Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís y Vox dan aire al bipartito con el Plan de Residuos

La propuesta del gobierno local, que será base para el próximo contrato de recogida de basura, se someterá a la votación inicial del Pleno el próximo jueves

Uno de los escasos contenedores marrones que existen a día de hoy en Alicante PILAR CORTÉS

Vía libre a la aprobación inicial del Plan Local de Residuos de Alicante. La comisión de Servicios del Ayuntamiento de Alicante ha dado luz verde al documento, que la próxima semana se tendrá que someter al Pleno, con el respaldo de los socios del bipartito, PP (9) y Ciudadanos (5), junto a la abstención de Compromís (2) y Vox (2), frente al rechazo del PSOE (9) y Unidas Podemos (2). En la sesión también se han rechazado las enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos municipales del PSOE y Unidas Podemos, admitiéndose más de una veintena de enmiendas parciales presentadas por Compromís, Vox y el grupo socialista.

Previamente a la reunión de este viernes se supo que el bipartito de Alicante, de PP y Ciudadanos, había aceptado cuatro de cada diez enmiendas parciales presentadas al Plan Local de Gestión de Residuos, que será la base del pliego de condiciones del contrato de recogida de residuos urbanos de la ciudad de Alicante. Los dos grupos municipales que habían conseguido incluir más propuestas en el documento que saldrá a exposición pública, tras su aprobación plenaria, eran Compromís, con un pleno (ocho de ocho, entre las iniciativas aprobadas y las propuestas como transaccionales), y Vox (con cuatro de las cinco propuestas). Peor parados habían salido los otros dos grupos de la oposición, que además fueron los únicos en presentar enmiendas a la totalidad del proyecto impulsado por el ejecutivo local. En el informe técnico de la Concejalía de Limpieza y Recogida de Residuos, que encabeza el popular Manuel Villar, se rechaza la enmienda a la totalidad de Unidas Podemos, así como la de los socialistas, que a su vez también registraron 45 propuestas parciales. De éstas, la concejalía ha rechazado de raíz la mayoría (33). Hoy se ha confirmado durante la comisión plenaria.

Entre las propuestas aceptadas, que se incluyen en el documento figuran las propuestas para implantar experiencias piloto de recogida puerta a puerta en zonas residenciales. «La implantación del sistema de recogida puerta a puerta se ha analizado en el Plan, resultando en principio más adecuado optar, con carácter general, por otros sistemas. Pero parece razonable realizar experiencias piloto en zonas concretas, como las analizadas en teoría en el Plan, para comprobar si las tesis defendidas son acertadas o no y sacar conclusiones para el futuro», señalaba el informe técnico, donde también se daba vía libre a implantar «medidas para reducir el uso de las botellas de plástico de agua embotellada de un solo uso» y al sistema de apertura y cierre también en los contenedores grises (de resto). «Está previsto implantarlo si fuera económicamente viable, que se podría conseguir si redundara en la posibilidad de reducir la frecuencia de la recogida de dicha fracción al menos uno o dos días a la semana en algún periodo del año», agregaba. También se incluyen campañas específicas de concienciación vecinal, incidiendo en las toallitas higiénicas. Además, se incluyen medidas para evitar la proliferación de colchones en el entorno de los contenedores.

Valoraciones

El concejal de Medio Ambiente, Manuel Villar ha resaltado “la mejora que ha experimentado la limpieza viaria y la recogida de residuos en la ciudad con los cambios introducidos en los últimos dos años para que Alicante muestre su mejor imagen, tal y como ha puesto de manifiesto la última encuesta del Observatorio de Servicios Urbanos (OSUR) donde se pone de manifiesto que los alicantinos han pasado de valorar positivamente la limpieza de un 22 por ciento en 2019 a un 64 por ciento en 2021”.

Villar ha explicado al respecto que “una vez aprobado inicialmente el Plan de Residuos de Alicante y se llevarán de forma paralela a aprobación en Junta de Gobierno los pliegos para iniciar el expediente de licitación de la nueva contrata”. “De forma paralela, se culminará la tramitación del proyecto de gestión de la planta de residuos a nivel autonómico, para intentar que esté aprobado a principios del año próximo y poder sacar a continuación la licitación de la segunda contrata que afecta a la gestión de la planta y el vertedero”, ha añadido el edil.

Por su parte, el portavoz de Compromís, Natxo Bellido, ha justificado la abstención de su grupo: "El Plan Local de gestión de Residuos tiene que ser nuestra hoja de ruta para transformar de una manera radical nuestra manera de tratar y gestionar los residuos. Gracias a Compromís y nuestras enmiendas hemos abierto la puerta a mejoras, como la recogida puerta a puerta en determinados barrios de la ciudad, la fiscalidad verde y ambiental, quien contamina paga y quién hace las cosas bien tiene beneficios, informatizar, modernizar y cerrar los contenedores. Vamos a pedir mayores compromisos para que nuestro voto no sea únicamente no bloquear este plan. Pero para eso el PP, del que nos fiamos poco en este tema, debe poner encima de la mesa compromisos más claros y concretos".

En el "no" se han posicionado por ahora el PSOE y Unidas Podemos. El concejal socialista Raúl Ruiz ha asegurado que "Alicante no puede aceptar un Plan de Residuos que sólo agravará sus problemas". "En estos tres años Barcala ha dejando los barrios sin árboles para inundarlos ahora con contenedores de basura desbordados, eso no es ninguna solución, es una agresión a la imagen Alicante. Si no han sabido impedir el desborde en las calzadas de los contenedores que ahora gestionan, no podemos esperar que incrementándolos en miles vayan a conseguir otra cosa que instalar en nuestra ciudad más puntos críticos de suciedad y más quejas de vecinos y vecinas", señala el socialista, quien considera que "el alcalde debe abandonar su obsesión con los contenedores y olvidarse de experimentos de juguete con otros sistemas". "Debemos apostar de forma valiente por una implantación real del puerta a puerta en zonas completas y por la implantación de la recogida neumática allí donde sea posible. Sólo así conseguiremos mejorar la selección de nuestros residuos y la imagen de Alicante", ha finalizado. El grupo socialista ha podido consensuar, según han señalado, "la incorporación al Plan de medidas para reducir la aparición de colchones en la calle; el refuerzo del servicio en fechas especiales para el comercio como San Valentín o Black Friday; o la incorporación de los siete educadores ambientales previstos para Alicante. Sin embargo, este sigue sin ser el Plan de Residuos que queremos los socialistas para Alicante".

Por su parte, la concejala de Unidas Podemos Vanessa Romero ha criticado la propuesta del bipartito: "Este plan de residuos es insuficiente para alcanzar los objetivos de reciclaje que manda la Unión Europea, cosa que además, abiertamente se reconoce en el documento fijándose objetivos por debajo de lo que establece la directiva europea. Hemos afeado al bipartito que hayan licitado dos mil contenedores antes de haber aprobado formalmente el plan y sobre todo, la desinformación, ya que no van a ser contenedores con sistemas de identificación de usuarios, sino contenedores aptos para instalar sistemas de identificación de usuarios, es decir, que vienen sin ese sistema anunciado", ha añadido la edil, para quien "el plan de residuos se queda corto para la transformación ecológica que necesita Alicante y nos parece que va más encaminado a allanar el camino a posibles aspirantes a la contrata que a defender el interés común de Alicante".

Plan de Residuos de Alicante

El Plan de Residuos de Alicante se sustenta en cuatro grandes ejes: fomentar la conciencia cívica, reducir la producción de residuos, mejorar la selección en domicilio y hacer más eficiente la recogida selectiva. Para ello contempla, la implantación de cerca de cuatro mil nuevos contenedores de selectiva (orgánica -marrones-, envases -amarillos-, cartón -azules- y verdes -vidrio-), al tiempo que se reducirán los grises de resto, se establecerá una organización más eficiente en islas de recogida selectiva, se aumentará en tres el número de ecoparques con sus ecopuntos móviles y ecopuntos de proximidad para fomentar esta recogida selectiva y de otros residuos como puedan ser los aceites domésticos, entre otros.

También contempla fomentar la recogida ‘puerta a puerta’ para cartón en zonas comerciales, en los mercadillos, los residuos voluminosos como los enseres y, de forma particular, con sistemas de cooperación a través del canal Horeca para los envases de la hostelería con Ecoembes o el vidrio con Ecovidrio, entre otras alternativas o pruebas piloto que puedan desarrollarse, según el bipartito, que añade que el nuevo plan amplía la recogida de poda en zonas rurales y el desarrollo del compostaje colectivo a través de la extensión a todos los barrios del quinto contenedor para la recogida de los residuos orgánicos, que permitan producir un compost de alta calidad en la planta de tratamiento (Cetra), y del compostaje comunitario en zonas diseminadas en pedanías.

Otro de los aspectos contemplados es la recogida de residuos para la Isla de Tabarca con un tratamiento similar al de cualquier otro barrio de la ciudad, así como la ampliación del número de papeleras de las 7.891 actuales a 9.231 señalizadas para alcanzar la ratio de 27 papeleras por cada 1.000 habitantes. Uno de los asuntos más importantes del Plan Local de Residuos de Alicante se centra en el fomentar la concienciación cívica, para lo que se ha preparado una Guía de Gestión Doméstica de los Residuos, la realización de campañas específicas de concienciación, la habilitación de educadores ambientales en los ecopuntos móviles o el fomento de mercadillos de enseres o rastros para fomentar la reutilización, entre más de un centenar de medidas.

La producción de residuos en Alicante en la actualidad alcanza las 194.355 toneladas año, más de media tonelada por habitante y año, y la previsión es superar las 200.000 toneladas año a 20 años vista. En este, sentido el Plan establece unos objetivos de tratamiento en cada fracción de la selectiva, como en la orgánica que debería alcanzar el 47,38% en 2022 para llegar al 60% en 2028, lo que representaría un aumento del 938% respecto al potencial de recogida que establece el documento. Para conseguir llegar a estas cifras se ha previsto pasar de 88 a 2.056 contenedores de orgánica en 2022, de 1.334 a 1.654 de vidrio, de 1.045 a 2.000 de envases, de 875 a 1.971 de cartón, al tiempo que se reduciría el gris de la fracción resto en 650 contenedores en 2024 para pasar de 3.423 a 2.773 dispositivos.

Cronograma

El Plan Local de Gestión de Residuos contempla en su hoja de ruta su aprobación durante este 2021, junto al proyecto de gestión de ecoparques, que implica la construcción de tres nuevos en el perímetro de la ciudad, la licitación del nuevo contrato de limpieza urbana y recogida de residuos domésticos, el inicio de la recogida selectiva de materia orgánica en 2022 con la implantación de nuevos contenedores por toda la ciudad, la puesta en marcha de los tres nuevos ecoparques, la implantación de 3.689 nuevos contenedores y el inicio de las obras de modernización de la planta de tratamiento.

En 2023, el objetivo establecido es alcanzar el 50% de la recogida selectiva de residuos orgánicos y la reducción de los contenedores grises y la finalización de la ampliación del Cetra con las nuevas líneas de tratamiento de orgánica para la producción de compost. En 2024 se ha fijado el objetivo de alcanzar el 100% de la recogida separada de los residuos orgánicos del municipio.

Con esta previsión, se prevé aumentar del 2021 al 2035 del 30 al 60% la recogida selectiva y reducir la fracción resto del 70 al 40%, minimizando el depósito en el vertedero de residuos y, por lo tanto, aumentando su periodo de vida útil. 

Compartir el artículo

stats