Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CC OO pide unidades de psiquiatría en las cárceles y más medios en Fontcalent

El sindicato rechaza el macro psiquiátrico proyectado en la provincia de Valencia y pide que se usen los 150 millones en la sanidad penitenciaria

Silvia Fernández, José María López y Jorge Segura, ayer, en Comisiones Obreras de Alicante. | DELGADO

El sindicato Comisiones Obreras rechaza de plano la construcción de un macro psiquiátrico en la localidad valenciana de Siete Aguas al considerarlo un retroceso en la asistencia a los enfermos mentales y reclama al Ministerio del Interior que destine los 150 millones de euros que cuestan este tipo de centros a mejorar la sanidad penitenciaria. Responsables de CC OO en Instituciones Penitenciarias criticaron ayer en Alicante la ausencia de políticas de salud en las cárceles y reclamaron la creación de unidades de psiquiatría en las prisiones y que se mejoren los recursos de los dos únicos hospitales psiquiátricos penitenciarios, el de Fontcalent y el de Sevilla.

El sindicato anunció asimismo que luchará por evitar el cierre del Psiquiátrico de Fontcalent si se ejecuta finalmente el centro de Siete Aguas, un proyecto que aún tardará un mínimo de dos años.

La secretaria general de CC OO en Instituciones Penitenciarias, Silvia Fernández, aseguró ayer en Alicante que uno de los problemas más graves en los centros penitenciarios es de la salud mental y las patologías psiquiátricas. Indicó que los últimos datos que se conocen son de 2019 y reflejan que el 25% de los presos tiene una patología mental y esta crece con el consumo de droga.

Asimismo, señaló que el 46% de los ingresos en las enfermerías de las cárceles durante 2019 fue por patologías mentales, además de alertar del incremento preocupante de los suicidios, que fueron 43 hace dos años.

Silvia Fernández advirtió además del elevado número de vacantes de personal sanitario que no se cubren por las diferencias retributivas con el resto de médicos de la sanidad pública, que llegan a ser de 1.500 euros en el caso de los psiquiatras. En el caso de los médicos hay 250 vacantes en todo el país y la apertura del macro psiquiátrico en Siete Aguas «es una aberración» y no va a tener plantilla para cubrir la asistencia. «Es un retroceso la vuelta a los manicomios antiguos, con los pacientes alejados de las familias», señaló la dirigente sindical.

Por su parte, el responsable de la negociación colectiva de CC OO en Instituciones Penitenciarias, José María López, señaló que rechazan el macro psiquiátrico de Siete Aguas por razones de salud mental y de carácter económico, ya que actualmente hay 4.000 celdas vacías en las prisiones y los 150 millones deberían destinarlos a la creación de unidades de psiquiatría y a solucionar los déficit de personal. López defendió que el Psiquiátrico de Fontcalent siga abierto y señaló al respecto que «es necesario, útil y responde a criterios de salud pública; lo que no puede es seguir con la falta de recursos actual». Señaló que además que debe haber más coordinación con las comunidades autónomas y culpó a Interior de que no hayan asumido la atención a estos enfermos porque «trata de hacer negocio» y no les ofrece una partida económica.

Sesenta vacantes en el Hospital Penitenciario

El Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent tiene una relación de puestos de trabajo de 300 plazas y hay 60 vacantes, según el delegado de CC OO, Jorge Segura, quien precisó que cuentan con tres psiquiatras y debería haber cinco más dos de apoyo. Por otro lado, señaló que el Psiquiátrico es pionero en las salidas terapéuticas y en Siete Aguas no se podrán hacer.

Compartir el artículo

stats