gobierno.

Durante su comparencia, Ribera enfatizó la importancia de las comunidades energéticas locales: «Tienen muchas ventajas porque aportan energía y beneficios de proximidad. También rebajan los gastos energéticos de los socios y del ámbito municipal y, al estar cercanas al territorio, conocen sus puntos sensibles y las ventajas que pueden ofrecer, facilitando una buena relación con el entorno. Ahora podemos imaginar 1.200 pueblos con comunidades o 300.000 tejados solares».

En el Ministerio para la Transición Ecológica son plenamente conscientes de que estas comunidades permiten desarrollar proyectos impulsados por la población, las pymes, las cooperativas o las entidades locales. Las personas involucradas en estas comunidades son, a su vez, productoras y consumidoras de su propia energía limpia, lo que redunda en una mayor democratización del sistema energético y en un importante ahorro para el consumidor final. Por todos estos motivos, se considera que constituyen una figura clave en la transformación hacia un sistema energético, limpio, abierto y participativo.

El Gobierno promete 100 millones para impulsar las comunidades energéticas | ANTONIO AMORÓS

Tres programas

Los 100 millones anunciados este jueves en Crevillent se repartirán en tres programas de gestión centralizada: CE-Aprende, CE-Planifica y CE-Implementa. Estas líneas se complementarán con una red de Oficinas de Transformación Comunitaria, que coordinará el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Las oficinas se repartirán por todo el territorio español para acompañar y asesorar a las comunidades energéticas a lo largo de su cadena de desarrollo, facilitándoles el acceso a cada una de las tres líneas de ayudas.

El director general del IDAE, Joan Groizard, fue precisamente uno de los ponentes en el acto de la pedanía de El Realengo. «Para el Gobierno es una prioridad la participación ciudadana en el modelo energético. No se trata solo de pasar de las energías sucias y contaminantes a las renovables. También hay que cambiar quién está detrás del modelo. Apostamos por una descentralización en la que todo el mundo pueda generar su energía y compartirla con el vecino. No se trata solamente de ser un cliente y elegir entre una oferta y otra, se pueden hacer pequeñas inversiones con los ahorros particulares», manifestó Groizard.

Como anfitriona del acto ejerció la cooperativa eléctrica crevillentina Enercoop. Su director general, Joaquín Mas, también compartió su postura sobre este asunto. «Nuestro objetivo es generar energía eléctrica en espacios urbanos de forma colectiva y participativa. Prueba de ello es la marquesina fotovoltaica que hemos instalado en El Realengo junto al Ayuntamiento. Las comunidades pretenden guiar a los ciudadanos en el ámbito del consumo energético», declaró Mas.

Compartir el artículo

stats