Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cierre de fronteras por la variante ómicron atrapa a siete alicantinos en Marruecos

Los afectados, empleados del TRAM de vacaciones en Tetuán, critican que el Consulado se ha desentendido de ellos - Exteriores fletará en las próximas horas siete aviones para sacar del país norteafricano a un millar de españoles

El grupo de alicantinos a las puertas del Consulado de España en Tetuán, donde se encontraban de vacaciones cuando se vieron sorprendidos por el cierre de fronteras. | INFORMACIÓN

La crisis desatada por la nueva variante ómicron del coronavirus ha afectado de lleno a siete alicantinos, trabajadores del TRAM, que pasaban unos días de vacaciones en Tetuán (Marruecos). El grupo llegó el día 27 de noviembre y tenían que volver a España el 30, es decir, este pasado martes, pero pocas horas antes de regresar se cancelaron los vuelos con España como consecuencia del cierre de fronteras adoptado por algunos países para frenar la expansión de la nueva cepa.

Esta situación afecta a centenares de españoles que buscan vías para salir de Marruecos, la mayoría turistas. Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores han apuntado que en las próximas horas fletarán siete aviones de Iberia para sacar del país norteafricano a entre 800 y un millar de españoles, aparte de que operarán otras aerolíneas de países como Francia con las que también podrán viajar. Además de Marruecos, desde donde Exteriores confirmó que han recibido decenas de llamadas de españoles que no podían salir del país, el otro punto de conflicto está en Mozambique. Según explicaron se fletará un avión con 100 plazas que volverá a Madrid tras recoger a un grupo de nacionales en el aeropuerto de Maputo. «Rentabilizamos al máximo los aviones, y las plazas que sobren se ofrecerán a otros países. También hay seis españoles que volverán en un avión francés desde Etiopía». En todos los casos la compañía aérea cobrará un precio más alto de lo habitual, de ahí que Exteriores insista en la conveniencia de contratar un seguro para viajar, especialmente en pandemia.

Desde su alojamiento en la medina de Tetuán, el grupo de alicantinos explicó ayer que en el momento en el que supieron que estaban atrapados se dirigieron al Consulado de España en la ciudad en busca de soluciones. «Allí lo único que nos dijeron es que habláramos con la compañía aérea, no nos aportaron ningún tipo de información ni de vía de salida», lamentó Francisca Soler. Cinco veces han intentado que la delegación diplomática española les ayudara con resultado, afirman, infructuoso. «Nos decían que mandáramos emails, pero nos los devolvían. Al final nos tuvieron que tomar los datos a mano».

La información que han obtenido en las últimas horas ha sido a través de grupos que se han creado de WhatsApp de españoles atrapados en Marruecos y en Tetuán «o de información que nos iban proporcionando familiares y amigos de las noticias que salen en España». Por contra, los afectados aseguran que Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana (FGV), empresa para la que trabajan, sí se ha movido con la Conselleria de Transportes y con el Consulado para tratar de desbloquear la situación y que puedan regresar pronto a España. «Nosotros somos personal esencial, porque cuatro de las personas del grupo son maquinistas, así que es prioritario que nos incorporemos a tiempo a nuestros puestos de trabajo. La empresa se ha portado muy bien y gracias a ellos finalmente conseguimos que el Consulado nos llamara para interesarse por lo que nos ocurría», relató Teresa Ramón, otra de las viajeras afectadas.

En las últimas horas se ha desatado una fiebre por encontrar la manera de salir del país a través de unos pocos vuelos que se han habilitado para sacar a los turistas a unos precios astronómicos. «Nosotros hemos pagado 324 euros por billetes que normalmente cuestan 120, pero hay gente que ha desembolsado 600 euros, sin tener la certeza de que vayan a poder viajar, puesto que hay también un mercado de billetes falsos». Si nada se tuerce, el grupo de trabajadores del TRAM volará desde Casablanca a Murcia en las próximas horas, aunque realmente sin la certeza de que se mantenga ese compromiso, «ya que en una agencia especializada nos han dicho que las rutas más seguras para salir del país son Madrid, Barcelona y Málaga». Los billetes se los han tenido que comprar sus familiares en España puesto que, como cuentan, desde Marruecos era imposible acceder a las páginas de las compañías aéreas, que se colgaban constantemente. Teresa Ramón lamenta que no hayan podido entrar a España por otras vías, como la frontera con Ceuta. «También está cerrada, es así de lamentable, que hayan dejado a cientos de personas tiradas sin margen para buscarse la vida. El aviso de que se cerraban las fronteras se hizo con muy poco margen de tiempo».

Las autoridades españolas apelan a la responsabilidad y recomiendan a los ciudadanos inscribirse en el registro de viajeros de la embajada en el país de destino en caso de realizar un desplazamiento internacional. Además, recuerdan que la situación sanitaria puede alterar las condiciones de los viajes en cualquier momento. En este caso aseguran que se está evacuando a todos los que quieran salir y que, pese a la incomodidad, la situación está lejos del cerrojazo de marzo de 2020, cuando decenas de españoles se quedaron atrapados en el extranjero con el estallido de la pandemia.

Imagen del grupo de trabajadores del TRAM atrapados en Tetuán

Compartir el artículo

stats