Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calixto Sánchez Pérez Jefe de Anestesia y Reanimación del Hospital de Elda

«La sexta ola se está iniciando y será intensa en contagios pero con menos hospitalizados»

El doctor recomienda a los no vacunados que mediten seriamente sobre los beneficios que la inmunidad supone para todos

El doctor Calixto Sánchez también es miembro del Consejo Nacional de Especialidades Médicas.

Considera que la sexta ola de la pandemia ha comenzado ya pero confía en que sus efectos sean mucho menos dañinos gracias a la vacunación masiva. El doctor Calixto Sánchez Pérez analiza la evolución de la pandemia como jefe del Servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital General Universitario de Elda y como miembro del Consejo Nacional de Especialidades Médicas y de la Comisión Nacional de Anestesiología.

¿Qué nuevos aspectos se conocen ahora del virus que se desconocían cuando irrumpió?

Sin duda alguna ahora conocemos muchísimo más sus mecanismos de ataque al organismo y sus intimidades químicas. Y cuando no hay confusión se puedan desarrollar mayores acciones farmacoterapéuticas en el futuro contra el propio virus que, sin lugar a dudas, llegarán...

¿El virus está mutando y haciéndose más agresivo ahora?

Este virus no es el de la gripe que sí muta con cambios radicales. En opinión de virólogos expertos, que no soy yo uno de ellos, hay cambios genéticos que modifican algo las acciones del covid-19 pero en general, aún con porcentajes pequeños de disminución de eficacia, son sensibles a las vacunas. Lo que no sabemos es si este virus se deja evolucionar en el tiempo entre los miles de millones de personas no vacunadas en el mundo. En ese caso quizá podrían ocurrir cosas insospechadas.

¿Estamos ya en la sexta ola de la pandemia?

Podríamos decir que se está iniciando.

¿Y cómo cree que será?

Intensa en contagios, fundamentalmente en no vacunados o en personas con escasa respuesta inmunitaria a la vacunación o múltiples patologías asociadas, pero con mucha menos necesidad de recursos sanitarios por ingresos en hospitales y en las UCI. Ojalá no me equivoque...

¿Qué diferencia aprecia entre las diferentes olas?

A veces es complejo ya separar las olas. La tercera ola, si hablamos del año 2021, empezó en enero. Para mi y para muchos compañeros ha sido la mas terrorífica. Muy compleja por la gravedad de los pacientes y difícilmente manejable por el volumen de afectados diarios que necesitaban Cuidados Intensivos. También fue muy letal ya que incluso en pacientes no muy mayores y sin apenas antecedentes médicos, deportistas entre ellos, nos enfrentamos a un nivel de mortalidad muy elevado. Este punto de inicio coincidió con el comienzo de la vacunación del personal sanitario de primera línea, lo que nos tranquilizó sobremanera, y los niveles de contagio y enfermedad en nuestros trabajadores cayó en picado. La cuarta ola empezó sobre abril sin haber descendido los casos de la tercera, lo que fue durísimo para nuestros equipos. Y la quinta comenzó sobre finales de julio y principios de agosto. Éstas últimas han tenido menor incidencia en ingresos tanto hospitalarios como de Cuidados Intensivos. Podríamos afirmar que ahora se está iniciando una sexta ola y no hay ninguna duda de que la vacuna ha terminado con casi el cien por cien de los casos graves en todos los sujetos que tuvieron una buena respuesta inmunitaria a la vacunación, que es la estricta mayoría.

¿Cómo se encuentra ahora el personal sanitario?

Hemos acabado muy agotados y con cambios en nuestro carácter y fuerza que vamos recuperando poco a poco. El cerebro juega a favor nuestro y parece que nos hace olvidar esos peores momentos en que pensábamos que claudicaríamos por el esfuerzo. Esos momentos solo los superamos por las ganas de salvar vidas y la fuerza que te daba cada paciente que sacábamos de alta de la UCI a planta.

¿Cuándo lograremos vencer definitivamente al covid-19?

No lo sé, pero lo que sí sé es que la vacuna ha hecho un efecto espectacular. Ha salvado vidas y transformado radicalmente los nuevos contagios en personas vacunadas, que ahora presentan una sintomatología mucho menor. La tercera dosis de recuerdo puede que tenga el efecto beneficioso de refrescar la memoria inmunitaria, y que la población se encuentre de nuevo reforzada, sobre todo en personas por encima de 55 años inicialmente.

¿Y cuándo se atenuará la enfermedad?

Me hace una pregunta muy compleja. Le vuelvo a decir que no tengo una bola de cristal pero pienso que las vacunaciones han hecho muchísimo y que, sin duda, se crearan fármacos antivirales que controlarán al SARS-CoV-2 al aplicarlos inicialmente. Hay muchísima investigación mundial sobre ello. Y también quiero decirle que me siento muy orgulloso de mi país por la respuesta de los ciudadanos ante la vacunación, que ha sido masiva respecto a los países de nuestro entorno.

¿La investigación se ha ralentizado?

En absoluto. Es muy intensa y la inversión económica tremenda. No me cabe la menor duda de que irán apareciendo tratamientos, como ya los hay, pero cada vez irán mejorando su eficacia.

¿Por qué ahora las UCI apenas tienen enfermos covid?

En «stricto sensu», como dice el Derecho Romano, se debe a la vacunación masiva en España. Le recuerdo que en Alemania y por regiones hay solo entre un 50% y 60% de vacunados. Y eso en una población de 80 millones de habitantes refleja que más de 30 millones está sin vacunar. Lo que, desde el punto de vista epidemiológico, supone que te la puedan liar perfectamente en un mes.

Pero en España al principio también hubo temor y rechazo a las vacunas...

No he conocido a ninguna persona antivacuna que disponga de algún argumento solvente y demostrable que justifique su posición. Entiendo el miedo inicial que se producía por la comunicación -muy mala por cierto-, de episodios puntuales de trombosis. El problema es la falta de información veraz y contrastada por los expertos. Y pongo un ejemplo: la quimioterapia usada en pacientes con cáncer tiene muchísimos más efectos secundarios que una vacuna. Pero produce beneficios muy superiores a los secundarios que es acabar con una enfermedad muy grave. Pues bien, la vacuna del coronavirus, en general, no produce prácticamente ningún efecto secundario grave y, por el contrario, sí te libra de padecer una enfermedad muy grave que puede acabar con tu vida independientemente del grupo de edad en el que te encuentres. He leído unas declaraciones de un epidemiólogo alemán que dice que los españoles e italianos nos hemos vacunado tan masivamente porque la primera oleada fue devastadora con miles de muertes diarias. Así que la población confió su esperanza en la vacunación, cosa que no ocurrió en Alemania. Efecto Madrid le llaman.

En el Hospital General Universitario de Elda vuelven a aumentar los ingresos ¿Es preocupante?

Bueno, los ingresos que tenemos, de momento, son muy pocos, y también de momento y tocamos madera, ninguno ha necesitado Cuidados Intensivos.

¿Qué opinión le merece el pasaporte covid?

Pues creo que las sociedades se deben proteger del terror a enfermar y el pasaporte covid y la vacunación masiva ayudan. Cuando yo tenía dos años en España nos vacunaron a cuatro millones de niños de Poliomielitis en tres meses. Si no nos hubieran vacunado muchos habríamos muerto y una infinidad de personas de mi edad tendrían secuelas en forma de parálisis de por vida. La enfermedad era muy contagiosa, un virus, y la vacunación era no solo obligatoria sino socialmente demandada porque los padres veían los efectos de la enfermedad en sus hijos. De este modo se consiguió erradicar la Poliomielitis en meses.

¿Y qué se puede hacer con quienes se niegan a vacunarse?

Aunque la vacunación no sea obligatoria creo que las personas no vacunadas deben tener la sensibilidad adecuada para no poner en peligro a personas débiles, y también para proteger al personal sanitario del trabajo extenuante al que se enfrentan cada vez que tienen que tratar a un paciente covid crítico.

¿Sería conveniente adoptar alguna otra medida sanitaria?

Hay que dejar vivir a las personas pero manteniendo una observación de la evolución pandémica y tomando medidas razonables y justificadas.

¿Por ejemplo?

Usar la mascarilla y los cuidados higiénicos adecuados mientras tengamos incidencias del actual nivel.

¿Algún consejo?

Recomiendo aquí a los no vacunados que mediten y valoren los beneficios para todos que supone la vacunación total. Y también recomiendo a todos mis compañeros médicos de cualquier especialidad que gasten tiempo en sus pacientes que no estén vacunados para explicarles la seguridad y los beneficios que tiene la vacuna tanto para ellos como para todos los demás.

¿Algún mensaje?

Solo dar esperanza a las personas en la confianza de que todo esto pasará y volveremos la vista atrás como si fuera un mal sueño.

Compartir el artículo

stats