Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lavado de cara a un barrio de Alicante que lo necesita

Arranca la reforma de los primeros bloques de viviendas de Miguel Hernández por 3,4 millones

Arriba, los primeros bloques objeto de la reforma. Debajo, un operario accede al interior. | JOSE NAVARRO/INFORMACIÓN

Rehabilitación integral. Los edificios de viviendas de los números 5 y 6 de la plaza de Yolanda Escrich son los primeros que se rehabilitarán en el barrio de Miguel Hernández para remozar fachadas y estructura.

Aunque el objetivo que se marca a largo plazo la Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática es rehabilitar las más de 500 viviendas del barrio Miguel Hernández de Alicante, la primera actuación en marcha afecta a solo dos bloques de la plaza de Yolanda Escrich, los números 5 y 6, donde residen una veintena de familias realojadas en otros barrios de Alicante mientras duren unas obras que afectan a la estructura y a la fachada, y que se prolongarán durante 18 meses con un presupuesto de 3,4 millones de euros.

Una vez solucionado el realojo, a cuyos criterios se oponían algunos afectados, y resuelto un contencioso contra la selección de la dirección facultativa de la obras, la ejecución de los trabajos ya está en marcha en este grupo de viviendas sociales gestionado por la Generalitat que pedía a gritos un lavado de cara. «Hay que regenerar el barrio en todos los sentidos, ponerlo en valor, con su idiosincrasia, mejorando la calidad de las viviendas para que cuando vuelvan sus vecinos puedan desarrollar su vida de una forma más satisfactoria y con sus casas mejor acondicionadas», señaló Alejandro Aguilar, secretario autonómico de Vivienda.

Ésta es la primera fase de rehabilitación del barrio. Se encuentra en periodo de licitación el concurso para adjudicar la redacción del proyecto para la segunda, en la que se contempla avanzar en la reforma de los edificios de la plaza de Yolanda Escrich 2, 3, 4, 7 y 8, con 40 viviendas y un presupuesto aproximado de 5.400.000 euros. La previsión es iniciar las obras en el último trimestre de 2022. Para el resto de fases pendientes, el secretario autonómico de Vivienda indicó que hay que estudiar la viabilidad de la rehabilitación o si, en algún caso, habría que demoler los inmuebles por su mal estado.

Sea como sea, en la asociación de vecinos Sol d’Alacant hay descontento por cómo se han empezado las obras, ya que denuncian que la empresa está subcontratada y que «han roto la estructura», en referencia a que han tapiado las puertas y los trabajadores acceden al interior de los inmuebles por las ventanas tras ampliarlas «arrancando» parte de los muros, afirma el colectivo vecinal. Asimismo, critican que la Generalitat les haya «apartado totalmente» después de casi 30 años defendiendo los intereses del barrio. También denuncian que no se cuenta con ellos para los contratos de formación ni para actuaciones de inclusión social.

Lavado de cara a un barrio que lo necesita

Compartir el artículo

stats