Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una red comete más de 200 estafas con la identidad de aspirantes a falsos trabajos

La Policía detiene a 15 personas en Alicante y otras cinco provincias por un fraude de 60.000 euros con los datos de más de 40 personas

Varios detenidos presencian sentados el registro de su domicilio por la Policía Nacional. | INFORMACIÓN

Los indudables beneficios que genera internet son aprovechados también por las bandas criminales para sus actividades ilícitas. Una de ellas acaba de ser desarticulada por la Policía Nacional al detener a 15 personas en Alicante y otras cinco provincias como presuntas autoras de más de 200 estafas a través de internet usurpando la identidad de más de 40 personas a las que engañaron con falsas ofertas de trabajo y no solo no obtuvieron un empleo, sino que además sus nombres fueron usados para materializar un fraude en webs de compraventa.

El beneficio obtenido hasta la fecha con 205 estafas esclarecidas supera los 60.000 euros, según la Policía. Las detenciones han sido realizadas en Alicante, Murcia, Tarragona, Jaén, Burgos y Ciudad Real.

El grupo operaba principalmente en la Región de Murcia pero extendía sus tentáculos al resto de provincias donde se llevaron a cabo detenciones.

Los implicados habían creado una estructura de ingeniería social que contaba con los perfiles de un empresario y una empresa del sector de las artes gráficas. Desde esta firma se lanzaban falsas ofertas de trabajo para captar aspirantes y cuando los interesados superaban una serie de entrevistas les decían que debían verificar su idoneidad para el puesto ofertado y les solicitaban todos sus datos de filiación y documentación para formalizar el contrato de trabajo.

El supuesto trabajo ofertado era a través de internet y no requería presencia física, por lo que instaban a las víctimas a contratar tarjetas prepago de diferentes entidades financieras como medio de pago de la nómina.

Con esta argucia, la organización podía controlar el dinero que luego estafaba a través de plataformas web de compraventa de artículos de segunda mano.

Las gestiones policiales permitieron comprobar cómo los detenidos habían contratado tarjetas online en bancos extranjeros a nombre de las personas que habían solicitado el trabajo.

Las tarjetas eran empleadas para recibir el dinero de ventas fraudulentas que realizaban a través de plataformas web de artículos de segunda mano. El dinero era extraído de forma inmediata en cajeros por «mulas», personas contratadas a cambio de una comisión. Para ello, se valían del servicio bancario que permite enviar dinero en efectivo a un cajero automático y se extrae introduciendo código recibido por SMS por las «mulas». De esta forma, los estafadores evitaban los bloqueos bancarios por posibles denuncias de los estafado y al mismo tiempo dificultaban el seguimiento o localización del dinero.

Además de las detenciones, la Policía llevó cabo un registro domiciliario donde intervino numerosa documentación, dos ordenadores portátiles, seis teléfonos móviles, 20 tarjetas de bancos, tarjetas de telefonía, discos duros y memorias portátiles y dinero en efectivo, entre otros efectos. También localizaron documentación personal de potenciales víctimas preparada para nuevas estafas.

Un padre y su hijo, ideólogos del fraude esclarecido

Los ideólogos de la oleada de estafas esclarecida por la Policía Nacional son un padre y su hijo, ambos detenidos en la operación. En otro escalón de la organización desmantelada se encuentran los captadores de «mulas» que sacaban el dinero estafado en los cajeros y las propias «mulas». Estas personas suelen llevarse una comisión del dinero que extraen en cajeros automáticos.

Compartir el artículo

stats