Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat advierte de que 50.000 personas viven en zonas que se inundarán entre 2050 y 2100

La Conselleria para la Transición Ecológica presenta un visor donde se avanzan escenarios hasta fin de siglo provocados por la crisis climática

La Conselleria de Transición Ecológica tiene cartografiada toda la Comunidad. | INFORMACIÓN

La Conselleria de Transición Ecológica tiene cartografiada toda la Comunidad. | INFORMACIÓN

La Conselleria de Emergencia Climática y Transición Ecológica presentó este martes una herramienta visual que avanza el posible comportamiento de la franja litoral de la Comunidad Valenciana, a través de escenarios predictivos en 2050 y 2100 en función de las emisiones de gases de efecto invernadero. El objetivo del visor es impulsar a las administraciones con competencias sobre la costa a «adoptar medidas y estrategias valientes que minimizan los efectos del cambio climático sobre el medio natural y la seguridad de las personas», subrayó la consellera Mireia Mollà.

El nuevo instrumento de consulta abierta, que se ha presentado a los alcaldes de la Comunidad Valenciana, se agrupa en torno a tres bloques de Peligrosidad, Riesgos e Impacto que muestran los futuros escenarios de inundabilidad y regresión de la costa.

El visor, que se ha realizado en base a los parámetros utilizados por el panel de expertos de la ONU del cambio climático aplicados a la costa, lanza ya resultados preliminares de inestabilidad agravada por los fenómenos meteorológicos extremos que cada vez son más recurrentes y virulentos.

Los resultados del visor subrayan la comarca de la Marina Alta, en Alicante, o el norte de la provincia de Castellón como puntos de presión climática, y afirman que en todos los escenarios de predicción la cota de inundación afecta, al menos, al 1% de la población de la Comunidad Valenciana, 50.000 personas.

Mireia Mollà incidió en que mantener algunos diseños es «insostenible» y que el avance de la crisis climática «obliga a hacer un ejercicio duro para abandonar proyectos del hoy, o programados o futuribles».

El cambio climático provoca un aumento de la virulencia de los temporales sobre la primera línea de la costa. | TONY SEVILLA F.J.BENITO

Mollà apeló, además, a la responsabilidad de la actividad humana en la emergencia climática que debe acompañarse ahora con «la capacidad conjunta de revertir la situación de cambio climático para una mayor acción colectiva».

La responsable de Transición Ecológica en el Consell remarcó que actuar en adaptación y mitigación del cambio climático es garantizar la actividad económica, la protección medioambiental, el bienestar social y la seguridad. La consellera lanzó en su intervención un mensaje para los ayuntamientos de los municipios costeros: «Es una herramienta imprescindible y queremos con nuestras estrategias y competencias ayudarles en este camino».

«El mejor indicador de que la modelización funciona es que ya se están cumpliendo los efectos que pronostica», afirmó la consellera, quien ha citado, como ejemplo, la tendencia erosiva en las playas del centro de la provincia de Valencia, donde las playas de El Saler y Pinedo ya presentan un retroceso de entre 30 y 60 metros en la última década. Expertos como Jorge Olcina, apelan a revisar, incluso, la Ley de Costas para adaptarla a la nueva realidad, aunque tampoco se espera que el aumento del nivel del mar acabe, por ejemplo, con la isla de Tabarca o la primera línea del mar en Benidorm.

Compartir el artículo

stats