Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta ilegal vuelve al Postiguet: Comerciantes y hosteleros alertan de inseguridad en la playa

Comerciantes y hosteleros del paseo alertan de la inseguridad en la playa urbana pese a que en octubre se llena de turistas y cruceristas

Servicio de masaje sobre la arena en otro punto de la playa urbana de Alicante, ayer. | JOSE NAVARRO

La venta ambulante ilegal, que primero el covid y después la presión policial, consiguieron reducir drásticamente en las playas de Alicante estos dos últimos veranos, regresa al Postiguet una vez finalizado el operativo especial con quads, drones, lanchas, agentes a pie y de paisano desplegado de junio a septiembre. Este dispositivo de las policías Local y Nacional se reforzó con auxiliares de la Generalitat en un programa financiado con fondos europeos para controlar el cumplimiento de las medidas anticovid. También ha terminado el servicio de salvamento y socorrismo; y el de mantenimiento de pasarelas, baños y lavapiés.

Sin embargo, la playa se llena de bañistas, sobre todo los fines de semana, pese a lo avanzado del mes de octubre. Hosteleros y comerciantes del paseo alertan de la inseguridad en la playa urbana y de la falta de infraestructuras para recibir a los cruceristas. La semana pasada llegaron seis buques con 10.000 pasajeros, cifra récord desde que empezó la pandemia. Muchos acuden a la playa urbana, donde proliferan de nuevo, según denuncian desde los negocios próximos, los vendedores ilegales de bebidas alcohólicas, sobre todo sangría, y de fruta que esconden en neveras, mochilas y bolsas.

«No contamos con infraestructuras para recibir a los cruceristas. Ya no tenemos presencia de agentes de Policía Local en la playa porque acabó la temporada y hay días que la playa y el paseo están llenos de turistas perdidos sin nadie que les ayude con los planos de la ciudad», explica la propietaria de uno de los negocios próximos a la playa. El personal de los establecimientos, añade, se esfuerza para «entendernos con los visitantes en inglés y decirles que el ascensor al Castillo de Santa Bárbara no funciona, que deben subir andando, dónde está la Explanada y que lleven cuidado con sus pertenencias, porque hay venta ilegal de gafas, pareos, pulseras de cuerdas, supuesto oro y los masajes...». Otra de las quejas es que existen particulares que aparcan en los pasos de peatones y en el espacio reservado para las patrullas, además de gorrillas que piden dinero a los conductores que dejan sus coches en el parking en superficie y bicicletas que van por el paseo «a toda velocidad pidiendo paso con los timbre pese a estar prohibido pese a estar prohibido».

Con el relajamiento de las medidas de vigilancia una vez terminada la temporada estival, han regresado también a la playa los «mojiteros», vendedores ilegales de mojito y sangría. Los hosteleros del paseo suelen llamar a la Policía Local, que acude a retirar la mercancía que suelen guardar entre las palmeras, aunque «en cuanto que se marchan siguen vendiendo latas que llevan en las neveras y fruta en bandejas».

Uno de los empresarios con negocio en la zona explica que este pasado fin de semana han sido testigos también de venta de pareos gigantes de los que se colocan sobre la arena, de masajes (ayer lunes había varias personas ofreciendo este servicio), cubiteras de sangría y venta de gafas por el paseo. Asegura que la policía portuaria tiene los coches en su zona y echa a los vendedores ilegales del tramo del paseo frente a la Explanada, por lo que acaban en el Postiguet. «Aquí la temporada no ha terminado y se nota. Los turistas son muchos aún y los servicios, ninguno», se lamentan propietarios y empleados de los locales del paseo.

El programa Estiu Segur de la Generalitat, financiado por la Unión Europea con cargo a los fondos en respuesta al covid-19, permitió reforzar la seguridad en las playas de Alicante del 15 de junio al 19 de septiembre con 42 auxiliares en labores de información turística, en la prevención de ahogamientos y en las labores de control del acceso y aforo, en contacto con los puestos de coordinación de los servicios de emergencias para notificar las incidencias. En cuanto al operativo especial de la Policía Local, concluyó con la finalización del dispositivo de playas, aunque el Ayuntamiento prolongó la presencia de personal de salvamento en el Postiguet y en parte de la playa de San Juan hasta el 15 de octubre.

Un vendedor de bebidas el pasado sábado en el arenal alicantino. | INFORMACIÓN

Compartir el artículo

stats