Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hidraqua digitaliza los terrenos para prevenir las inundaciones ante una gota fría

La compañía trabaja en el desarrollo de planes directores en los municipiosque permitan hacer frente a episodios de lluvia intensa

Un técnico de Hidraqua revisa domentación cartográfica

Trabajar para afrontar los episodios de lluvia intensos, cada vez más frecuentes en el Mediterráneo a consecuencia de la crisis climática, es una de las líneas de gestión por la que Hidraqua más ha apostado en los últimos años. Así, la compañía trabaja para ofrecer soluciones innovadoras y adaptadas a cada municipio que permitan minimizar el impacto que las fuertes lluvias provocan en los núcleos urbanos. Estas soluciones van desde actuaciones en las instalaciones vinculadas al ciclo integral del agua, el diseño y ejecución de nuevas infraestructuras, y el desarrollo de soluciones que permitan anticiparse a estos fenómenos meteorológicos extremos. Ejemplo de estas soluciones es Dinapsis for Water Resources diseñada a raíz de las principales necesidades que se detectaron durante la DANA sufrida en la Vega Baja de Alicante en septiembre de 2019.

Con esta solución se consigue, entre otras acciones, analizar mediante simulaciones la capacidad de las principales infraestructuras existentes para mitigar los efectos de las inundaciones y evaluar medidas alternativas para mejorar la resiliencia de la zona. Dinapsis for Water Resources es una herramienta compuesta por un sistema que analiza la resiliencia de las infraestructuras críticas de protección contra inundaciones y por otro de alerta temprana que ayudan en la coordinación de los servicios de emergencia. Además, incorpora una plataforma de información que recopila, homogeneiza y estructura los datos relacionados con el agua en el territorio. Esta solución, diseñada por el grupo empresarial de Hidraqua, ya ha sido utilizada de la mano de la Diputación Provincial de Alicante en aquellos municipios más afectados por la DANA; y permite su implantación en cualquier otra localidad que esté interesada en disponer de esta valiosa información de forma anticipada.

Así, Dinapsis for Water Resources ofrece análisis de resiliencia que incorpora a través de modelos digitales del terreno, registros históricos pluviométricos y modelos hidrodinámicos bidimensionales para para predecir la localización y el momento de la riada en que se producirán los daños por inundaciones en diversos escenarios hipotéticos, como la rotura de una infraestructura o una acumulación de sólidos en un cauce.

El sistema de alerta temprana que ofrece esta solución, por su parte, utiliza modelos atmosféricos y fuentes de datos, como el radar meteorológico, para tomar la delantera a los aguaceros. De este modo, permite avisar con antelación a los servicios de coordinación de emergencias para proteger a la población.

Por último, el sistema de información recopila de forma automática los datos públicos del agua en el territorio, los integra y ofrece visualizaciones interactivas que ayudan a comprender de forma sencilla la complejidad de la disponibilidad y uso de recursos. También ayuda a enfrentarse con fenómenos con una mayor inercia temporal pero efectos también demoledores, como la escasez y la sequía.

Valoradas en dos de euros, las obras ejecutadas por el Ayuntamiento de Finestrat e Hidraqua en el barranco de la Cala consiguieron frenar las inundaciones en la zona en episodios de lluvia intensos, y acabar con los desgraciados episodios acaecidos por las lluvias de años anteriores como los sufridos en octubre de 2011 y diciembre de 2016, que provocaron el fallecimiento de tres personas, además de los cuantiosos daños materiales en bajos comerciales y mobiliario urbano.

Las actuaciones llevadas a cabo estaban divididas en tres fases: una primera centrada en el tramo de 500 metros del barranco comprendido entre el puente de la avenida Finestrat hasta unos 250 metros antes de su confluencia con la avenida de la Marina Baixa. En esa área se acondicionó el lecho del cauce del barranco con el objetivo de incrementar su rugosidad y así reducir la velocidad del agua.

Los trabajos de la fase 2 y 3 se ejecutaron de manera simultánea. En la fase 2 se acondicionó la transición de caudales desde un canal abierto en superficie hasta un tramo de canalización subterránea. Y, finalmente, un último tramo de canalización subterráneo, de 200 metros de longitud, destinado a desviar el caudal de avenida hacia la playa por debajo del paseo, en la avenida Marina Baixa.

A esta instalación, se unen otras actuaciones como el Parque Inundable la Marjal, ubicado en la playa de San Juan de Alicante, que puso en marcha la empresa participada por Hidraqua, Aguas de Alicante, de la mano del Ayuntamiento de la ciudad. O, por ejemplo, la infraestructura de Drenaje Sostenible situada en la calle 133 de Paterna, donde Hidraqua también opera bajo un modelo de empresa mixta de la mano del Ayuntamiento de Paterna.

Asimismo, en los últimos meses, Hidraqua está trabajando en el desarrollo de planes directores en los municipios de la Vega Baja que permitan hacer frente a episodios de lluvia intensos. Entre otras actuaciones, estos proyectos contemplan la puesta en marcha de nuevas infraestructuras integradas en la ciudad para el almacenamiento de agua de lluvia y la construcción de redes separativas de alcantarillado y pluviales, de tal forma que se consiga aumentar la capacidad de drenaje ante episodios de lluvia.

Compartir el artículo

stats