Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bipartito aparca el cobro de una tasa para acceder al Castillo de Santa Bárbara

El Ayuntamiento de Alicante aprueba la implantación de una línea de autobús a la fortaleza que entrará en funcionamiento el 20 de diciembre

Turistas suben y bajan a pie la cuesta del Castillo, en una imagen del pasado octubre. | PILAR CORTÉS

El equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Alicante, formado por PP y Ciudadanos, aparca por el momento el cobro de una tasa para acceder al Castillo de Santa Bárbara. Aunque la medida figura en un informe técnico incluido en el expediente aprobado ayer por la Junta de Gobierno para la implantación de una línea de autobús de acceso a la fortaleza (entrará en servicio el 20 de diciembre), el portavoz del bipartito, Antonio Manresa (Cs), dijo que la imposición de la tasa «está paralizada». «En la licitación se habló de tasa porque tenía que ver con actividades que se querían hacer y se incluyó en un informe porque Intervención siempre pide alguna contraprestación pero de momento está parada», justificó.

El equipo de gobierno mantiene la idea de aprobar inicialmente el presupuesto de 2022 antes de acabar el año

decoration

Desde el área de Turismo, en manos también de Ciudadanos, indicaron sobre la tasa que «está incluida en el pliego como posibilidad pero no hay ningún expediente iniciado». Figura en un informe técnico del Patronato de Turismo, que dirige la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez (Ciudadanos), en el que se señala que se está iniciando el expediente de aprobación de una tasa de entrada a la fortaleza «que ayude a la financiación del mantenimiento o que permita generar una atractiva oferta turística que ponga en valor la evolución histórica de la fortaleza, su patrimonio y la ciudad de Alicante». Ese informe lo emitieron el 5 de noviembre técnicos de Turismo para solicitar la implantación de la línea especial de lanzadera (autobuses) al Castillo, espacio emblemático y recurso cultural con entre 400.000 y 500.000 visitantes anuales, «con innumerables posibilidades para su dinamización turística. Bien gestionado, permitiría un mayor número de visitas y de ingresos que mejorarían la oferta de servicios turísticos del Castillo, pudiendo posicionar a Alicante como referente en la puesta en valor en clave turística de la fortaleza y de los recursos culturales que alberga en su interior».

Por todo ello, prosigue el informe, se recuerda que desde el Patronato de Turismo, por acuerdo de su junta rectora del 2 de agosto, se aprobó la convocatoria para la contratación del servicio de gestión y dinamización turística del Castillo por 830.378 euros al año, con visitas guiadas diarias, teatralizadas los fines de semana, conciertos, exposiciones y otras actividades de dinamización, que «harán que la fortaleza tenga mayor atractivo turístico y cultural, y un aumento considerable de las visitas». El documento técnico del Patronato recoge también que la externalización de la gestión del Castillo «hace necesario favorecer la accesibilidad que actualmente está muy limitada». En la referencia al inicio del expediente para iniciar el cobro de una tasa de entrada no se concretaba la cantidad ni si se cobraría a los empadronados en Alicante, aunque sobre esto Manresa dijo que la normativa europea señala que no puede haber excepciones, «otra cosa es que pueda haber algún descuento», afirmó.

En cuanto al otro castillo, el de San Fernando, la Junta aprobó el «inminente inicio» de las obras de la rampa exterior, adjudicadas por 246.892,61 euros a Doalco S.A., que dispone de tres meses para ejecutar los trabajos. Esta pasarela facilitará el acceso peatonal desde el monte hasta la fortaleza y dará continuidad a la primera fase de rehabilitación del castillo. El bipartito dijo que está previsto el próximo inicio de una segunda pasarela peatonal metálica que comunicará la zona de aparcamiento de La Aneja con la fortaleza de forma aérea del parque Tossal.

Presupuesto

Por otra parte, el portavoz del bipartito, Antonio Manresa, señaló que esperan poder iniciar esta semana los contactos con los demás grupos municipales «sin líneas rojas» para alcanzar un acuerdo sobre el Presupuesto de 2022 que permita sacarlo adelante con su voto positivo o abstención. La intención, reiteró el edil, es aprobarlos en pleno inicialmente antes de que acabe el año, afirmando que «todavía hay tiempo».

Un centro de ciberseguridad «a prueba de hackers»


El Ayuntamiento pondrá en marcha un centro de operaciones de ciberseguridad y renovará los sistemas de almacenamiento de datos y servidores tras aprobarse el proyecto que prevé implementarlos en 2022 con un presupuesto de 1,3 millones de euros. Ambos se unen a la adquisición de la capa de inteligencia artificial «AL21» por 850.000 euros. El concejal de Coordinación de Proyectos y de Nuevas Tecnologías, Antonio Peral, ha explicado que «significa culminar el blindaje informático municipal con un sistema a prueba de hackers».

Compartir el artículo

stats