Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanción de 720 euros al día a la empresa por el retraso en la reforma de la Explanada

El Ayuntamiento fijará la multa por el incumplimiento desde el último plazo una vez recepcione la obra que empezó hace un año

El paseo de la Explanada, con el carril bici sin señalizar, en una imagen de este lunes. Al lado, estado en que se encontraba la obra el 30 de agosto en plena temporada alta turística. | PILAR CORTÉS

La empresa que ha ejecutado la remodelación de la Explanada en el tramo lateral del paseo entre Canalejas y la calle Bilbao será sancionada a razón de 720 euros por cada día de retraso de esta obra que tendría que haber finalizado inicialmente en Semana Santa. El bipartito prevé aprobar esta imposición de penalizaciones en la Junta de Gobierno de hoy, que se circunscribirá al incumplimiento desde el último plazo aprobado por el ejecutivo hasta la finalización oficial, según el decreto del equipo de gobierno.

El plazo máximo de ejecución para el citado proyecto de reurbanización finalizó el 28 de agosto (después de cuatro prórrogas), fecha en la que la empresa adjudicataria, Compañía General de Construcción Abaldo, encaraba la recta final con trabajos en el extremo más próximo a la Rambla.

El montante total se conocerá cuando el Ayuntamiento recepcione unas obras que han mantenido patas arriba al paseo más emblemático de Alicante durante la temporada alta con una imagen penosa para el turismo y un aluvión de críticas de los hosteleros. De hecho, en la segunda quincena de agosto las obras iban al ralentí, con solo dos trabajadores en una actuación sobre unos 700 metros que debía haber finalizado el pasado abril. Los establecimientos del paseo aún no han recibido comunicación oficial alguna de que las obras están terminadas. «Están con detallitos, y el carril bici sigue sin señalizar», explicaron ayer.

El proyecto empezó tras el puente del 9 d’Octubre y el Pilar del año 2020 con un plazo de ejecución inicial de seis meses, que se prolongó dos meses tras los primeros retrasos, por lo que en un principio tenía que estar finiquitada para Semana Santa. El Ayuntamiento se comprometió a ello con los hosteleros, para que pudieran instalar sus veladores y aliviar su situación económica después de verse obligados a enlazar el cierre de negocios primero por la pandemia y después por la reforma.

El alcalde, Luis Barcala, dijo que el 15 de junio los negocios podrían trabajar, ya que la zona estaría pavimentada para instalar las mesas y sillas, pero solo pudo hacerse en un tramo. El equipo de gobierno bipartito incrementó de dos a cinco las cuadrillas de trabajadores ante el retraso del proyecto, y el enfurecimiento de los hosteleros, y dio como nueva fecha el 15 de julio, que tampoco se cumplió. Urbanismo aseguró entonces que las obras de la Explanada acabarían a finales de ese mes o primeros de agosto, ante la desconfianza de los empresarios sobre los plazos y las quejas por la precariedad de trabajar entre polvo y ruido. Tampoco se cumplió. Por entonces, al estar terminada la instalación del pavimento en el paseo principal y en las calles transversales, los restaurantes ya pudieron instalar sus veladores, sobre todo los más próximos a Canalejas, y el tránsito peatonal era posible. El área de Urbanismo ha atribuido la incidencia a un retraso en los trabajos de renovación de las conducciones subterráneas que se ejecutaron en la primera parte del proyecto, que después se ha eternizado en los meses posteriores. El edil Adrián Santos Pérez, de Ciudadanos, ha insistido en varias ocasiones en que la reforma de esta zona, que ha costado 1,5 millones, es muy compleja y que el subsuelo se encontraba además en muy mal estado.

Sanción de 720 euros al día a la empresa por el retraso en la reforma de la Explanada

Compartir el artículo

stats