Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca el reparto de ordenadores en los centros para informatizar todas las aulas

Los institutos empiezan a recibir los primeros portátiles prometidos por Educación - Los expertos los consideran básicos para la enseñanza - Hasta alcanzar el objetivo de una computadora por estudiante, los aparatos se trasladarán en carritos entre los alumnos

Portátiles en cajas recién recepcionados en uno de los institutos de la provincia. | RAFA ARJONES

Un alumno, un ordenador. Es el objetivo último de la Conselleria de Educación que plantea revolucionar la enseñanza con la extensión generalizada de la digitalización de la enseñanza a partir de este curso.

Los primeros ordenadores entre los 50.000 comprometidos por el departamento que lidera el conseller Vicent Marzà han empezado a llegar a institutos de la provincia, que esperan distribuir los portátiles entre el alumnado en cuanto concluya la compra de carritos por parte de los propios centros, también portátiles y con cargadores incorporados, para que cualquier alumno en un momento dado pueda disponer de ellos.

El reparto de los portátiles por Educación busca precisamente erradicar las tradicionales aulas de Informática para llevar los ordenadores a todas las aulas, como explicó el secretario autonómico y número dos de la conselleria, Miguel Soler, entre los principales retos de este curso.

Desde la Universidad de Alicante, la catedrática Rosabel Roig Vila, doctora en Pedagogía y especialista en Tecnología Educativa del área de Didáctica y Organización Escolar, subraya que el uso del ordenador en la enseñanza como una «cuestión básica». «El ordenador es una fuente de información y de comunicación muy valiosa y uniendo ambas cosas sale el aprendizaje», destaca.

Añade esta experta, pionera en la incorporación de las tecnologías en la enseñanza, que para diversificar desde la enseñanza tradicional es fundamental ayudarse del ordenador. Explica que de entrada favorece múltiples tareas y actividades que permiten comunicarse con cualquier otro centro en el mundo, con el que organizar proyectos colaborativos que amplían exponencialmente el conocimiento.

Por descontado subraya que la formación del profesorado para llevar a cabo esta revolución digital en las aulas resulta fundamental, tanto como que desde la Administración educativa convoquen y reconozcan con incentivos económicos los proyectos de innovación «porque sin este tipo de acciones el objetivo está condenado al fracaso. Hay que contar además con un mantenimiento adecuado para que no acaben desplazados como un mueble», advierte.

La informatización permitirá por ejemplo realizar mini congresos virtuales con alumnos y docentes con los mismos intereses en cualquier otro país, lo que, tal como asegura Roig, aporta calidad a la educación. Estas posibilidades de comunicación enlazan con el hecho de que el ordenador es la fuente que más información acumula hasta ahora en toda la historia. «Si llegan al aula, aprovechémoslos; es un recurso que puede ayudar mucho al aprendizaje», concluye.

Desde la conselleria corroboran que los portátiles «se integrarán en el parque informático de los centros educativos para trabajar en el día a día», y que en el caso extremo de que se produzca un confinamiento «se prestarán a los alumnos que no tienen acceso a internet en sus domicilios, para que los reintegren después al centro».

Con los equipos portátiles los estudiantes podrán «trabajar con las TIC -Tecnologías de la información y la comunicación- desde el aula ordinaria «para lo que también estamos mejorando y ampliando la conectividad wifi de los centros educativos», destacan desde el departamento del conseller Marzà.

Y de cara al curso próximo está previsto dotar a los centros de «aulas digitales interactivas. Los paneles interactivos son la pieza básica para la docencia digital en el aula. Estamos trabajando en ampliar los canales de comunicación en estos proyectos TIC. Las iniciativas de digitalización se van a incrementar notablemente los próximos meses», afirma Miguel Soler.

Hasta que no dispongan de un ordenador por alumno, en los institutos consultados coinciden en destinar los primeros portátiles al alumnado en asignaturas «en las que las TIC son más imprescindibles» como Economía, al margen de Tecnología, porque admiten que la demanda del portátil en el aula por el alumnado es elevada.

De la Informática en un aula a las TIC en todas las clases

La recepción de los portátiles que empiezan a generalizarse en todos los institutos este curso se está haciendo de rogar en la provincia de Alicante. Empiezan a llegar los primeros embalajes y desde los centros se están dotando de armarios móviles o carros con cargadores incorporados para poder destinar esta herramienta a todos los alumnos de un aula. Es el paso de la tradicional aula de Informática a la informática en la totalidad de las aulas, con el objetivo de aplicar las tecnologías a la enseñanza y lograr que todos los alumnos tengan competencias mediáticas.

Compartir el artículo

stats