Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fiscal pide cárcel a un indigente por dejar morir a su perro encerrado en un coche

El acusado estaba detenido en Comisaría por otros hechos y el Ministerio Público entiende que debió alertar a la Policía de dónde se encontraba el animal con otro can - El vehículo estaba estacionado en la calle en pleno mes de julio

Policías en la zona donde ocurrieron los hechos, en una fotografía de archivo. | ÁXEL ÁLVAREZ

Encerrados en un coche aparcado al sol en pleno mes de julio en Alicante y con unas deplorables condiciones higiénicas. Las Fuerzas de Seguridad rescataron el 30 de julio del año pasado a dos perros del interior de un vehículo estacionado en un aparcamiento al aire libre en las proximidades de la Albufereta de Alicante, y cuyo dueño tenía atados en los asientos traseros. Uno de ellos acabó muriendo por un golpe de calor.

El propietario, un indigente que hacía su vida dentro del vehículo, se encontraba en esos momentos detenido en la Comisaría. La Fiscalía le ha llevado al banquillo acusado de maltrato animal. A pesar de que su ausencia se debió a su arresto, el Ministerio Público considera que el procesado tendría que haber alertado a los agentes de la presencia de los perros dentro del coche. Por este motivo, le pide penas que suman 14 meses de prisión por los delitos cometidos con ambos animales. La causa acaba de llegar a un juzgado de lo Penal de Alicante para que celebre el juicio.

Los hechos ocurrieron sobre las 11.15 horas del 30 de julio de 2020. Un vecino que estaba paseando por la zona observó que había dos perros encerrados en el interior de un coche en pésimas condiciones higiénicas y a temperaturas que oscilaban entre los 30 y los 31 grados.

Según el escrito de acusación al que ha tenido acceso este diario, las condiciones en la que se encontraban los dos animales eran deplorables. El coche se encontraba con todas las ventanillas cerradas, a pesar de ser pleno mes de julio. Solo la ventana delantera derecha estaba abierta unos dos centímetros para dejar que entrara algo de aire. Los dos perros se encontraban sujetos con una correa atada a la abrazadera del techo del automóvil. Dentro, apenas tenían espacio para moverse, ya que el vehículo estaba lleno de enseres. Las maletas en la parte trasera del vehículo llegaban hasta el techo. Una distribución que hacían suponer que el propietario prácticamente hacía su vida en el coche. El Ministerio Público describe olores nauseabundos en el interior del vehículo por la mezcla de comida podrida, heces y orines de los dos animales, así como un fuerte hedor a ropa sucia. Los dos perros se encontraban el uno encima del otro, sin apenas espacio para poder moverse hasta que pudieron ser rescatados.

Los agentes consiguieron salvar al perro más grande, el primero al que pudieron sacar del coche. Sin embargo, el más pequeño, un cachorro de tan solo cinco meses, estaba fallecido. La autopsia determinó que fue a consecuencia de un golpe de calor por las altas temperaturas. El otro can sí pudo salvarse, si bien se encontraba temblando, con gran excitación, jadeando y tambaleándose sin apenas poder andar. Los dos carecían de chip y de pasaporte veterinario.

Tras el rescate, del dueño de los dos animales no había ni rastro. Finalmente se descubrió que estaba detenido en la Comisaría por otros hechos. Para la Fiscalía no es pretexto, ya que considera que en el momento en que fue arrestado el hombre debería haber alertado a los agentes del estado en el que estaban ambos animales y por eso se sentará en el banquillo.

Una nueva ley para la protección de los animales

El texto que prepara el Gobierno prohibirá dejar a los perros 24 horas sin ninguna supervisión

Aunque ha aumentado la persecución de los delitos de maltrato animal, el Ejecutivo ya trabaja en nuevas leyes para erradicar determinadas prácticas. En la nueva ley de maltrato animal se prohibirá el que un perro pueda estar solo más de 24 horas sin ningún tipo de supervisión. Una práctica con la que el Ejecutivo quiere acabar, dado el aumento de casos de perros que están solos durante varios días. Cuando llegan las Fuerzas de Seguridad, se los suelen encontrar en condiciones lamentables. Perros que son destinados a cuidar una finca en el campo, o encerrados en una casa o en la terraza, mientras su propietario mantiene largas ausencias que pretende compensar dejándole un poco más de agua y comida. Aquellos perros que vigilen fincas o empresas pueden estar supervisados con tecnología GPS. Además, la ley prevé crear un registro de personas que hayan sido condenadas por delitos de este tipo y se les haya impuesto una inhabilitación para trabajar con animales durante el tiempo que dure la pena. Otra de las novedades que prevé la futura ley que se está tramitando es la desaparición del registro de razas potencialmente peligrosas, que será sustituida por validar la conducta del can y no por la raza a la que pertenezca.

Compartir el artículo

stats