Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital General de Alicante lidera una técnica para extirpar tumores conservando más partes del pulmón

El centro de referencia para toda la provincia es el que más intervenciones de este tipo hace en España - Los pacientes tienen menos complicaciones y ganan en capacidad pulmonar

10

Una de las intervenciones que se han hecho durante esta semana en el marco de la beca de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica. | ALEX DOMÍNGUEZ

Mejorar la recuperación del paciente y garantizar una mayor calidad de vida. Son las dos grandes ventajas de una técnica quirúrgica en la que se ha especializado el Hospital General de Alicante y que va dirigida a los pacientes con cáncer de pulmón.

A través de este procedimiento quirúrgico, llamado resección anatómica sublobar, los cirujanos torácicos son capaces de extirpar el tumor quitando una mínima parte del pulmón y con las mismos resultados que con las técnicas convencionales mediante las que se quitaban más partes de este órgano.

De esta manera, los enfermos, en su mayoría fumadores y con problemas respiratorios previos, «logran conservar mayor capacidad pulmonar, lo que lleva a aparejada una mejor recuperación y menor riesgo de complicaciones», explica Jorge Cerezal, jefe del servicio de Cirugía Torácica del Hospital General de Alicante.

El Hospital General de Alicante lidera una técnica para extirpar tumores conservando más partes del pulmón

«Tradicionalmente en este tipo de intervenciones se quitaban partes más grandes del pulmón. Desde hace unos años y en especial en el último, con la publicación del ensayo clínico más potente que se ha hecho hasta el momento, se ha visto que con el mismo margen de seguridad y con los mismos resultados se pueden hacer resecciones de partes más pequeñas», detalla Carlos Gálvez, cirujano del servicio. En los casos más extremos, al paciente se le quita 20% de lo que se le extirparía hace unos años con las técnicas convencionales.

Esta operación está indicada para pacientes con cáncer de pulmón en estadios iniciales, sin metástasis ni afectación de los ganglios y cuando el tumor es de pequeño tamaño, de no más de dos centímetros.

De referencia provincial

El centro hospitalario sirve de referencia para operar a pacientes de toda la provincia y a nivel nacional es, junto con el Clínic de Barcelona, el que más intervenciones de este tipo hace al año.

Actualmente se practican en torno a medio centenar de operaciones anuales, que suponen un tercio de todos los tratamientos quirúrgicos del cáncer de pulmón y el crecimiento es exponencial. Esta cifra «está además por encima de los estándares europeos, situados en el 15%», explican ambos profesionales. Este aumento en el número de intervenciones ha sido posible porque con la mejora de las técnicas de imagen se diagnostica antes a los pacientes con cáncer de pulmón, por lo que pueden ser candidatos a beneficiarse de esta operación. «Antes los pacientes llegaban con tumores mucho más avanzados, por lo que era impensable poder aplicar esta técnica», añade Jorge Cerezal.

La mayor esperanza de vida también hace que pacientes que han sido operados de cáncer recaigan de la enfermedad con el paso de los años o desarrollen nuevos tumores que les obliguen de nuevo a pasar por el quirófano. «Con las técnicas antiguas muchos enfermos no podían volver a ser intervenidos porque la capacidad pulmonar les había quedado muy mermada», explica Gálvez.

Además, la operación se lleva a cabo mediante técnicas mínimamente invasivas con las que sólo es necesario realizar una incisión de cuatro centímetros, lo que también contribuye a que el paciente se recupere más rápido y mejor. Todo un avance médico que «sin los anestesiólogos y los enfermeros de quirófano sería imposible», destacan ambos profesionales.

Reconstrucción en 3D

Antes de cada operación, el equipo de cirujanos reconstruye mediante programas de ordenador un modelo en tres dimensiones de los pulmones del paciente que va a ser operado, gracias a la información que proporciona el TAC. De esta manera, los médicos saben la situación exacta de vasos y arterias, lo que aporta una mayor seguridad a la intervención.

Esta alta especialización ha llevado a que la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica haya seleccionado al Hospital General de Alicante para becar a un cirujano y que durante una semana esté aprendiendo esta técnica para después implantarla en su hospital. El periodo de formación se ha desarrollado durante toda esta semana, con casos de pacientes seleccionados para practicar las distintas resecciones que se pueden hacer del tumor.

El servicio de Cirugía Torácica está también integrado por Juan José Mafé, Julio Sesma, Sergio Bolufer y Francisco Lirio.

Compartir el artículo

stats