Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Falta de mantenimiento y suciedad en el acceso del castillo de Santa Bárbara

Basura, pintadas, grietas y vallas prohibiendo el paso por desprendimientos en varios puntos deslucen el recorrido

23

Restos de basura, pintadas, grietas... Esta es la imagen que da el Castillo de Santa Bárbara Pilar Cortés

El castillo de Santa Bárbara es uno de los principales atractivos turísticos e históricos de Alicante. Pero, a perro flaco todo son pulgas, y las deficiencias se van acumulando sin que, por el momento, se solucionen. El ascensor dejaba de funcionar esta semana tan sólo quince días después de su puesta en marcha desde el inicio de la pandemia, los anunciados autobuses-lanzaderas siguen sin funcionar, el acceso en coche está prohibido y los peatonales presentan numerosas deficiencias a simple vista.

El cierre del ascensor de Juan Bautista Lafora obliga de nuevo a los visitantes a recorrer la angosta subida a la fortaleza con largos tramos sin acera, ni casi arcén, y que lleva a los ciudadanos a bajar a una carretera que presenta además numerosos desperfectos en el firme.

La falta de mantenimiento también afecta a la muralla peatonal, que da acceso a Santa Bárbara desde la ciudad, donde a lo largo del recorrido los turistas se encuentran con basura de todo tipo. Botellas de vidrio, vasos desechables, bolsas de plástico, papeles y hasta mascarillas higiénicas (un producto, éste último, que ha pasado a formar parte de las vías públicas y monumentos gracias a la falta de civismo) se pueden ver en torno al bastión, ofreciendo la peor cara de Bien de Interés Cultural (BIC).

Pero a toda la basura que se acumula en márgenes, y en cualquier otro rincón, cabe sumar las numerosas pintadas o las grietas por falta de mantenimiento en los muros de piedra.

Además, a lo largo del recorrido hay varias vallas que prohíben el paso por desprendimientos, según han confirmado fuentes municipales. Sin embargo, desde el Ayuntamiento aseguran que los problemas de mantenimiento son competencia del Patronato de Turismo, mientras que desde éste explican que corresponde al departamento de Infraestructuras.

Fuera como fuere, lo cierto es que los diferentes grupos de la oposición llevan tiempo alertando de estos problemas y de la necesidad de intensificar el mantenimiento y la limpieza del castillo, a fin de cuidar y proteger el patrimonio alicantino, así como reclaman que se «vuelva a la gestión pública» y que se cree un plan director.

El ascensor

Según fuentes municipales, la avería en un cuadro eléctrico, supuestamente provocada por la caída de un rayo, quedará resuelta previsiblemente la semana que viene. Al parecer, explican, los técnicos están esperando que llegue de Alemania la pieza que hay que sustituir. Tan pronto se solucione el problema, insisten las citadas fuentes, el elevador de Juan Bautista Lafora volverá a funcionar. Entonces, serán menos evidentes las deficiencias que presenta el castillo, o al menos serán menos los turistas que suban andando y puedan verlas.

Compartir el artículo

stats