Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio por un crimen en Alicante: Testigos con miedo a declarar y peleas a las puertas del juzgado

Enfrentamientos entre familiares del acusado y de la víctima de un asesinato obligan a intervenir a la Policía y a guarecer a los testigos

Tensión antes del juicio por el asesinato de un joven en Alicante entre la familia del muerto y del acusado Delgado

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Tensión antes del juicio por el asesinato de un joven en Alicante entre la familia del muerto y del acusado Mercedes Gallego

Juicio por un crimen. Que gran parte de los testigos tenían miedo a declarar en el juicio por el crimen de un joven en la zona Norte de Alicante lo corroboraron los agentes que comparecieron ayer. Pero no hacía falta. La omertá se sentía en la sala.

Que la omertá no es patrimonio de los italianos quedó ayer patente en el juicio que se está celebrando en la Audiencia de Alicante por el asesinato a tiros de un chico de 27 años en la zona Norte de la ciudad el 18 de noviembre de 2018. Del crimen está acusado otro veinteañero que se entregó a la Policía dos días después dando detalles del mismo «que solo quien lo ha cometido puede conocer», según coincidieron ayer en declarar varios agentes, pero del que después se declaró inocente. Unos testimonios, los de los policías, que fueron los más rotundos en una mañana donde se sentía el temor a declarar de gran parte de los testigos citados que, por razones de sangre o de vecindad, conocían tanto al acusado como a la víctima.

Antes del inicio de esta segunda sesión se registraron incidentes entre familiares del joven asesinado y un hermano del acusado, que había sido llamado a declarar. La Policía Local le tuvo que dar cobijo en los bajos del Ayuntamiento después de que fuera perseguido por familiares de la víctima en actitud violenta. Varias patrullas de este Cuerpo separaron a los implicados mientras la Policía Nacional y la Guardia Civil organizaron un dispositivo a continuación para evitar que coincidieran testigos próximos al acusado con los allegados al joven tiroteado.

El acusado llegando ayer a la Audiencia. | HÉCTOR FUENTES

Tras estos incidentes se alteró el orden de la declaración y el hermano del acusado fue el primero en comparecer ante el jurado popular. Negó la relación de su hermano con el asesinato y también rechazó que hubiese buscado al testigo que ante la Policía señaló a su hermano como autor material de los disparos y que luego se desdijo en el juzgado.

Un testigo que, como ya hizo en la instrucción, aseguró ayer en el juicio que no vio al acusado tirotear al joven, lo que sí afirmó en su momento ante los agentes de Homicidios y que después tachó de q «mentira». «Yo les dije que no vi nada», afirmó este hombre, que niega haber recibido dinero de la familia del acusado para que cambiara su testimonio.

Un primo de Cristian, el joven asesinado, señaló que estaban en su domicilio de Alicante y que su primo se fue a comprar «diez euros de coca» en las antiguas Mil Viviendas. Afirmó que recibió varios audios suyos y que cuando le llamó escuchó «como si fuesen golpes, aunque luego supe que eran los disparos».

La exmujer del acusado aseguró no recordarlas conversaciones con su exmarido desde prisión, en una de las cuales el acusado le dijo que tenía que perdonarle la vida al testigo que cambió su declaración y que le había costado «15.000 euros». Tampoco recordaba que su ex le manifestara que «mataré a quien tenga que matar».

Un momento de los altercados a las puertas de la Audiencia ayer. | HÉCTOR FUENTES

Quien entonces era el jefe de Homicidios fue muy claro al asegurar que había personas que presenciaron el asesinato pero que no quisieron declarar «por miedo a posibles represalias de la familia del acusado, que controlaban la venta de droga en la zona». Otro de los agentes se refirió a los pinchazos telefónicos en los que el joven reconocía abiertamente que era el autor del crimen y de cómo se había desecho del arma tirándola a las lagunas de Rabasa tras desmontarla. Los testimonios de los policías no dejaron lugar a dudas sobre la autoría del crimen descartando de plano otras hipótesis que pretendía introducir la defensa. También testificó ayer la madre de la víctima, que no pudo contener el llanto, y quien era su pareja, y madre de sus dos hijas, quien aseguró que su marido «no tenía problemas con nadie».

Compartir el artículo

stats