Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSOE divide a la izquierda al tender la mano a Barcala para aprobar el Presupuesto de 2022

Los socialistas se abren a negociar con el alcalde, pese al incumplimiento del pacto presupuestario firmado con Cs hace un año, para evitar que el bipartito se «eche en manos de la derecha más radical»

Sanguino y Millana (en los extremos), durante una negociación presupuestaria con Barcala y Sánchez

El PSOE, predispuesto; Vox, receloso; y el resto, en su línea. Así, con las primeras cartas sobre la mesa, arrancan los movimientos previos a las negociaciones del Presupuesto para 2022, que el gobierno de PP y Cs pretende aprobar inicialmente antes de finalizar este año. Tras el pistoletazo de salida dado este miércoles por el alcalde, Luis Barcala, al anunciar que el bipartito ya había conseguido cerrar un acuerdo entre socios, los grupos de la oposición empiezan a buscar ahora posición.

El movimiento más sorprendente, entre los primeros, fue el del PSOE, al tender la mano a Barcala para «rescatarlo» de Vox. Los socialistas, un año después del pacto presupuestario con Cs (que sobre el papel asumió el PP, para luego incumplirse casi en su totalidad), aseguraron que están abiertos a negociar con el alcalde para «buscar puntos de encuentro» con el fin de que el PP no tenga que «echarse en manos de la derecha más radical para sacar adelante los Presupuestos», en alusión a Vox, evitando así «que el extremismo de derecha se adueñe de las prioridades que exigen los ciudadanos».

A la espera de respuesta, los socialistas consideran una «irresponsabilidad» que Barcala no aceptase la mano tendida, «máxime cuando son tiempos que es necesario más que nunca el máximo consenso para una recuperación económica efectiva tras una pandemia que ha golpeando a todos los sectores productivos », según el secretario local de los socialistas de Alicante, Miguel Millana, quien admitió no compartir con Barcala que se impulsen «unos presupuestos continuistas, porque Alicante necesita un cambio de rumbo en lo económico y social». El regidor popular sostiene que el Presupuesto de 2022 debe ser «continuista a la fuerza, por los gastos comprometidos», en alusión a las inversiones plurianuales ya comprometidas, el gasto de las grandes contratas, además de la reducción de ingresos por el cambio en la plusvalía.

Hace un año, el bipartito sacó adelante el Presupuesto de 2021 con la abstención del PSOE y de Vox. Desde la formación ultra, hasta ahora socio prioritario del bipartito, afirmaron estar «muy sorprendidos» con Barcala respecto a las negociaciones con la oposición. «Están en minoría y tienen que pactar, les guste más o menos. Nos parecen bien las inversiones (aunque habrá que hablar de otras) que aprobamos en remanentes, pero ya conoce nuestro objetivo de reducir el gasto ideológico», apuntó el portavoz de Vox, Mario Ortolá, quien ya ha puesto condiciones al voto de su grupo: «No vamos a aprobar el Presupuesto sin que desaparezca todo o gran parte del malgasto en políticas ideológicas de la izquierda. No queremos incluir la ordenanza en la negociación pero está claro que si la suavizan, puede condicionar el Presupuesto ya que hay un acercamiento del PP al PSOE, socio con el que al parecer se encuentran cómodos». Ortolá, al respecto, advirtió a Barcala de que debe elegir: «Que demuestren si están dispuestos a eliminar áreas ‘progres’ o tendrán que pactar con el PSOE. No somos la muleta de nadie, no queremos un gobierno lleno de complejos vendido a la izquierda sectaria».

Hace un año, en el «no» se posicionaron Unidas Podemos y Compromís para el Presupuesto de 2021. El portavoz de la coalición morada, Xavier López, aseguró que la postura de su grupo estará condicionada por el futuro de la ordenanza de mendicidad. «Vamos a condicionar este negociación a la ordenanza. Si no hay un proceso participativo para limar las cuestiones que consideramos inconstitucionales es muy complicado llegar a ningún acuerdo presupuestario. Consideramos prioritario sacar al PP de los brazos de la ultraderecha, teniendo un Presupuesto más social y más encaminado hacia la sostenibilidad ambiental». Por su parte, el portavoz de la coalición nacionalista, Natxo Bellido, defendió que «no es el momento de Presupuestos continuistas ni de trámite, por lo que será complicado apoyar los Presupuestos».

Compartir el artículo

stats