Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barcala convoca el Debate sobre el Estado de la Ciudad para el 26 de octubre

El alcalde informa a los portavoces de los grupos que la sesión extraordinaria se celebrará apenas dos días antes del pleno ordinario del mes, que finalmente tendrá lugar el tradicional último jueves del mes pese a coincidir con una cumbre del agua en Alicante

Barcala, durante un pleno reciente

Apenas dos días entre el Debate sobre el Estado de la Ciudad, la sesión a priori más esperada del año junto a la aprobación del Presupuesto, y el pleno ordinario del mes de octubre. El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha decidido que el pleno extraordinario se celebre el martes 26 de octubre, a las 10 horas, lo que significa que solo habrá un día libre respecto al pleno del mes de octubre, que tendrá lugar el 28 de octubre, a partir de las 9.30 horas.

Se tratará del tercer debate con Barcala al frente del Ayuntamiento de Alicante. El primero fue en 2018, cuando gobernaba en solitario. Entonces decidió que se celebrase el 18 de octubre. Un año más tarde, ya con el bipartito a los mandos del ejecutivo local, el debate tuvo lugar el 17 de diciembre, en la recta final del año. El último debate sobre el estado se celebró el 12 de noviembre. En todos esos casos, el debate se ha convocado para mitad de mes. En este caso, el alcalde ha decidido que se celebre en la última semana, coincidiendo con el pleno ordinario, que suele celebrarse el último jueves del mes.

La convocatoria del último Debate sobre el Estado de la Ciudad con Barcala al frente de la oposición, en 2017, estuvo rodeado de polémica por la fecha elegida. Entonces, el alcalde, Gabriel Echávarri, apostó por convocarlo para el 22 de diciembre, el tradicional día de la Lotería de Navidad. Un año antes, el primer debate en la historia de Alicante tuvo lugar el 14 de octubre.

Tal y como es habitual, el pleno ordinario del mes de octubre se celebrará el último jueves, es decir, el 28 de octubre. Sin embargo, a primera hora de la mañana, se informaba a los grupos municipales que la sesión se adelantaba un día, al 27 de octubre, para no coincidir con un evento sobre el agua organizado por el Gobierno central en Alicante, en el que se espera la participación de la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno. Sin embargo, horas después se anunció un nuevo cambio de fecha, que suponía una vuelta al origen. En la Junta de Portavoces celebrada excepcionalmente este viernes, al estar previsto que el pleno también se adelantaba un día, Barcala ha anunciado las dos fechas: el Debate sobre el Estado de la Ciudad para el martes 26 de octubre y el pleno ordinario del mes de octubre, el 28 de octubre, entre el malestar de grupos de la oposición.

Reacciones

Desde Compromís se han mostrado "disconformes" a juntar en dos días el Pleno ordinario de octubre con el Debate del Estado de la Ciudad. "Es una estrategia de Barcala ante la falta de ideas, proyectos y la debilidad de su bipartito para diluir la transcendencia e importancia de un Debate relevante para Alicante. Un debate necesario para hacer un balance de los problemas y los retos de la ciudad, de la acción del gobierno de derechas y la necesidad de plantear una alternativa de gobierno progresista que plantee propuestas para trabajar en un modelo de ciudad más verde e inclusivo, que genere igualdad y oportunidades, de respuestas a la crisis y donde el Ayuntamiento ofrezca un buen servicio público", según el portavoz de la coalición, Natxo Bellido.

Por su parte, desde Unidas Podemos, Xavier López, asegura que "Barcala busca invisibilizar el debate más importante de la ciudad, haciendo gala una vez más de su vertiente más caciquil". "Una oportunidad que debería ser utilizada para poner encima de la mesa las problemáticas que sufre el vecindario en nuestros barrios y partidas rurales y acordar soluciones, y que si ya de por sí tiene un formato encorsetado que imposibilita pactos y hace inviable profundizar en el debate, ahora con esta decisión, termina arrinconando la participación. Urge una reforma del reglamento que abra paso a las entidades sociales y a la ciudadanía y que nos permita salir con iniciativas de futuro construyendo ciudad desde planteamientos útiles. No solo un trámite que salvar cómo pretende el alcalde", finaliza López.

Compartir el artículo

stats