Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grietas que causan temor en Santa Cruz

El barrio quiere que se instalen testigos en las fisuras de los muros y obras de consolidación

Profunda grieta en un talud de la calle San Luis, donde cabe una mano. | PILAR CORTÉS

«La calle San Antonio se está hundiendo porque escarbaron en una casa por la calle San Luis. Por ahí tienen que pasar en Semana Santa los cuatro tronos de la hermandad, uno de ellos (El Descendimiento), con más de 3.000 kilos de peso y 48 hombres. Está todo vallado y es peligroso». La inquietud corre como la pólvora en el barrio de Santa Cruz, donde ven cómo unas obras particulares han causado «desniveles, riesgo de derrumbes y grietas», de ahí que los vecinos reclamen la urgente intervención del Ayuntamiento al considerar que el deterioro afecta a la vía pública. La directiva de la asociación de vecinos se reunirá la próxima semana para acordar acciones al ver cómo, camino de los dos meses de sus últimas reclamaciones al equipo de gobierno, «todo sigue igual», denuncian los afectados.

Unas obras en una vivienda de la calle San Antonio causaron las fisuras, según el Ayuntamiento. | PILAR CORTÉS

Ayuntamiento

Al respecto, desde la Concejalía de Urbanismo señalaron a este diario que el daño viene a raíz de una obra que hizo un particular, «el arquitecto no calculó bien a la hora de hacer un sótano y se hundió. Contactamos con ellos y lo van a arreglar, se está tramitando la reparación, y ellos tienen buena predisposición». Los Bomberos intervinieron tras el hundimiento y obligaron a balizar la calle con vallas, de ahí que los vecinos consideren que afecta a la estabilidad de la vía pública.

En este sentido, desde la Concejalía de Infraestructuras indicaron que se está evaluando la situación actual para poder determinar si se deben adoptar medidas para ejecutar alguna obra o actuación municipal. «Se tomaron medidas de seguridad y se ha instado al dueño (de la vivienda con riesgo de derrumbe) a que lo arregle. La intención es que en Semana Santa se retome el itinerario de la procesión», explicaron desde el bipartito. Sea como sea, las grietas aparecidas y el peligro de hundimiento obligaron a modificar el trayecto de la procesión extraordinaria del paso del Descendimiento en su 75 aniversario. El trono tuvo que discurrir en dirección inversa, camino del Portón, lo que obligó a desmontar el balcón de una vivienda dado que la procesión no podía seguir su recorrido habitual por seguridad. Este es otro de los motivos de la urgencia vecinal y de la hermandad dado que quieren recuperar su recorrido habitual para la salida de Semana Santa, en abril.

«El Ayuntamiento dijo que se actuaría después de la salida del Descendimiento (se celebró el 27 de noviembre), que los técnicos irían a sondear y que se meterían testigos para comprobar el avance de las grietas. Pero no han presentado y ya era para que vinieran a hacer catas. Hablamos con el alcalde, está denunciado en Urbanismo, en Bienes Inmuebles. Queremos que perforen, echen hormigón y pavimenten de nuevo la calle San Antonio porque la vía pública se movió hacia abajo y la calle es del Ayuntamiento», afirma Mariano Ballester, en nombre de los vecinos del barrio, quien afirma que los residentes transitan por la zona «con alto riesgo». Como ejemplo, dijo que en una vivienda pusieron testigos a modo de prueba «y se ha vuelto a abrir».

Los vecinos señalan que al derrumbe causado por las obras en la citada casa particular se suma «un socavón creado por una avería de agua hace casi un año», lo que también estaría dañando la plaza de San Antonio, donde suelen celebrarse la verbena de fiestas y actos de las Cruces de Mayo.

Las primeras grietas en la calle San Antonio aparecieron en la muralla, junto a una cruz, con anterioridad. Esta zona fue señalizada con vallas que impiden el paso por seguridad.

Otra fisura en uno de los muros del barrio, donde empieza a reinar la inseguridad. | PILAR CORTÉS

Compartir el artículo

stats