Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Locales, grandes compañías y eventos de la provincia empiezan a exigir el pasaporte covid

Expertos en derecho constitucional piden una norma que ampare su uso y así generalizar su implantación - Médicos reclaman que se requiera en interiores para inducir a los jóvenes a vacunarse

Las salas de conciertos ya piden el pasaporte covid para poder acceder al interior de los locales

Es requisito obligatorio para entrar a muchos países, sobre todo de la Unión Europea, y también para moverse por ellos. En España, el pasaporte covid no se ha implantado de manera generalizada, aunque en la provincia comienza de manera tímida a ser requisito obligatorio en algunos ámbitos. Es el caso de las salas de conciertos, donde ya se está exigiendo para poder acceder a las mismas. «Es una forma de poder recuperar nuestra identidad, que la gente pueda tener libertad de movimiento dentro de la sala», explica Fran Bordonado, presidente de la Asociación Valenciana de Salas Privadas de Música en Directo.

La Conselleria de Sanidad ofrece ventajas a los locales o a los organizadores de conciertos que pidan el pasaporte covid para entrar. Entre ellas que la gente pueda estar comiendo o bebiendo mientras baila y no deba hacerlo sentada, lo que ocurre si no se exige el certificado de vacunación. «De esta manera podemos tener el aforo a un 70% de la capacidad real. Si tuviéramos que instalar mesas y sillas para que la gente siguiera el concierto sentada, el aforo se reduciría a un 30%», explica Boronano. Al menos tres salas en la comarca de l’Alacantí están pidiendo el certificado de vacunación «sin que los clientes pongan ningún tipo de reparo. Únicamente los primeros días hubo dudas sobre el documento a presentar. Hubo gente que vino con la tarjeta que les dieron el día que les vacunaron y eso no sirve. Pero con el móvil, en pocos minutos se saca el certificado», añade Boronado.

También en Benidorm se está exigiendo estos días el certificado para poder acceder a los conciertos que se organizan con motivo de las fiestas patronales en el parque de l’Aigüera.

En otros grandes eventos, como la Noche de la Economía Alicantina, también se exigía el pasaporte para acceder a la gala y grandes instituciones, como la Euipo, también piden este documento a sus visitantes externos.

En la Euipo también se exige a visitantes. | INFORMACIÓN

En la Comunidad Valenciana se han descargado casi dos millones de certificados covid, según datos de la Conselleria de Sanidad. La mayoría de ellos son por haber recibido la pauta completa de vacunación, ya que existen dos modalidades más: por aportar una prueba negativa de la enfermedad o un certificado de recuperación que acredita que se ha pasado la enfermedad hace menos de 180 días.

Ni bares ni restaurantes

Sin embargo, el certificado covid no acaba de calar entre restaurantes y pubs, pese a que en mayo lo pidieron para poder reducir el impacto de las restricciones. «Entonces lo reclamamos, pero siempre con el amparo de la administración que es quien debe regularlo», señala Lalo Díez, presidente de la Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostelería de la Comunidad Valenciana. En este sentido, argumenta Díez, exigir estar vacunado para entrar a bares y restaurantes «no está regulado por el derecho de admisión».

En la misma línea César Anca, presidente de la Asociación de Restaurantes de Alicante, explica que el derecho de admisión «sirve para regular el acceso de personas que pueden ocasionar problemas de orden público o molestar a otros clientes, pero no se puede aplicar a cualquier situación porque podemos tener problemas».

Una postura que coincide con la de los expertos en Derecho Constitucional, como Concepción Torres, profesora en la Universidad de Alicante. «Es necesario que haya una norma que dé cobertura a esta limitación para poder acceder a un local si no se está vacunado, sobre todo cuando en España no existe la obligación de vacunarse», apunta Torres. No desarrollar esta norma, añade Torres, «es tirar por la calle de en medio y trasladar el problema al sector hostelero».

También para el catedrático de Derecho Constitucional, Manuel Alcaraz, sin una norma que actúe como un paraguas, es muy complicado que bares, pubs o restaurantes puedan exigir el certificado de vacunación para que los clientes puedan acceder. «El derecho de admisión basado en la suposición de que alguien está enfermo y puede contagiar es complejo de aplicar», cree Alcaraz, para quien también hay peligro de que determinados establecimientos puedan usarlo como excusa para impedir la entrada a algunos colectivos de personas.

Acuerdo autonómico

Para Alcaraz lo más recomendables sería un acuerdo entre todas las comunidades autónomas para desarrollar una norma sobre el uso del pasaporte covid, «aunque ya sabemos que habrá autonomías que se van a oponer». La alternativa «sería una ley estatal que después se vaya modulando con normas concretas» o bien que cada comunidad autónoma desarrolle su propia regulación, «aunque después tendrán que estar sometidas a lo que determinen los jueces».

El pasaporte covid entró en vigor el 1 de julio y cada vez son más países de Europa los que han hecho extensivo su uso para acceder a tiendas, bares, restaurantes o para acudir al cine. Es el caso de Francia, algunas partes de Bélgica o Alemania.

En España su uso no está generalizado. Hay autonomías que sí lo exigen para acceder al ocio nocturno, como es Cataluña o Galicia. Como ya ocurrió con el toque de queda y otras medidas restrictivas, también con la implantación del pasaporte covid se ha visto cómo ha habido discrepancias entre tribunales superiores de justicia de distintas autonomías y el propio Tribunal Constitucional.

Expertos en Medicina Preventiva creen que el uso del pasaporte covid debería extenderse en España a muchas más actividades, sobre todo en las que se desarrollen en el interior de establecimientos, como se hace en otros países europeos. De esta forma se incentivaría la vacunación de las personas entre 20 y 40 años. «Se están haciendo iniciativas sueltas, como vacunar en centros comerciales, que no dan la sensación aumentar realmente el número de vacunados», sostiene Juan Francisco Navarro, presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva.

Para este profesional, algo que sería eficaz de cara a que esta población acceda a inmunizarse «es hacer que verdaderamente sea incómodo no estar vacunado». Navarro advierte de que nos encontramos a las puertas de una «minipandemia» que en España se concentrará en los 4,7 millones de personas que no están vacunadas. Y aunque no es previsible un colapso hospitalario, recuerda este especialista que el sistema sanitario se resentirá ya sólo por el enorme trabajo de diagnosticar a las personas con síntomas, sobre todo cuando estamos a las puertas de la temporada de gripe, que este año se prevé más virulenta.

Un documento gratuito que se puede obtener por el móvil

Desde el pasado 1 de julio está vigente el pasaporte covid. Obtener el documento se puede hacer a través de tres vías diferentes: estar vacunado con la pauta completa, haber pasado la enfermedad en los últimos 180 días o tener una prueba diagnóstica reciente y que esté homologada por la Unión Europea. El documento es totalmente gratuito y pueden solicitarlo todos los ciudadanos de un estado adscrito a la iniciativa de creación del certificado, esto es, los 27 de la Unión Europea más Noruega, Islandia y Liechtenstein. Es posible obtener y descargar el certificado en el dispositivo móvil para todos los ciudadanos desde la aplicación de salud de la autonomía correspondiente, en el caso de la Comunidad Valenciana en la web www.san.gva.es o bien desde la sede electrónica del Ministerio de Sanidad. Para tener el pasaporte covid, lo más recomendable es descargarlo en formato PDF desde el teléfono móvil y guardarlo en el dispositivo o imprimirlo para disponer de él en formato físico si así se desea.

Compartir el artículo

stats