Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El repunte de virus respiratorios satura los centros de salud de la provincia de Alicante con demoras de hasta 20 días

Los médicos de familia atienden a una media diaria de 10 pacientes con catarros, faringitis o bronquitis. Los profesionales lamentan que el atasco en Primaria conlleva un aumento de la asistencia en Urgencias de los hospitales

Pacientes en el hall de un centro de salud

Catarros, bronquitis, faringitis, diarreas... el frío ha llegado de golpe a la provincia de Alicante y ha traído un repunte de problemas respiratorios y digestivos que están sobrecargando a los ya de por sí saturados centros de salud. Las agendas de algunos profesionales están completamente llenas y es imposible conseguir un hueco, tanto para consulta presencial como para telefónica, hasta dentro de 20 días, aunque la media de espera oscila entre los 10 y los 15 día, según ha podido comprobar este periódico y tal como denuncia también el sindicato Csif.

La situación es peor que el año pasado, puesto que entonces apenas hubo otros virus circulantes gracias a las extremas medidas de protección que se adoptaron para frenar el avance del coronavirus. Un año después, estas medidas se han relajado sustancialmente. La mascarilla ya no se usa con tanto celo en exteriores, aunque haya aglomeración; ya no se guarda tanta precaución con las distancias interpersonales y las reuniones sociales se han multiplicado.

La consecuencia es que este año vuelve a ser como antes de la pandemia, con los mismos virus circulando, pero con una Atención Primaria aún monopolizada por el covid. «El trabajo es el doble que hace dos años, porque hay que ser muy prudentes y cuando llega un paciente con síntomas respiratorios, hay que encargar una prueba para descartar que pueda ser covid y que no se escape ningún positivo», explica María Ángeles Medina, presidenta de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria.

Esta profesional explica que desde que llegó el frío a la provincia, a diario ve a una decena de pacientes con estos problemas, que van desde fiebre a constipados comunes, bronquitis... «Tratamos de explicar a los enfermos que, si los síntomas acaban de aparecer y son leves, se queden en casa, en aislamiento, tomando algún antigripal y sólo en caso de que se compliquen, que vengan o nos llamen, porque nos preocupa mucho que la gente se junte en la sala de espera», añade Medina.

Traslado a Urgencias de un enfermo TONY SEVILLA

Una de las consecuencias de esta demora para ser atendido por el médico de familia es que se ha multiplicado el número de enfermos que acuden al centro de salud sin cita para ser atendidos, como explica un médico de familia de la ciudad de Alicante, que prefiere guardar su anonimato. «No es razonable que al final de mi jornada haya visto a 45 personas que no estaban en la agenda al principio de la mañana», critica este profesional que advierte de la calidad que se pierde en la asistencia. Desde el Foro de Médicos de Atención Primaria de la Comunidad Valenciana, su portavoz José Manuel Peris lamentaba días atrás que las agendas de los médicos de familia estos días sobrepasan de largo los 50 pacientes.

El colapso que sufren los centros de salud también tiene repercusión en los servicios de Urgencias de los hospitales. Trabajadores de este servicio en el Hospital General de Alicante señalaban días atrás que el trabajo estos días es incesante con una media de entre 300 y 400 enfermos en los días de más actividad, que suelen coincidir entre semana.

Este aumento de problemas derivados de los virus del frío y la consiguiente demora en los centros de salud está, de nuevo, perjudicando al seguimiento de enfermos crónicos. «Lo agudo nos come el trabajo diario, el sistema está muy tensionado y al final es el paciente crónico el que paga las consecuencias», lamenta María Ángeles Medina.

El sindicato Csif advierte de que la situación en los centros de salud empeorará cuando a partir de enero Sanidad prescinda de más de 400 trabajadores, la mayoría de ellos encargados de hacer los rastreos en Atención Primaria.

Aumento del número de sanitarios que permanecen de baja

Al aumento de pacientes aquejados por problemas derivados del frío se suma otra variable que estos días complica el trabajo en los centros de salud y no es otra que el incremento de profesionales de baja afectados por el covid o bien por cuarentenas al haber estado en contacto con enfermos de coronavirus. Según los datos aportados por el Sindicato Médico, en la provincia de Alicante hay 122 trabajadores de hospitales y centros de salud que permanecen de baja por el virus y 64 están en cuarentena por haber sido contacto estrecho de un positivo. Una semana antes eran 58 los sanitarios enfermos y 31 los que estaban en aislamiento.

Compartir el artículo

stats