Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres meses para que desaparezca el cableado aéreo en Rabasa

La asociación de vecinos comunica a la constructora las reparaciones pendientes en el barrio

Los parches en el asfalto nuevo de Rabasa han provocado algunas quejas vecinales. Alex Domínguez

Los trabajos de retirada de los tendidos aéreos de luz y telefonía de las aceras de Rabasa para acabar con la maraña de cables que tiene este barrio desde hace más de 30 años se prolongarán aún por espacio de tres meses. Así lo confirmó ayer la asociación de vecinos Rabasa-Sagrada Familia, que, junto a la Concejalía de Urbanismo, vigilará que se cumplan los plazos para que a principios de 2022 las instalaciones de Telefónica e Iberdrola queden completamente soterradas y sin ningún elemento a la vista. Rafael Martí, presidente de la asociación, indicó que solo ayer retiraron 500 metros de cableado y que se ha conseguido que viviendas que aún tenían 125 watios de potencia eléctrica obtengan los nuevos contadores a coste cero. Según dijo, los operadores van a reparar las rozas de los cables en las fachadas de las casas, aún a la vista, lo que ha provocado algunas quejas. La asociación ha hecho llegar a la constructora reparaciones pendientes tras las obras de reurbanización realizadas en una docena de calles, en las que el Ayuntamiento ha invertido casi dos millones y que «han dejado el barrio genial». En cambio, vecinos como Ventura Fernández denuncian los parches que han quedado a la hora de asfaltar en calles como Jacinto Verdaguer y Padre Villafranca, y el hecho de que el nuevo aparcamiento en superficie no abarque todo el solar situado frente al cuartel militar. También critica que haya 17 solares llenos de maleza y sin limpiar, que no se poden las palmeras y la falta de fuentes agua potable en las plazas del barrio (tiene nueve).

La asociación de vecinos afirma que las rozas se taparán al introducirse el cableado nuevo. Alex Domínguez

Compartir el artículo

stats