Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las amistades peligrosas de un exjefe antidroga de la Policía

La Audiencia Nacional investiga a un inspector jefe y a dos agentes de Alicante y Dénia vinculados por Asuntos Internos con una red de narcos y blanqueo a la que se incautaron 4.000 kilos de «coca»

El presunto jefe de la red de narcotráfico y blanqueo, Juan Andrés C., saliendo de los juzgados de Alicante en 2019.

El presunto jefe de la red de narcotráfico y blanqueo, Juan Andrés C., saliendo de los juzgados de Alicante en 2019. ÁLEX DOMÍNGUEZ

Una investigación iniciada en un juzgado de Alicante y asumida luego por la Audiencia Nacional mantiene desde hace dos años a tres policías nacionales como imputados por delitos de blanqueo de capitales y tráfico de drogas. Asuntos Internos vincula a estos agentes con una de las mayores redes de narcos y blanqueo que era dirigida desde Alicante y actuaba en varias provincias. Fue desarticulada por el Grupo Especial de Respuesta contra el Crimen Organizado (GRECO) en septiembre de 2019 y le incautaron 4.000 kilos de cocaína. Bautizada como «operación Beautiful», se practicaron más de 80 detenciones en Alicante, Valencia, Madrid, Murcia y Galicia.

Las amistades peligrosas de un exjefe antidroga de la Policía

Las acusaciones de Asuntos Internos se dirigen especialmente contra Francisco Javier M., un inspector jefe que dirigió la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de Alicante durante casi una década. Le acusan de realizar labores de protección y auxilio a miembros de la organización, en concreto al presunto cabecilla de la red, el empresario alicantino Juan Andrés C.P., así como a otras tres personas que fueron detenidas en la misma operación y que cuentan con múltiples antecedentes por tráfico de drogas y otros delitos.

En un informe aportado por Asuntos Internos tras las detenciones, los agentes de esta unidad señalan que el origen de la corrupción policial proviene en muchos casos de «una malentendida ‘subcultura’ policial que tiende a maridar a confidentes o colaboradores con el dejar hacer».

Tanto el exjefe antidroga de la Policía de Alicante como un agente que trabajaba con él y un tercer policía, que estaba destinado en la Comisaría de Dénia, han negado desde el inicio las acusaciones de sus compañeros de Asuntos Internos, pero por el momento la Audiencia Nacional mantiene las acusaciones contra los tres y continúa instruyendo la macrocausa. De hecho, esta misma semana han prestado declaración en calidad de investigados varias personas y la cifra de imputados ronda las 80 personas.

Mientras que Francisco Javier M. ha defendido en sede judicial que con Juan Andrés C. sólo le une una amistad y que no ha actuado al margen de la legalidad, el informe de Asuntos Internos le vincula con la organización y recoge actuaciones que se frustraron por supuestas filtraciones de información. Así, se refieren a los preparativos de una importación de cocaína organizada presuntamente por Juan Andrés, quien mantuvo contactos con el inspector jefe y se detectó una filtración que frustró la operación.

Asuntos Internos incluye en su informe más de veinte reuniones que mantuvo el mando policial investigado con el presunto jefe de la red y destaca una que tuvieron en Alicante nada más llegar Juan Andrés C. de Madrid en julio de 2018, donde estuvo con otros detenidos de la operación, entre ellos el conocido en los medios de Colombia como «Pablo Escobar» de Suecia.

Juan Andrés C. regentaba un negocio de compraventa de coches de alta gama en Xàbia que el GRECO considera una tapadera para el blanqueo y, al margen de la investigación actual, está pendiente de ser juzgado en la Audiencia Provincial como acusado del mayor fraude fiscal con otro negocio de coches de lujo.

Consultas irregulares de datos en las bases de la Policía y favores para la obtención del DNI son otras presuntas anomalías que Asuntos Internos resalta de la relación entre Juan Andrés y Francisco Javier. Y no sólo con el presunto cabecilla. El empresario ilicitano Diego M., otro de los investigados en la causa y con numerosos antecedentes, también mantuvo contactos con el exjefe de UDYCO, hasta el punto de que el mismo día en que fue detenido por el GRECO utilizó el derecho a una llamada para marcar el número de Francisco Javier M. y comunicarle su arresto. El inspector jefe, que él mismo había detenido años atrás a Diego M., le dijo que «me vas a meter en un problema» y que no podía ayudarle.

Asuntos Internos señala que Diego M., en cuya empresa trabaja actualmente el exjefe antidroga tras ser suspendido de empleo y sueldo, recurría al mando policial cada vez que tenía un contratiempo, como si fuera un «asesor personal encargado de solucionar cualquier tipo de problema legal-policial» que pudiera surgirle. Asimismo, en una conversación llegó a afirmar que fue absuelto en una causa anterior gracias a la declaración de Francisco Javier. Este último extremo ha sido negado por la defensa del exjefe de UDYCO, José Manuel Alamán, quien ha aportado a la Audiencia Nacional la sentencia para demostrar que fue absuelto por falta de pruebas, así como documentación para acreditar todos los movimientos económicos cuestionados por Asuntos Internos.

Otro de los investigados que Asuntos Internos vincula con el exjefe antidroga es Sandro G.D., a quien registró oficialmente como colaborador policial. Otra unidad de la Comisaría Provincial le investigó junto a otros sospechosos y cuando les detuvieron y registraron su casa no hallaron droga, de ahí que se sospeche que Franscisco Javier le alertara previamente.

Otro viejo conocido de la Policía por su relación con el tráfico de drogas, Iván G. alias «el Conejo», también fue registrado por el inspector jefe como colaborador en 2013 y hasta su arresto en la «operación Beautiful» en 2019 solo fue detenido una vez.

La investigación también pone bajo sospecha un negocio de compraventa de vehículos todoterreno de segunda mano donde aparece la esposa de Francisco Javier como titular, pero que en realidad es él quien está al frente. Asuntos Internos sitúa a Juan Andrés en este negocio e implica a un policía de Dénia que tenía una taller donde eran restaurados para venderlos.

Por otro lado, Asuntos Internos sostiene que el exjefe antidroga y su mujer llevaban un alto nivel de vida que no concuerda con sus ingresos y afirma que hubo «un uso anormal de dinero en efectivo», que podría superar los 40.000 euros en 2019.

El informe también cuestiona los planes del exjefe antidroga y el otro policía de Alicante investigado para importar contenedores con chatarra desde Venezuela. En cuanto a este otro agente antidroga investigado, Asuntos Internos resalta que ofreció información sobre investigaciones a Francisco Javier tras dejar de ser jefe de Estupefacientes y cuestiona el trato con varios confidentes. Sin embargo, varios compañeros y jefes de la Policía han destacado en el juzgado su profesionalidad e importante labor en la lucha antidroga.

Compartir el artículo

stats