Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad tarda hasta seis meses en diagnosticar los casos de alzhéimer

El colapso de los centros de salud durante la pandemia retrasa la valoración de estos enfermos para derivarlos a la Atención Especializada u Las familias reclaman que se acelere el proceso como «factor clave» para combatir la patología

Usuarias de la Asociación de Alzheimer de Elda, Petrer y Comarca, en uno de los talleres. | ÁXEL ÁLVAREZ

Usuarias de la Asociación de Alzheimer de Elda, Petrer y Comarca, en uno de los talleres. | ÁXEL ÁLVAREZ

El Día Mundial del Alzheimer que se celebra este 21 de septiembre se presenta con un marcado carácter reivindicativo ante el retraso en el diagnóstico precoz para este tipo de enfermos por la pandemia del covid-19. Por término medio la demora en detectar esta patología neurodegenerativa ha alcanzado los seis meses en la Comunidad Valenciana. Son las estimaciones del Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana (CESM-CV) -también respaldadas por neurólogos de la provincia- partiendo de marzo de 2020 cuando estalló la crisis sanitaria. «El número de casos es difícilmente cuantificable pero es notorio», ha puntualizado el secretario general de la organización, Víctor Pedrera, mostrando su deseo de que las valoraciones se aceleren a medida que la situación de la pandemia siga mejorando.

Cabe recordar que durante las dos olas más agresivas de la pandemia -la primera y la tercera- todos los recursos de Atención Primaria se destinaron, en su práctica totalidad, en prestar atención a los contagiados de covid para evitar la propagación del virus. Los médicos de familia, que son los encargados de derivar los casos sospechosos de alzhéimer a los facultativos de Atención Especializada, se vieron completamente desbordados los cuatro primeros meses de la primera ola y otros dos meses durante la tercera ola. A esta circunstancia cabe añadir el efecto negativo que generaron las restricciones por la pandemia y el temor de las familias a exponer a las personas mayores en las consultas por tratarse de las más vulnerables frente al virus. Una combinación de factores que ha motivado una dilación en el diagnóstico de los casos de alzhéimer al igual que ha ocurrido con la detección de los diferentes tipos de cáncer y el seguimiento de las patologías crónicas.

Precisamente las principales reivindicaciones del Manifiesto del Día Mundial del Alzheimer 2021 de la Federación Valenciana de Asociaciones de Familiares y Personas con Alzheimer (FEVAFA) es la necesidad de un Plan Valenciano de Alzheimer y el diagnóstico precoz «como punto de partida y factor clave» en la lucha contra la enfermedad. La entidad reclama a los poderes públicos potenciar la investigación en marcadores para poder realizar un diagnóstico precoz, como el uso de biomarcadores en sangre; la aplicación de más tratamientos farmacológicos y no farmacológicos -éstos últimos son los que desarrollan profesionales especializados en las diferentes Asociaciones de Familiares de Alzheimer- así como recursos sociales y sociosanitarios en cantidad y calidad suficientes.

En esta ocasión el lema nacional elegido para el 21-S es «0 Omisiones, 0 Alzheimer» y el de la campaña autonómica «Mans per l’Alzheimer». En la provincia de Alicante son 19 las asociaciones integradas en FEVAFA con un total de 6.281 socios. En la actualidad disponen de 313 trabajadores que atienden en sus talleres a 1.499 usuarios y usuarias de cuyos cuidados diarios se hacen cargo 8.997 familiares.

Esta patología neurodegenerativa afecta a uno de cada cuatro hogares de España ya que la sufren más de 1,2 millones de españoles. Se estima que para 2050 terminen padeciendo alzhéimer 139 millones de personas en todo el mundo. Suele comenzar después de cumplirlos 60 años y el riesgo aumenta a medida que la persona envejece. Pero cada vez aparecen más casos por debajo de los 60 años. Ningún tratamiento se ha mostrado eficaz para combatir sus síntomas, que avanzan desde un deterioro cognitivo leve hasta su máxima gravedad. No obstante, algunos fármacos impiden que los síntomas empeoren durante un tiempo limitado. De ahí la importancia de seguir investigando.

Las asociaciones se convierten en un servicio esencial

Las Asociaciones de Alzheimer se han convertido en un servicio esencial para pacientes, cuidadores y la propia Administración. De hecho, cada vez son más los neurólogos que aconsejan a las familias que contacten con las AFA de su localidad o comarca para recibir apoyo psicológico y seguir sus terapias. Año tras año aumentan las peticiones de plaza en los talleres de estimulación cognitiva para los usuarios y de respiro para los familiares. En la AFA de Elda, Petrer y Comarca hay 70 plazas repartidas en dos turnos y la lista de espera es de otros 70 enfermos. Por eso su presidenta, Isabel Orovio, reclama más apoyo público. «La Ley de la Dependencia ha supuesto un alivio económico pero su tramitación es muy lenta y las ayudas se quedan cortas», indica solicitando más fondos para el servicio de ayuda a domicilio y los Centros de Día. La AFA de Elda cuenta con 300 socios y fue una de las primeras de la provincia en crearse. De hecho en 2022 cumplirá 25 años y en estos momentos su principal reivindicación es disponer de un local más amplio para atender a más usuarios.

Compartir el artículo

stats