La provincia de Alicante va a disfrutar de un fin de semana primaveral con máximas, incluso de 29 grados. Este sábado habrá, sin embargo, aún, cierta inestabilidad, pero el domigo será soleado y caluroso, en un avence de lo que va ser el otoño en Alicante.

El verano se ha despedido con una temperatura del agua del Mediterráneo "tropical" ya que en algunos puntos alcanza, incluso, los 28 grados centígrados y la alta temperatura del mar es el aspecto atmosférico "más preocupante" del verano que ahora termina.

Según el climatólogo Jorge Olcina, ese calor que en los últimos años se sigue acumulando en el agua frente a las costas del sureste peninsular explica la cada vez mayor abundancia de noches tropicales en esta época y el riesgo de que en cualquier situación de inestabilidad se formen tormentas fuertes que descarguen lluvias torrenciales.

El verano ha sido "muy diverso" desde el punto de vista atmosférico ya que julio resultó más fresco de lo que vaticinaban los pronósticos y agosto fue más caluroso de lo previsto, especialmente durante la tercera semana.

De septiembre, Olcina destaa el referido calor durante las horas nocturnas en la franja costera, donde a causa de lo cálido del mar prácticamente no se ha bajado de 20 grados centígrados de mínima con un alto grado de humedad, lo que aumenta la sensación de calor.

Según el balance de la Aemet, El verano 2021 (trimestre junio-julio-agosto) ha resultado muy cálido y húmedo en la Comunitat Valenciana. La temperatura media ha sido 23.5 ºC que es 0.5 ºC más alta que la del promedio normal (23.0 ºC) y la precipitación acumulada ha sido 88.6 l/m², que es un 45 % superior a la de la climatología de referencia.

A pesar del carácter muy cálido, ha sido el verano menos cálido de los últimos 5 años. Se ha producido una gran alternancia entre breves picos muy cálidos con otros periodos frescos, que quizás haya dado lugar a la sensación de un verano no excesivamente cálido debido a la ausencia de un largo periodo de calor persistente. Sólo hubo cierta estabilidad en las temperaturas altas durante la ola de calor de los días 12 al 15 de agosto y, fuera del trimestre veraniego, entre los días 3 y 18 de septiembre.

Durante el verano se activó dos veces el aviso rojo por temperaturas altas. La primera fue el 12 de julio, y la segunda durante la ola de calor del 12 al 15 de agosto, que fue el episodio cálido más significativo del verano.

En el promedio del territorio, la temperatura media y máxima del día 15 de agosto es la más alta desde al menos 1950 en la Comunitat Valenciana, y entre los veinte valores más altos, tres corresponden a la ola de calor de agosto de 2021.

Hubo varios episodios de precipitaciones destacados durante el verano, como la granizada que afectó a la ciudad de Castelló de la Plana, norte de Vila-real, Almassora el 31 de julio, o las precipitaciones torrenciales de Benicàssim y Sagunt de los días 29 y 30 de agosto y, en septiembre, fuera del trimestre veraniego, continuaron los chubascos y tormentas afectando a zonas del litoral y prelitoral de Castellón, Valencia y norte de Alicante, destacando las precipitaciones torrenciales del norte de Vinaròs el día 1 por la mañana, las del norte de la provincia de Valencia el mismo día 1 por la noche, y varios episodios de torrencialidad a partir del 20 de septiembre que han afectado al sur de Valencia y norte de Alicante.

Año hidrológico

A falta de una semana para concluir el año hidrológico 2020-2021 que comenzó el 1 de octubre de 2020, éste está teniendo un carácter húmedo en la Comunitat Valenciana, con una precipitación media que es un 12 % superior a la del promedio climático del periodo 1981-2010.

A 23 de septiembre, un 86 % del territorio presenta superávit pluviométrico en el actual año hidrológico. La zona de mayor superávit se encuentra en la Ribera Baixa, sobre todo a causa de las lluvias torrenciales de los temporales de noviembre de 2020, mientras que hay déficit pluviométrico en los últimos 12 meses en comarcas del norte de Alicante, sobre todo en la Marina Alta y Baixa.