Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gota fría descargó mil rayos en el mar en tan solo cinco horas

La ausencia del viento de levante evitó que las trombas se acercaran a las ciudades, donde también llovió pero sin causar daños importantes

Las tormentas que se formaron mar adentro pudieron verse, no obstante, desde el interior, como esta desde Sant Joan. EFE

El frente de tormentas que barrió la costa de la provincia entre la noche del lunes y la madrugada del martes descargó unos mil rayos, pero casi todos mar adentro por lo que la gota fría no causó, afortunadamente, los daños de otras ocasiones, ya que al no soplar viento de Levante, las trombas no llegaron a tocar la costa. Llover llovió, sobre todo en la Marina Alta, Baixa, Alcoy y la franja litoral de la Vega Baja. La Agencia Estatal de Meteorología mantiene para hoy la alerta amarilla por fuertes lluvias en el norte de la provincia de Alicante. Jorge Olcina, director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, reitera, no obstante, que «existe una gran inestabilidad en la atmósfera y el mar sigue muy caliente por lo que puede formarse una tormenta en cualquier momento pero el jueves ya disminuirá el riesgo». Los daños, leves, se registraron tras la tormenta (18 litros/m2) que sacudió Alcoy entre las cinco y las siete de la madrugada.

Nubes de tormenta en Sant Joan anoche Manuel Lorenzo (Efe)

Inundaciones puntuales en oficinas municipales y en la zona de consultas externas del Hospital, donde se suspendieron algunas pruebas. El «Argameddon» climático que se anunciaba anteanoche cuando arrancaron las tormentas que ha generado esta nueva formación de una gota fría sobre el Mediterráneo se quedó, afortunadamente, en nada gracias a que el epicentro de la fuertes trombas, acompañadas de su aparato eléctrico especular se desarrollaron mar adentro, a muchos kilómetros de la costa de la provincia. Si entre el relámpago y el trueno existe un espacio de tiempo de nueve segundos, significa que la tormenta está a una distancia de tres kilómetros, según los cálculos de Javier Vegas, del Tiempo.com. No obstante, el hecho de que las tormentas descargaran en el mar no significa que haya desaparecido el riesgo.

La tormenta eléctrica se ha podido observar desde varios puntos de Alicante

La DANA sigue en el Mediterráneo y hasta el jueves no desaparece. El rayo genera ondas explosivas que se propagan a través del aire, y se escuchan como ese típico y fuerte chasquido desgarrador inicial. Cuando pasan unos cuantos segundos entre la descarga eléctrica y el sonido, se oyen ruidos sordos y de baja frecuencia que llegan al espectador, esta vez sí, a la velocidad del sonido pues la onda explosiva inicial ha sido absorbida en la atmósfera. El sonido del rayo viaja inicialmente a velocidades supersónicas y a medida que la onda explosiva va desapareciendo, comienza la transmisión del sonido a 340 metros por segundo, lo cual representa aproximadamente una distancia de un kilómetro cada tres segundos entre el relámpago y el trueno. Por otro lado, el verano se despide con una temperatura del agua del Mediterráneo «tropical» ya que en algunos puntos alcanza, incluso, los 28 grados centígrados y la alta temperatura del mar es el aspecto atmosférico «más preocupante» del verano que ahora termina.

Compartir el artículo

stats