Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto reactiva el proyecto para convertir la «zona Volvo» en una macroárea de ocio

Los muelles desde donde parte la Ocean Race acogerán también pantalanes para el amarre de yates de más de 30 metros de eslora - La Autoridad Portuaria invierte 2,2 millones de euros en remodelar el paseo marítimo frente a la Explanada

Arriba, la zona que acogerá los megayates. | ALEX DOMÍNGUEZ

La Autoridad Portuaria de Alicante ha reactivado el proyecto para construir una nueva macrozona de ocio en los muelles 10, 12 y 14 -zona desde donde partirá el 15 de enero de 2023 la Ocean Race y exárea Volvo- que incluirá, además, una nueva marina deportiva para el amarre de yates de más de 30 metros de eslora, al estilo de Montecarlo. El proyecto, impulsado por la empresa Puerta del Mar y Ocio, gestora del popular Marmarela, se echó atrás en octubre de 2021, pero ahora ha vuelto a tomar cuerpo. Al margen de los megayates, la zona contará con una discoteca sobre una superficie de 2.724 m², configurada como una sala de fiestas exterior, 1.033 m² para dos salas de fiestas interiores y 409 m para un «lounge bar» exterior con piscina. En total, una macrozona de ocio nocturno de casi 4.200 m², 3.113 de ellos al exterior, y a apenas 800 metros de barrios como el Casco Antiguo y el centro tradicional, según advierte Miguel Ángel Pavón, desde la Plataforma por un Puerto Sostenible.

Por otro lado, esta semana han comenzado las obras para remodelar el paseo marítimo construido sobre los muelles 1 y 2. Un vial peatonal que va desde la sala de exposiciones de la antigua Lonja del Pescado y la plaza del Mar. El Puerto sufraga las obras con una inversión de 2,2 millones de euros. Los trabajos consisten en repavimentar toda la zona con granito y ampliarla aguas adentro del puerto con una balconada de madera de unos dos metros de ancho. Fuentes de la Autoridad Portuaria aseguran que la ampliación del paseo es completamente compatible con la salida de los equipos de remo del Club de Regatas.

La concesión inicial fue aprobada por el consejo de administración del Puerto el 28 de febrero de 2020, por un periodo de explotación de diez años y una inversión de 10 millones de euros en los muelles 10, 12 y 14. En zona portuaria rebautizada popularmente como Zona Volvo, desde donde parte la Vuelta al Mundo a Vela, y que desde hace un año acoge conciertos al aire libre. No obstante, el proyecto se bloqueó el pasado octubre debido a que la empresa adjudicataria había solicitado a mediados de 2021 una ampliación de la concesión a 15 años incluyendo los pantalanes para los megayates, algo que contraviene la normativa portuaria relativa a las concesiones, pues para poder estudiarlo es necesario que el adjudicatario haya cumplido ya un tercio del tiempo de la concesión otorgada. Es decir, que hasta que no pasen tres años desde que arranca una concesión no se puede pedir una ampliación. El Puerto denegó la solicitud en el último consejo de administración, e instó a la mercantil a mantener el proyecto original o a presentar una nueva modificación sin sobrepasar los diez años.

La remodelación del paseo marítimo Alex Domínguez

La iniciativa no está exenta de polémica, y ya en el periodo de alegaciones, el exedil de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, denunció que la modificación sustancial de la concesión mantiene usos lesivos para la calidad acústica de la ciudad, al plantearse la construcción de una discoteca, sala de fiestas y lounge bar, con el agravante de que tanto la discoteca como el lounge bar ocuparían zonas exteriores, «sin ningún tipo de filtro acústico».

Esté área de la dársena de poniente acoge desde hace 25 años una zona de ocio que ahora también se está remodelando por completo a cargo de la concesionaria.

El turismo náutico de lujo como nicho de negocio para las ciudades

El proyecto del puerto de Alicante se asemeja al de Málaga, donde desde mayo de 2021 se ejecutan las obras de una marina para yates de gran calado. Los trabajos durarán unos ocho meses con una inversión de en torno a 11 millones de euros. El sector de los megayates es relativamente nuevo. Se bota un buque al mes de estas características de los astilleros y que hay pocos puertos en el mundo que tengan instalaciones de esta naturaleza para atenderlos. Nueva York, Londres o Cerdeña son algunos ejemplos. Los barcos que usan el puerto como base generan mucho empleo y un buen impacto económico parta las ciudades que los acogen.

Compartir el artículo

stats