Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quejas por farolas sin luz que generan inseguridad a vecinos del centro y barrios de Alicante

El Ayuntamiento afirma que el mantenimiento de las 40.000 luminarias es constante y que las averías se reparan de forma inmediata

Farolas sin luz en Historiador Vicente Ramos y Miriam Blasco, ayer, al anochecer. Las quejas por luz nula o insuficiente afectan a varios barrios de Alicante. | PILAR CORTÉS

«Desde febrero hay numerosas farolas sin luz en zonas muy amplias de estos bulevares que son lugares de paseo fundamentales para abuelos y niños. Es vergonzoso porque en invierno, con menos luz, y junto a juegos infantiles, hay zonas de oscuridad y sombras que dan miedo», señala Santiago Álvarez, residente en Miriam Blasco, una de las zonas de Alicante donde se están produciendo quejas por el pobre o inexistente alumbrado. Como en Historiador Vicente Ramos, también en La Condomina; Ciudad de Asís; Rabasa; el Raval Roig; la nueva zona verde del Tossal o el entorno del parque Lo Morant. Al respecto, el equipo de gobierno en el Ayuntamiento afirma que el mantenimiento de las 40.000 farolas de Alicante es constante, que se reparan de forma inmediata y que en los últimos dos años se ha puesto en marcha un plan de actuación de energía sostenible con una inversión de 8.734.397€ para la «renovación del alumbrado por tecnología led en los barrios y dependencias municipales que han llegado ya al 50% de la ciudad».

Sea como sea, la asociación de vecinos del Raval Roig ha solicitado al Ayuntamiento la renovación de las luminarias de la zona y que se sustituyan por led, dado que, afirman, en este zona aún no tienen este tipo de iluminación. Los vecinos reseñan que las actuales bombillas se estropean una o dos veces como mínimo al mes y que, aunque las reponen pronto desde el servicio de Alumbrado Público, reclaman una solución definitiva para esta céntrica zona de Alicante.

Quejas por farolas sin luz que generan inseguridad a vecinos del centro y barrios

Otro barrio donde hay quejas por la oscuridad reinante es Ciudad de Asís, donde los vecinos reclaman el encendido de las farolas por la inseguridad que sienten. Residentes en Rabasa denuncian que «más de 60 farolas» están ahora mismo apagadas entre la avenida de Jaime I y el camino de Fondo Piqueres.

«Está genial acordarse del alumbrado de Navidad pero hay otro tipo de luces que también son importantes», señala en la misma línea otra ciudadana al respecto de la ausencia de iluminación en los senderos del nuevo parque del Tossal, frecuentado por personas que hacen deporte, pasean a sus perros o esperan a sus hijos mientras hacen deporte en las instalaciones deportivas cercanas y que se sienten atemorizados en cuanto anochece. Vecinos de la Zona Norte consideran pobre la iluminación del parque Lo Morant y la avenida Padre Esplá es otro punto donde algunos ciudadanos consideran que falta luz más potente. Desde el bipartito indican que las nuevas luminarias que se están instalando llevan un sistema de telegestión para su control telemático, «lo que permitirá un mejor mantenimiento del alumbrado de la ciudad, y poder regular las luminarias obteniendo un ahorro energético del 50% del consumo «y una disminución de la contaminación lumínica con una temperatura de color blanca y tecnología led que mejora la seguridad viaria, la iluminación y el confort visual de los ciudadanos».

Compartir el artículo

stats