Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La provincia se enfrenta a la sexta ola con un déficit de un millar de sanitarios

La nueva onda epidémica coincide con el despido de 129 refuerzos covid, la mayoría rastreadores - Al aumento de contagios se suma la campaña de vacunación y las vacaciones del personal

Los centros de salud están llevando a cabo la campaña de vacunación de gripe y refuerzo covid.

La provincia de Alicante se mete de lleno en la sexta ola de la pandemia de coronavirus. Una ola que, gracias a la vacunación, no se prevé que sature las UCI ni las plantas hospitalarias, pero que descansará sobre los hombros de una agotada Atención Primaria.

Protesta la pasada primavera contra el fin de buena parte de los contratos covid. | PILAR CORTÉS

Los centros de salud de la provincia se enfrentan a esta nueva embestida del virus con un déficit de más de 900 médicos y enfermeros respecto a la media nacional de profesionales, según los datos del Ministerio de Sanidad. Sindicatos, trabajadores y sociedades científicas coinciden en que los refuerzos covid no suplen esta falta de profesionales. Además, en enero se prescindirá de 129 de estos refuerzos en la provincia, la mayoría documentalistas que se encargan de rastrear los contactos de los casos positivos de covid. Sin este personal, advierten estas entidades, esta labor recaerá sobre los ya de por sí sobrecargados médicos de familia, pediatras y enfermeros.

La falta de personal es el gran mal que aqueja a la Atención Primaria, sobre todo de cara a esta sexta ola, que coincide con otros factores que pueden provocar un a tormenta perfecta. Al aumento de casos de coronavirus atendidos por los centros de salud se suma la incidencia de otros virus propios del invierno y que el año pasado apenas circularon, pero que este año sí están llenando las consultas de los médicos. También se solapa con la temporada de gripe, que por lo general llega a finales de diciembre o comienzos de enero y que este invierno amenaza con ser más intensa. A todo esto se suma la campaña de vacunación frente a la gripe y las terceras dosis de la vacuna contra el covid, que se lleva a cabo por parte de los enfermeros de Atención Primaria.

Más carga de trabajo en un periodo de merecidas vacaciones en las que, como años anteriores, no está prevista la sustitución de los profesionales.

Actualmente, los centros de salud de la provincia de Alicante tienen demoras de hasta 20 días para atender, tanto de manera presencial, como telefónica a los pacientes. El aumento de enfermedades propias del frío, junto a los casos de covid está saturando las consultas y los médicos de familia se quejan de que al día llegan a ver a más de 60 pacientes, con agendas en las que se llega a citar a enfermos cada minuto o dos minutos e incluso con dos y tres personas citadas al mismo tiempo. Todo cuando aún no ha empezado el periodo de vacaciones. El colapso, advierten, va a ser de nuevo inevitable.

Los profesionales alertan de que los enfermos crónicos van a ser los grandes perjudicados de esta situación. «Estos pacientes son quienes salen peor parados, porque se suspenden las consultas de seguimiento, se les atiende por teléfono y al final quedan desatendidos, por lo que sus enfermedades empeoran», advierte Emilia Guevara, secretaria de Acción Sindical del Sindicato de Enfermería, Satse. Esta entidad cree que como acción inmediata para paliar el colapso que sufre Atención Primaria se podría, al menos, sustituir a los profesionales de enfermería que se marchan de vacaciones «puesto que hay personas en las bolsas de empleo dispuestas a trabajar».

Un punto de vista con el que coincide José Manuel Peris, portavoz del Foro de Médicos de Atención Primaria de la Comunidad Valenciana. «El covid nos come y no podemos dedicar tiempo a atender como es debido a los pacientes crónicos». Este profesional reclama que el periodo de vacaciones se prolongue más allá del 15 de enero para no dejar en cuadro los ya de por sí mermados centros de salud.

Para la presidenta de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria, María Ángeles Medina, la sexta ola de la pandemia llega cuando los centros de salud no están preparados. «No se han hecho efectivos los grandes cambios que necesitamos. Los puntos débiles son los recursos humanos: médicos y enfermeras, vacaciones, no hay técnicos sanitarios superiores… y tecnológicos». En este último punto, Medina, médico de familia en un centro de salud de Elche, lamenta que las centralitas siguen siendo insuficientes para atender las llamadas de los pacientes y los administrativos de los mostradores están sobrecargados. «Somos los mismos o menos y mucho más cansados y decepcionados de la falta de inversión que necesitamos», añade.

«El perjudicado va a ser el paciente crónico, que queda desatendido» Emilia Guevara, SATSE

decoration

«Sin rastreadores su trabajo lo tendrán que hacer médicos y enfermeros» José Manuel Peris, Foro de atención primaria

decoration

«No estamos preparados para la sexta ola, no se han acometido los cambios necesarios» María Ángeles Medina, Asociación Medicina de Familia

decoration

«La saturación de los centros de salud repercute en las Urgencias» Víctor Pedrera, Sindicato Médico

decoration

«Hace tres años que esperamos el plan de reforma de Primaria» Rosa Atiénzar, CCOO

decoration

Repercusión en Urgencias

El problema de la saturación de los centros de salud es que son vasos comunicantes con otros niveles asistenciales, por lo que terminan por afectarles. «Los pacientes que no pueden ser vistos por sus médicos acaban por ir a Urgencias de los hospitales, que también se saturan», lamenta Víctor Pedrera, secretario general del Sindicato Médico en la Comunidad. Esta entidad calcula que en los centros de salud de las tres provincias faltan un millar de médicos y pediatras para poder ajustar las ratios por debajo de los 1.500 enfermos y 900 niños por profesional que recomiendan las entidades científicas. Este sindicato también se queja de la «mala distribución» categorías se ha hecho de los contratos covid de refuerzo y pide un aumento de la contratación de médicos, especialmente en Atención Primaria y en Urgencias para paliar este aumento de la demanda. «La excusa que nos ponen siempre es que no hay profesionales en la bolsa para trabajar, pero este argumento no nos vale». Pedrera reclama contratos dignos y estables para evitar que los médicos que acaban la facultad se marchen al extranjero.

Rosa Atiénzar, responsable de Sanidad en el sindicato CC OO, recuerda que hace tres años que se anunció un plan para reformar desde su base el modelo de atención primaria «y nada se sabe de él». Atiénzar prevé un colapso del sistema en las próximas semanas «si no llegan más refuerzos». Este sindicato ha pedido en reiteradas ocasiones un aumento del 25% en todas las categorías profesionales, así como la creación de nuevos perfiles profesionales que responsan a las nuevas necesidades de la población y que contribuyan a descongestionar las consultas de los médicos especialistas.

Rechazo unánime al fin de los contratos de refuerzo

El próximo 31 de diciembre vencen los contratos de refuerzo covid. Sanidad ya ha anunciado que 5.600 personas continuarán, pero que 419 profesionales no renovarán sus contratos. En plena sexta ola de la pandemia de covid, este anuncio de que se prescinde de una parte de los profesionales que fueron contratados para luchar contra la pandemia ha caído como un jarro de agua fría entre trabajadores y sindicatos. El propio Síndic de Greuges ha abierto este viernes una queja de oficio para investigar la rescisión de estos 419 contratos de refuerzo covid en centros de salud y hospitales a partir del 1 de enero de 2022.


El actual aumento de la incidencia acumulada de los casos covid durante las últimas semanas y la aparición de la nueva variante ómicron «podría suponer una mayor presión sobre los servicios sanitarios, especialmente de Atención Primaria, en donde ya detectamos deficiencias», advierte el Síndic de Greuges.


Los sindicatos del ámbito sanitario se han mostrado en contra de que Sanidad no renueve a estos trabajadores. En plena escalada de contagios, con la temporada de gripe a la vuelta de la esquina y con la campaña de revacunación frente al covid en marcha, los sindicatos ven «una temeridad que se recorte personal», ha señalado Manel Canela, responsable de negociación colectiva de CC OO.


El sindicato CSIF advierte, por su parte, de que esos ceses afectan sobre todo a rastreadores, «fundamentales para que no se extienda el virus y para reducir la burocracia en Atención Primaria». Sin este personal, CSIF avisa del colapso en los centros de salud.


Desde el Satse, Emilia Guevara lamenta que en la categoría de enfermeras y enfermeras especialistas se ha producido una reducción de 84 profesionales de enfermería en la Comunidad. «De 24.03 hemos pasado a 2.319. Sin olvidarnos de la categoría de fisioterapeutas, tan necesaria para la rehabilitación, que van a disminuir de 65 a profesionales 55». Por todo ello, Satse «ha rechazado la propuesta de Conselleria de Sanidad, al considerar que son insuficientes para hacer frente a la sexta ola de covid».

Compartir el artículo

stats