Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "AVE" low cost italiano prevé comenzar a operar entre Alicante y Madrid a partir del verano de 2022

La compañía Ilsa, participada por la italiana Trenitalia y Air Nostrum, utilizará trenes de 200 metros con capacidad para 467 pasajeros

Imagen del "AVE" low cost de Air Nostrum y Trenitalia anoche en la estaciómn Puerta de Atocha Carlos Luján

Trenitalia, el operador público ferroviario de Italia, ha solicitado al Banco Europeo de Inversiones (BEI) una financiación de 550 millones de euros para la compra de 34 trenes de alta velocidad, de los que 20 de ellos se destinarán a cubrir las operaciones de Ilsa, el nuevo operador privado que competirá con Renfe en la red española en el que participa la compañía aérea valenciana Air Nostrum. La previsión es que los tres de alta velocidad italiana comienzan a circular entre Alicante y Madrid a partir del próximo verano.

Se trata de un proyecto valorado en 1.238 millones de euros, de los que la compañía italiana estaría pidiendo financiación por solo 550 millones de euros, justificando su contribución a una mayor sostenibilidad del transporte y a la mejora de la cohesión territorial.

En concreto, Ilsa, que está participada al 45% por Trenitalia y al 55% por accionistas de la aerolínea valenciana Air Nostrum, operará las líneas de alta velocidad entre Madrid y Barcelona, Zaragoza, Sevilla, Málaga, Córdoba, Valencia y Alicante a partir del año que viene.

Detalles de uno de los vagones Carlos Luján

Ilsa ya anunció en verano la compra a Hitachi y Bombardier (ahora Alstom) de 23 trenes Frecciarossa 1000 por 797 millones de euros, mientras que Trenitalia usará los 14 trenes que prevé financiar en parte con esta línea del BEI en la región de Campania.

"El proyecto apoya la liberalización de los servicios ferroviarios de pasajeros y la expansión de los mercados ferroviarios de alta velocidad en España e Italia, promoviendo así el cambio modal de la carretera y los aviones al ferrocarril y el transporte sostenible en línea con los objetivos de la UE", sostiene del BEI.

Según destaca Ilsa, el ETR1000 es el tren "más rápido, sostenible y silencioso de Europa". Se trata de un modelo interoperable en distintos países europeos, mide 200 metros de largo, tiene capacidad para hasta 467 pasajeros y puede alcanzar velocidades comerciales de hasta 360 kilómetros por hora. Gracias a un diseño aerodinámico de última generación y el uso de tecnologías de ahorro de energía, consigue llegar hasta los 360 kilómetros por hora de forma muy eficiente. Además, es totalmente silencioso.

Nuestro tren de Alta Velocidad ofrecerá el mayor nivel de confort en España. Una combinación de tecnologías de propulsión y control más avanzadas, unido a servicios como conexión WiFi de máxima calidad y área de restauración, convierten al Frecciarossa 1000 en una de las opciones más cómodas para viajar.

Trenes preparados para tu seguridad. El sistema de aire acondicionado del tren ETR 1000 permite cambiar la totalidad del aire dentro de cada coche en 3 minutos, en las mismas condiciones que ocurre dentro de un avión. Esto garantiza al menos 35 m3/h de aire renovado a cada pasajero del tren en cualquier condición climática. Antes de entrar en el coche, el aire acondicionado se filtra a través de un moderno sistema que está siendo probado con una eficiencia creciente en la eliminación de microorganismos presentes en el aire hasta alcanzar el 95% de capacidad de eliminar bacterias y virus.

Por su parte, el francés Ouigo operará con 14 trenes Almston adaptados a la red española. Los trenes, de doble piso, tendrán 509 plazas, además de servicio a bordo y cafetería, un equipamiento que Renfe sí ha limitado por el impacto de la pandemia. SNCF también está formando maquinistas especializados en trenes de mercancías para que estos trenes de cara su incorporación al Corredor Mediterráneo. Aunque la SNCF lleva más de 80 años dando servicio a los franceses y al resto de Europa, su filial no nació hasta 2013. Lleva varios años operando con un modelo «low cost» en Francia, con precios bajos y un servicio de calidad, con más de 50 millones de viajeros transportados.

Por su parte, el Avlo de Renfe es un «tren inteligente» en el que se pueden reducir costes gracias al uso de las nuevas tecnologías y la personalización de servicios. El planteamiento se asemeja al modelo de negocio de las compañías aéreas de bajo coste. Reducir los servicios generales y cobrarlos si el pasajero los solicita. Pagar por el transporte de maletas más grandes o la elección de asientos, que serán más baratos en función de su ubicación (ventanilla, pasillo, sentido de la marcha). Algo que ya incorporó, por ejemplo, Renfe con la tarifa «mesa». Otro factor que permitirá rebajar tarifas en estos trenes es el aumento de la capacidad, que pasará de los cuatro asientos por fila que tienen los trenes AVE en clase turista a cinco plazas.

Renfe tenía previsto haber lanzado en abril de 2020 el servicio de «bajo coste» para anticiparse a la competencia de los operadores que iban a entrar en la red AVE en diciembre de ese año, cuando se produjo la liberalización del transporte en tren en toda la UE pero la pandemia del covid y la reducción de los servicios por la caída de la demanda y las restricciones a los viajes por España aplazó todo.

Adif

Por otro lado, Adif ha licitado un contrato para la construcción, operación y mantenimiento de 21 instalaciones solares de autoconsumo sin excedentes en distintas estaciones de la red ferroviaria por un importe de 2,15 millones de euros y un plazo de ejecución de 36 meses.

Según la información consultada por Europa Press, las estaciones comprendidas en los pliegos son las de Albacete, Ciudad Real, Cádiz, Alicante, Burgos, Calatayud, Camp de Tarragona, Elche, Málaga, Monfragüe (Cáceres), Pamplona, Sevilla, Vigo, Zaragoza, Linares-Baeza (Jaén) y dos en Huelva, así como en almacenes y otros edificios de Adif situados en Madrid (Estación Abroñigal, Sor Ángela de la Cruz y Villaverde Bajo).

El contrato licitado contempla la redacción del proyecto constructivo de las instalaciones; la tramitación administrativa de todos los permisos, licencias y autorizaciones asociados a la construcción y puesta en marcha de las instalaciones; la ejecución de las obras, incluyendo el suministro de materiales y equipos y la construcción y montaje, así como la realización de pruebas y puesta en servicio; y la explotación y el mantenimiento de las instalaciones, incluyendo el suministro de materiales de repuesto y su almacenaje.

Adif defiende con este contrato su compromiso con el impulso a la generación renovable en la infraestructura ferroviaria, mediante el fomento del uso e integración de energías renovables para instalaciones acogidas a las modalidades de autoconsumo sin excedente a partir de la energía solar fotovoltaica.

A nivel estratégico, las actuaciones objeto de este contrato se enmarcan en el Plan de Lucha contra el Cambio Climático 2018-2030, conjunto de Adif y Adif Alta Velocidad, concretamente en su línea de descarbonización y fomento del uso de energías renovables.

Esta línea persigue la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al sistema ferroviario mediante la sustitución de los combustibles fósiles y el incremento del consumo de energía con origen en fuentes renovables.

Compartir el artículo

stats